Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Elías Garralda Enero 2009

Elías Garralda Enero 2009

.

© Copyright Fernando Conde Torrens, el miércoles 6-4-2.011  

.

.

.

        Una semana pasada, porque el tiempo corre que vuela, fui a ver una exposición de uno de mis Pintores favoritos, Elías Garralda. Otro día hablaremos de su biografía.

        Me habían dejado el Catálogo y aproveché la tal para agenciarme otros dos. Lo que vamos a ver en los próximos tres artículos son cuadros de una Exposición que Garralda clausuró en Enero de 2.009, hace dos años. Son cuadros de su Navarra natal, cuadros pintados “in situ“. Un par de ellos los veremos de cerca y de lejos.

        Para empezar, un paisaje habitual en esta tierra, cuajada de montes, y, por ello, regada por ríos cada poco trecho, porque las aguas altas acaban por bajar. Se trata del río Araquil, que nace en la parte oriental de Álava y luego tuerce hacia su izquierda y se adentra en Navarra, regando Ciordia, Olazagutía, Alsasua, Echarri-Aranaz, Huarte-Araquil, Echarren, otros lugares de menor cuantía y en Ibero confluye con el Arga, afluente del Ebro. La carretera N-240, que une Pamplona y Vitoria, corre paralela a él durante unos 40 kilómetros. Ello da pié a pensar que tal vez esa ruta sea una ruta muy antigua, incluso podría ser romana, la que unía Veleia con Pompello, pues ya se sabe que los romanos construían sus calzadas paralelas a un río, para defenderse mejor en caso de ataque.

    Pero dejémonos de historias y vamos al cuadro. Es formato paisaje, más alargado de lo habitual. Y es un cuadro típico de Garralda, con su monte – que no falte el monte – resuelto según su personal sistema de poner luces en los relieves, mediante unas líneas onduladas que dan volumen al mismo. Nótese que el tema es muy simple: No hay casas, no hay personas, no hay dato alguno que permita identificar el paraje.

        Los reflejos del agua están perfectamente logrados. La luz que se filtra entre los arbustos parece que brota del cuadro … El perfil del monte se desdibuja contra el cielo. El primer plano se resuelve con trazos enérgicos, rápidos, multicolores, que darán el resultado buscado.

.

Elías Garralda. Río Arakil. Óleo sobre lienzo, 38 x 61 cm.

Fuente: (Fuente: Catálogo de la Exposición. Año 2.009.)

.

        El cuadro a menor tamaño, de forma que se vea de un golpe de vista, luce así.

.

Elías Garralda. Río Arakil. Óleo sobre lienzo, 38 x 61 cm.

(Fuente: Catálogo de la Exposición. Año 2.009.)

.

        Vamos a dar un buen salto e irnos a Liébana, territorio preferido de ese otro Pintor al que hemos acompañado recientemente, y, además, amigo de nuestro invitado de hoy, Lozano Enríquez. Cantabria es otra región querida por Elías Garralda. El paisaje es similar, verde, frondoso, accidentado. Véase, si no. Dejaremos en primer lugar el cuadro a gran tamaño, de forma que haya que pasearse sobre él. Acto seguido, y para el lector perezoso, lo veremos de forma que se un golpe de vista se abarque todo él.

        Pero a gran tamaño podemos apreciar mejor la manera en que fue pintado, las pinceladas con las que el Autor logra trasladarnos lo que veían sus ojos, la magia de la luz, la cercanía y la lejanía. Los montes lejanos apenas se distinguen del cielo y sus nubes. No debemos pensar que las nubes eran como Garralda las pintó, no. Muy posiblemente esas nubes son una construcción y el cielo sería monótonamente azul. Pero al cuadro le iba más un cielo movido, con nubes grises que se confundan con el monte, también gris, y no costaba nada crearlas. “Pudo, quiso, luego lo hizo“, que decía el otro.

        Sobre los montes oscuros del medio plano se recortan las luces de los árboles cercanos y de la casa. Es un efecto querido, es la composición del cuadro. El Pintor se puede colocar donde quiera y elige situarse allá donde esos contrastes se dan. Porque darán profundidad al cuadro y le permitirán separar ambos planos. Nótese que con cuatro trazos surgen tres gallinas picoteando. Los montes del plano medio, tanto más claros y grises cuanto más lejanos. Ya explorará el lector el primer plano, en la parte inferior y derecha del cuadro …

.

Elías Garralda. Luriezo (Liébana). Óleo sobre lienzo, 50 x 61 cm.

(Fuente: Catálogo de la Exposición. Año 2.009.)

.

        El mismo cuadro a menor tamaño. Para mi gusto, pierde. Por eso ofrezco la versión macro.

.

Elías Garralda. Luriezo (Liébana). Óleo sobre lienzo, 50 x 61 cm.

(Fuente: Catálogo de la Exposición. Año 2.009.)

.

        Y para terminar por hoy, otro cuadro de Elías Garralda de ninguna parte. Él lo califica de “Estudio segundo“. Viene a ser un claro en un bosque en los últimos días del Invierno o primeros días de la Primavera. Al agua caída todavía no se ha filtrado en algunos parajes y los charcos dificultan la marcha. No obstante, el cuadro no tiene tonos plenamente fríos, sino una mezcla de tonos fríos y cálidos. El primer plano contrasta con el resto, con pinceladas despreocupadas y decididamente cálidas.

        El gran tamaño nos permite apreciar las gruesas pinceladas que conforman algunas ramas. Pinceladas que no son generales. Y cómo se perfilan algunos troncos para crear la atmósfera que los rodea (árboles más cercanos). Cómo el charco se insinúa, con apenas dos pinceladas contrastadas. Y el cielo a través de las ramas.

        Otro tema que ya comentamos en la Exposición anterior, la riqueza cromática. La Naturaleza es rica, también en colores. Los buenos Pintores lo saben, y la respetan.

.

Elías Garralda. Robledal. Óleo sobre lienzo, 50 x 61 cm.

(Fuente: Catálogo de la Exposición. Año 2.009.)

.

        Tengo la sensación de que un cuadro es como un libro, que podrías estarte repasando y “mejorándolo” casi indefinidamente. Pero hay que saber decir “”basta” y darlo por terminado. Y estoy convencido de que para Garralda eso no es ningún problema.

.

Elías Garralda. Robledal. Óleo sobre lienzo, 50 x 61 cm.

(Fuente: Catálogo de la Exposición. Año 2.009.)

.

        Tenga el lector la seguridad de que en los dos días próximos terminaremos de ver los diez cuadros de que consta el Catálogo que cayó en mis manos y que guardo como una reliquia, en espera ilusa de que un día pueda coleccionar cuadros de Elías Garralda en lugar de sus Catálogos.

.

Enlace al próximo día.

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009 Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009  Elías Garralda Enero 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *