Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Epístola del Consejo privado

Epístola del Consejo privado, o cómo se enseñaba el Contacto con el Fondo en Inglaterra hacia 1.400.

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens

.

        No se sorprenda el Lector de la forma de decir las cosas; está leyendo un libro para cristianos del siglo XIV.  Como con gran acierto indica el Traductor, no se trata de que el sujeto experimente qué es él mismo, sino que él mismo es. Las negritas y los paréntesis son míos.

         * (Llegará luego un momento en que) amarás la soledad, el estar contigo mismo, … la gente puede llegar a ser un estorbo, a no ser que hagan lo que tú haces. No pondrás cuidado alguno en la lectura de libros que no traten de esta cuestión.

        * En tal momento, tu amor será … perfecto. Es ahora cuando ves a tu Dios y a tu amor, y cuando Le experimentas de primera mano en el corazón de tu ser, unido en espíritu y en amor con Él. Le experimentas tal cual es, aunque a ciegas, como ha de ser en este mundo. Completamente desasido de ti mismo y desnudo, te has revestido de Él a su propia manera. Te has desposeído y liberado de todo sentimiento que pueda tenerse en esta vida … En la pureza de tu espíritu Le sientes y percibes de modo perfecto y verdadero, como Él es en Sí mismo, lo cual se aleja mucho de lo que en esta vida inocentemente imaginamos y erróneamente esperamos.

.

Epístola del Consejo privado

  Epístola del Consejo privado

.

        * Este alma que ve y siente no puede estar separada de Aquello que ve y siente.

        * Ahora estás aprendiendo a sobrellevar espiritualmente este nuevo entendimiento de ti mismo y de Dios.

        * Accederás a esta experiencia mediante las vías que te he mencionado … tendrás que relajarte sin cesar en la desnuda conciencia de ti mismo. … Asegúrate de que se halla desnuda, no sea que caigas en engaño. Si de veras está desnuda, hallarás al principio muy penoso todo esto … Te ruego que antes busques la experiencia … En el conocimiento están las fatigas, en la experiencia, el descanso.

        * Pero puede que sigas diciendo: “¿Cuál es ese descanso del que hablas? ¡Porque a mí todo me parece un arduo y penoso trabajo! ¡Cuando pongo en práctica lo que dices, nada encuentro sino dolor y lucha por todas partes! Por un lado mi mente me arrastra lejos, pero no la dejo marchar. Por otro, quiero ser consciente de Dios, no de mí mismo, pero no consigo esto. Todos  son peleas y dolor. ¡Muy extraño es ese descanso del que hablas!”

        * Ésta es mi respuesta: “Todavía no estás acostumbrado a esta clase de ejercicio, por ello es que ha de resultar tan penoso para ti. Pero una vez te hayas habituado y sepas por experiencia cuánto te conviene, no lo cambiarás por todos los goces y comodidades del mundo. Sin embargo, hay que admitir que resulta difícil y penoso. Pero, aun así, le seguiré llamando “descanso”, pues no halla el alma duda alguna en cuanto a lo que ha de hacer y, lo que es más, se hace mucho más segura de sí misma, de modo que ya no le es posible equivocarse en nada.”

Epístola del Consejo privado

Epístola del Consejo Privado. Anónimo inglés del siglo XIV.

Del libro La Nube del no Saber y otros tratados contemplativos.

Traducción, estudio y notas de Luis Avantos Swan. Grupo Editorial Swan. 1.989

. Epístola del Consejo privado

Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

…….. Epístola del Consejo privado

Epístola del Consejo privado

Epístola del Consejo privado

2 comentarios en “Epístola del Consejo privado”

  1. Jorge dice:

    Maravilloso mi querido Fernando.

    Un fuerte abrazo.

    Jorge

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Está hablando, ni más ni menos que del Contacto con el Fondo, la experiencia reina. Ningún “buscador” debe abandonar este mundo sin haberla experimentado; es más, sin haber logrado dominarla y tenerla cuando le apetezca, que será todos los días. Es cierto, es arduo, largo, parece que nunca se va a lograr, estás siempre a oscuras, ignorando cómo de cerca o de lejos estás … Hasta que un día suena la flauta por casualidad. A partir de ese momento, además de todas las descripciones que uno haya podido coleccionar, tendrá una experiencia personal, de la Fuerza inaudita que se desata, de un salto dimensional, hay que experimentarlo. Plotino, allá por al año 160, creo recordar, en una de sus Enéadas, decía de esto: “El que lo ha experimentado ya sabe de qué hablo.” La sugerencia es repetir la “postura” anímica. Porque ella es la que nos lleva allí. Es difícil, pero si se logra una segunda vez, las posibilidades se multiplican por mil. Y luego parece hasta fácil.

      El Autor de la Epístola no podía ser más claro, los tiempos no estaban para desvíos doctrinales. Pero incluso hoy, pudiendo decirlo todo, sólo se puede describir “El Camino”, que es largo y que depende del nivel de Evolución de partida del “buscador”. Y ése … vete tú a saber …

      Un abrazo, Jorge.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *