Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Ellos

........Vamos a procurar analizar un poquillo el mundo que nos rodea, tratando de comprenderlo, no de juzgarlo. Juzgarlo sería absurdo, no tiene ningún sentido juzgar el Nivel de Evolución de las personas, de ellos. Sería tanto como pretender que no tuvieran el Nivel de Evolución que tienen, o como pretender que no tuvieran la edad que tienen, la estatura que tienen, el color de pelo que tienen. En buena lid, ¿a nosotros qué nos importa el color de pelo que tengan, o la estatura? Lo mismo debiera ocurrir con el Nivel de Evolución, si por lo menos nosotros fuéramos adultos. El problema es que no lo somos, al menos no siempre. Y eso es lo que buscamos mejorar.

........

........Por esto, la regla de no dejarse afectar por el Nivel de Evolución de los demás podrá parecer una heroicidad, pero es algo elemental, consecuencia de aceptar que su Nivel de Evolución es el que es y por eso se comportan según él. ¿Te das cuenta, amigo buscador, la incongruencia que supone dejarse afectar por el Nivel de Evolución de terceros? Implica estar ciego, no saber nada de la vida. Porque ellos, tengámoslo en cuenta, han venido a mejorar ese nivel, porque ése tienen … Permitámoselo.

........

……….......Pero el tema no era éste, sino las reglas a las que obedecen ellos. Y cuando se dice “ellos” distingamos entre los que tienen más de 50 años y los que tienen menos de 40. Los primeros hemos sido educados en un mundo con valores metidos a presión. No sólo en casa, también en el colegio, en los cines, en la calle, en los libros, todo empujaba a cumplir determinados valores, asumidos socialmente. La Iglesia y el Estado estaban detrás. Había penalizaciones para quienes se salían del rebaño universal. Pero esa ideología hacía aguas. Ni la Iglesia ni el Estado lo reconocían, pero así era. La siguiente generación ha sido educada en general en la ausencia de la ideología cristiana, con sus valores de menor o mayor importancia.

Ellos

      Ellos

........

..............

........Es como si la generación que hoy es joven hubiera dicho: “Ya conocemos la vida bajo presión, nosotros queremos ahora madurar en una sociedad sin presión, con libertad total. Queremos evolucionar por nosotros mismos, no arrollados por un ambiente sofocante”. El abandono de la que fue nuestra ideología cristiana junto con el mayor nivel de vida y la relajación ambiental han hecho que la generación joven crezca haciendo caso omiso de unos cuantos valores que en tiempos pasados estaban aceptados, aunque fuera a regañadientes.

........

........¿Es mejor el ambiente sofocante o la libertad de actuación para ser uno mismo? Sin duda, no al ambiente conductor, sí a la libertad. Pero a esa libertad añadámosle el omnipresente Nivel de Evolución, que, como todos sabemos, no es óptimo, ni siquiera mediano, ni pasable, sino más bien bajito, socialmente hablando. Por eso no tenemos que sorprendernos si, como quien dice, hemos vuelto a empezar. Porque en cierto modo, así ha sido. Hemos obedecido una vez más a la ley del péndulo. De un exceso de tutela y dirigismo hemos pasado en una generación a un “hago lo que me apetece, todo el mundo (joven) lo hace”. Es una nueva situación para los educados en la presión anterior. Y el caldo en el que se han criado los más jóvenes.

........

........Convendrá detenerse en las consecuencias de que muchos de los valores defendidos ancestralmente han dejado de ser valla, guía o impulso para una parte considerable de la población. No para toda la generación joven, pero sí quizás para una mayoría. Se sugiere aquí que el mundo ha cambiado, y en sólo una generación. Porque ha caído en picado la ideología que nos mantenía cohesionados, aunque fuera artificialmente. Si ésta hubiera una ideología acertada, hubieran sucedido las cosa de modo distinto. De entrada, sus defensores seguirían teniendo prestigio generalizado. Una cosa es no ser capaz de seguir una ideología y otra muy distinta rechazarla por absurda. Sólo una ideología desacertada puede caer de la manera que lo ha hecho la que fue nuestra, en una generación, en este país. En otros, de la Europa norteña, lo hizo hace ya una generación.

........ Ellos

........Conviene ser conscientes del estado de transición en el que  nos encontramos. La ideología ancestral, errada, ha caído en desuso en la mayor parte de la generación que hoy se asoma a la vida. La autoridad, también ha caído en desuso, es impopular, mejor no. Casi podría decirse que no hay reglas, sino las asumidas para mantener un mínimo bienestar social, por ejemplo, conducir por la derecha, pararse ante un stop, respetar los pasos de cebra. Muchas reglas de puro civismo se ignoran, por ejemplo, no pintar en las paredes, o no pisar la hierba de los jardines, o no arrojar desperdicios al suelo, o respetar los semáforos por parte de los peatones. Haga el lector la prueba, respete tajantemente todo semáforo para peatones y tome nota del porcentaje que cruza la calle en rojo. Tal vez se sorprenda de ser el único.

........ Ellos

........Cosa parecida sucede con muchas personas en el campo de la Ética que se llevaba hasta hace unos decenios. Pero esto de la Ética, que es lo que más nos interesa, debemos dejarlo para la próxima ocasión. Reflexione el buscador sobre ello mientras tanto, si le parece.

........ Ellos

........Una indicación final, todas estas consideraciones se enuncian como relativas, no generales, como elementos de reflexión. Es imposible matizar adecuadamente todo en un escrito corto. Las matizaciones, if any, tendrán que quedar para el Foro.

........ Ellos

........Foto, cortesía de MJC           Siguiente artículo: Diálogo con el Ángel.

………. Ellos

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

………. Ellos

© Copyright Fernando Conde Torrens     46

. Ellos

. Ellos

. Ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *