Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Epicteto 3

Epicteto 3 trata sobre el encontrarlo todo agradable.

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

........Si en el Capítulo anterior Epicteto abordaba un tema fácil, la temática del actual es más compleja: Se trata de saber si es posible que todo lo que suceda nos parezca bien.

.

……..Epicteto inicia la clase preguntándose si será cierto que exista una Divinidad. Y rápidamente llega a una conclusión vivencial: El humano pleno ofrece su propio corazón a quien rige la totalidad.

……..

……..Lo que realmente sucede es que el encontrarlo todo grato es un premio. El sintonizar con el Plan es un premio. El ver la parte  hermosa de la vida es también un premio. El tener ancha la manga y que por ella quepan los comportamientos infantiles de quienes aún no han crecido, es parte del mismo premio. El madurar es un premio: El premio de intentar madurar. Pero es que querer madurar es también un premio.

……..

……..Lo hemos enfocado mal. Nos dijeron que era un deber, un mandato, algo que se lograba con esfuerzo. Y no es así. Es un premio. Y sale solo. ¿Cuándo? Cuando llevamos tiempo corriendo tras el premio. Pero no hay que perder de vista que correr tras el premio es también un premio.

……..

……..¿Y quién da los premios? Nos los damos nosotros a nosotros mismos. Somos generadores de premios, fábricas de Plenitud. La Plenitud se genera a sí misma.

……..

……..Pruebe si no el lector a hacer felices a quienes le rodean, a dar comprensión, cariño y acogida y a olvidarse de su ombligo. Y escriba  en un papel las consecuencias. Y las vivencias.

……..

……..Quien más da es quien más recibe. El que quita, el que pide, el que acumula, ése seguirá siendo pobre y estando vacío. Y es que dar forma parte del premio. El premio se llama Plenitud. Y nadie está tan vacío de Ella como para que Ella no pueda multiplicarse en su interior.

……..

……..Si Ella no se genera en tu interior, amigo lector, es inútil que te dediques a otras cosas.  ¿Los negocios? ¡Qué tontería …! ¿Triunfar  en la vida? ¿Sin Plenitud? ¿Llegar a la cima? La cima sin Plenitud es abismo.

……..

……..Encontrarlo todo agradable, el ideal del estoicismo, no es un sueño dorado. No es una utopía. Es la vivencia de formar parte del Plan. Es dar importancia a lo que la tiene y llamar fruslerías a las fruslerías.

……..

……..Es no ser nunca más niño. Es haber despertado. Es no estar ciego. Es conocerte. Es sentirte libre. Es ser inmune al mal y al sufrimiento moral. Es ser siempre.

……..

Epicteto 3

    Epicteto 3

.……..

        Cuando la Plenitud amanece en una parcela, en esos dominios ya nunca se pone el Sol. La Plenitud no sabe de encogimientos. Sus conquistas son irrevocables. Con Ella todo es agradable.  Ella es el  premio. No existe otro.

……..

……..¿Y cómo solemos renunciar a tal premio? Siendo infantiles. Dejándonos guiar por la sola mente. Manteniendo en ebullición la  olla mental. Planeando cómo debieran comportarse los demás con  nosotros. Queriendo aumentar la colección de cromos. Tomándonos como metro universal. Anhelando deslumbrar a los demás.  Dejándonos afectar por el comportamiento de los otros niños.

……..

……..Si hubiera que resumir, diríamos que es cuestión de óptica, de punto de vista. Hay quienes miran por sí mismos y actúan  razonablemente. Son todos los sensatos del mundo. Pues bien, ésos se quedan sin el premio. No lo ven, por más que se les diga.

……..

……..Los que aparentemente no miran por sí mismos, los sencillos, los solitarios, los dadivosos, los que se sienten distintos, ésos acaban encontrándose con el premio.

………………………………………………………….

        Sobre la Divinidad hay unos que dicen que no existe, otros que existe, pero ociosa, despreocupada y sin atender a nada. Unos terceros, que existe y que se cuida, pero de las cosas grandes y  celestes, en modo alguno de las que están sobre la tierra. Los del  cuarto grupo, que también de las cosas que están sobre la tierra y de los humanos, pero sólo en general y no de cada uno en particular. Un quinto grupo, y entre ellos están UlisesSócrates, que dicen «que no te sorprenda nada de lo que se mueve.»

……..

……..En primer lugar, es imprescindible considerar todas ellas y ver cuáles están dichas con verdad o sin verdad.

……..

……..Si realmente no existen los dioses, ¿cómo va a ser el objetivo ocuparse de los dioses (asimismo, atender a los dioses o acercarse a los dioses)? Y si existen sin cuidarse de nada, ¿cómo se entendería eso en tal caso? Incluso si existiendo y cuidándose, si no hay ninguna filtración de ellos hacia los humanos ni, por Zeus, hacia mí, ¿cómo podría ser válido todavía?

……..

……..Habiendo considerado todas estas cosas, el humano perfecto y bueno ofrece el propio corazón a quien gobierna la totalidad (y  también, a quien administra el Universo, a quien habita en todo), del mismo modo que los buenos ciudadanos al estatuto de su ciudad.

……..

……..El que está aprendiendo debe tener la idea de llegar a esto, en relación con el saber: «¿Cómo estaré en armonía con los dioses en todas estas cosas y cómo complaceré al divino gobierno y me volveré libre?» Es realmente libre aquél a quien todo sucede conforme a su voluntad y a quien nada puede obstaculizar. ¡Qué, entonces! ¿Será la libertad indolencia? De ninguna manera. La locura y la libertad no marchan juntas.

……..

……..– «Pues yo quiero que me suceda todo lo que espero, que sea como yo quiera».

        Estás loco, deliras. ¿No sabes que la libertad es algo excelente y recompensa del logos? El que las cosas ocurran como yo las proyecte, el que suceda lo que me imagine que va a suceder, eso corre peligro de ser no sólo algo inconveniente, sino lo más torpe de todo. ¿Qué hacemos si no con el escribir? ¿Pretendo escribir como quiera el nombre de Dión? No, sino que querré aprender cómo hay que escribirlo. ¿Y con la música? Igual. ¿Y en general dondequiera que haya un arte o un conocimiento? Lo mismo.

……..

……..Si no de nada valdría aprender algo, si tuviera que estar  plegado a los deseos de cada uno. ¿Entonces, sólo allí, en lo más elevado y principal, la libertad, podré ordenar para que suceda lo que yo quiero? En modo alguno, sino que todo lo que hay que enseñar es sencillamente a aprender cada uno a querer las cosas como suceden. ¿Que cómo suceden? Como las establece el que  manda. Y mandó que hubiera verano e invierno, fertilidad y  esterilidad, perfección y sufrimiento y todas esas oposiciones en  favor de la armonía de todos nosotros, y a cada uno dio el cuerpo y las partes del cuerpo, los bienes y la compañía.

……..

        Atendiendo a esta disposición es preciso venir a la enseñanza, no para cambiar los fundamentos – cosa que realmente no se nos ha concedido, ni sería bueno – sino para que, siendo como son a nuestro alrededor las cosas, brote la facultad de conocer y estemos de acuerdo con todos los acontecimientos que nos alcancen.

……..

……..¡Entonces, qué! ¿Es posible escapar de los demás? ¿Cómo hacerlo? ¿O bien tratando con ellos, cambiarlos? ¿Nos lo permite alguno? ¿Qué nos queda entonces, qué camino inventaremos para relacionarnos con ellos? Éste, el que consiste en que ellos, por su lado, puedan hacer lo que les parezca y nosotros, por el nuestro, no dejaremos de mantenernos firmes de acuerdo con la  Naturaleza.

……..

……..En cambio tú siempre displicente y difícil de contentar, si estás solo, a eso le llamas soledad. Si en medio de hombres, les llamas conspiradores y ladrones. Te quejas de tus propios padres y de los hijos, hermanos y vecinos. A estar solo deberías llamar tranquilidad y libertad. Y conducirte de modo semejante a los dioses. Y si estás entre muchos no llamarles turba, ni estrépito, ni disgusto, sino diversión y feria y así acoger todas las cosas como algo agradable.

……..

……..¿Cuál es entonces el castigo de quienes no aceptan así las cosas? Que estén como están. ¿Se disgusta alguno por estar solo? Que esté solo. ¿Le disgustan a uno los padres? Sea mal hijo y quéjese. ¿Le disgustan a uno los hijos? Sea mal padre.

                – «Échale dentro de la cárcel.»

                – «¿De qué cárcel?»

                – «De la que está ahora. Que realmente está a la fuerza.»

……..

……..Donde uno está a la fuerza, ésa es la cárcel de cada uno. De modo que Sócrates no estuvo en la cárcel, porque estaba allí de buen grado.

……..

……..– «He sido echado al mundo sin una pierna».

        Esclavo, ¿y ahora por una pierna acusas al Universo? ¿No la quieres donar al Todo? ¿No renunciarás a ella? ¿No la cederás alegremente a Quien te la ha dado? ¿Te indignarás y disgustarás con las disposiciones de Dios, de Aquél que de acuerdo con las Moiras, asistió y dispuso tu nacimiento, te acarició y te atribuyó un cometido? ¿No sabes qué gran parte eres del Todo? Eso respecto al cuerpo, que en lo que respecta al  logos no tienes menos poder que los dioses, ni eres más pequeño. Realmente la grandeza del logos no se decide por la largura ni la altura, sino por las opiniones. ¿No quieres entonces en las cosas que eres igual a los dioses, allí colocar el bien?

……..

……..– «Desgraciado de mí, con semejante padre y madre que tengo».

        ¿Y qué? ¿Se te dio al llegar el poder renunciar y decir: «Esta persona respetable y ésa otra, únanse aquí y ahora, a fin de que yo nazca?» No se te dio. Sino que era necesario que se encontraran antes tus padres y después en esas circunstancias nacerías tú. ¿De alguien que fuera cómo? De unos como ellos eran. ¡Y qué! ¿No se te ofrece ningún camino siendo ellos como son?

……..

……..Según eso, si ignoraras para qué tienes la facultad de la vista, si te volvieras cuando se te ofrecen los colores, serías desdichado y digno de lástima. ¿Cómo es posible que si mantienes ignoradas la grandeza de alma y la nobleza no seas aún más desgraciado y más digno de lástima?

……… Epicteto 3

……..Se te ofrece la posibilidad de apoderarte de esa capacidad que albergas. Tú en cambio a la más excelsa le vuelves la cara, cuando lo que había que hacer es descubrirla y mirar por ella. ¿No era mejor que agradecieras a los dioses el que te pusieran por encima de todas las cosas que no puedes realizar por ti mismo y que sólo te  entregaran la responsabilidad en lo que depende de ti?

……… Epicteto 3

……..De los propios padres no te dieron responsabilidad. De los hermanos de cada uno, tampoco. Ni del cuerpo, ni de las posesiones, ni de la muerte, ni de la vida. ¿De qué entonces te hicieron responsable? Sólo de lo que depende de ti, de disponer como es necesario los pensamientos.

…….. . Epicteto 3

……..¿Por qué, entonces, atraes hacia ti todas esas cosas de las que  no eres responsable? Eso es atraerse uno mismo las dificultades.

……… Epicteto 3

. Epicteto 3

. Epicteto 3

. Epicteto 3

 Epicteto 3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *