Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Epicteto

Epicteto es un Maestro que  me encanta. Tenía sentido del humor, era informal, y daba clases regladas, pues tenía una Escuela de Sabiduría en Nicópolis, la ciudad levantada para conmemorar la batalla de Accio, vital para Augusto, situada al Oeste de Corinto (Grecia).

.

© Traducción Fernando Conde Torrens

.

        Note el  lector que Epicteto va más allá de nuestra Regla segunda, la de no dejarse afectar. Su Regla es «ni desear ni rechazar las cosas ajenas». No ya «no dejarse afectar», sino absoluta indiferencia, como si no existieran. 

        Ni que decir tiene que la Naturaleza entre los griegos era la Esencia, el Fondo. Porque es nuestra naturaleza.

——————

        * La Plenitud trae consigo la Felicidad, el no estar sometido al mal y la realización plena y cuando se avanza en cualquiera de ellas, se avanza en todas. Por tanto siempre que la Plenitud de uno guía, el progreso es inminente.

 

        *¿Qué dónde está tu quehacer? 

        En desear y evitar, en que aspires y te alejes,

        en meditar y actuar siendo impecable,

        en proponerte y hacer sin engañarte.

        Los primeros pasos son los primeros pasos y los más necesarios.

 

        * Lo que me importa es lo que buscas,

        cómo reflexionas y cómo actúas,

        cómo deseas y cómo evitas,

        qué te propones,

        qué prefieres y qué haces,

        si de acuerdo con la Naturaleza o en desacuerdo.

 

        * Así que ¿cómo progresar?

        Cuando uno de nosotros, desprendido de las cosas exteriores,

        dirige la atención a su yo más profundo

        y lo cultiva y lo ejercita,

        de modo que sea perfectamente acorde con la Naturaleza

        y es entregado, elevado, ligero como el viento, seguro y respetuoso.

 

        Comprende entonces que el que desea o rechaza las cosas ajenas

        no puede ser fiel ni elevado,

        sino que es obligado que se derrumbe y se transforme,

        volviéndose como los que están con él.

 

        Y además cuando puesto en pie muy de mañana

        observa y guarda estas cosas,

        siguiéndolas constantemente, pase lo que pase.

 

        Ése es el que realmente progresa

        y al que no en vano se le ha dado a conocer todo esto.

.

Epicteto

      Epicteto

.

        (Epicteto. Pláticas. Fragmentos del capítulo 4º.)

 

Artículo siguiente: Epicteto 2.

.


Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *