Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Exámenes con cronómetro

Exámenes con cronómetro

.

        El artículo de hoy se va a salir absolutamente de toda temática anterior. Dejamos el mundo helenístico para otro día, para el viernes que viene, y vamos a tocar un tema de actualidad para quien esto escribe. Estamos en época de exámenes y la razón de que hoy no escriba sobre el mundo helenístico es que hoy he tenido examen. No sé que se escriba mucho sobre exámenes. Puedo escribir con detalle de ello porque estoy dentro: Soy de los que examinan. Y, tal y como yo los planteo, los exámenes exigen bastante del Profesor.

        Quizás el lector ya sepa que mi tema de enseñanza es la Ingeniería, Ingeniería Mecánica. Para poner en antecedentes al lector, conviene decir que los tiempos han suavizado sensiblemente las condiciones de las Carreras. Hace … 45 años lo que hoy es Ingeniería Técnica se llamaba la Carrera de Peritos. Los lectores de más de 40 años recordarán esa palabra. Pues bien, la Carrera de Peritos constaba de 4 años, el primero se llamaba Selectivo, porque era selectivo. Eso quiere decir que había que aprobar TODAS las asignaturas de Selectivo para poder matricularse de Primero de Carrera. Había 5 asignaturas. Si dejabas pendiente una asignatura de las 5 entre Junio y Septiembre … repetías Selectivo. Esto sucedía en la Escuela de Peritos Industriales de Vitoria.

        Empezamos en Selectivo dos Grupos, de 80 alumnos cada Grupo. Total, 160. Corría el año 1.961. Pasamos a Primero 25 alumnos y de ésos terminamos la carrera 24. El 15 por ciento. El que superaba Selectivo terminaba la Carrera. En aquel entonces los alumnos estudiábamos como fieras. Nuestros padre no podían permitirse el lujo de estar pagando años de matrícula y nosotros suspendiendo. Empecé a estudiar Peritos a los 16 años. Terminé la Carrera a los 20 recién cumplidos.

        Como se me daba bien estudiar, mis padres me animaron a seguir Ingeniero en Bilbao. Eran otros CINCO AÑOS más. Entonces apenas te convalidaban DOS asignaturas DOS – Dibujo y Tecnología – por tus 4 años de Peritaje. Pero ibas mejor preparado que los estudiantes de Preu (el más reciente COU). Las estadísticas dan una idea de la dificultad de esta Carrera Superior. En Bilbao en el año 1.965 empezamos a estudiar 15 Grupos de 100 alumnos cada Grupo. Total 1.500 alumnos. En Ingeniería, eran selectivos los DOS primeros años. Lo mismo: Había que aprobar las 5 asignaturas de Primero para pasar a Segundo. Y las «no sé cuántas» de Segundo, para pasar a Tercero.

        Se decía – y era cierto – que «el que pasaba a Tercero ya era Ingeniero«. De los 1.500 que la empezamos en 1.965 acabamos la carrera 144, no llega al 10%, en el Curso 1.969-1.970. La ventaja era que, en aquel tiempo, terminar la Carrera y colocarte era todo uno. Había necesidad de Ingenieros en la Industria española. Terminé el último examen el 7 de Enero de 1.970 y empecé a trabajar en una Empresa de Barcelona dos días después.

        Aclararé que una ventaja (pequeña) que teníamos los Peritos es que se nos organizaba lo que se llamaba «aceleración». Los dos últimos Cursos, Cuarto y Quinto, se hacían no al modo de los demás alumnos, sino «acelerados». Empezábamos el Cuarto Curso en Octubre, como todos. Pero los Profesores nos daban todo el temario de Octubre a Mayo, exámenes incluidos. Y el 1 de Junio empezábamos Quinto. En los seis meses de Junio, Julio, Septiembre, Octubre, Noviembre y Diciembre, exámenes incluidos, teníamos que terminar Quinto. Todo el temario. Y nos examinábamos del 10 al 20 de Diciembre. Un Profesor retrasó el examen al 7 de Enero. Es la fecha en que terminé la Carrera.

        ¿Cómo hacía uno para pasar esa tremenda criba y situarse en ese 15 % de los mejores en Peritos y en ese 10 % en Ingenieros? Estudiando como un «matado«. Sin ninguna exageración, explicaré mi sistema. Yo hacía deporte y estaba federado durante el Bachiller Superior. Deje el deporte, Natación, en cuanto capté la dureza de los estudios iniciados, Peritos. Aparte de ir a clase, de los siete días de la semana, me concedía medio día para mí, para tomar café con los amigos, una partida de mus y luego ir al cine: El sábado por la tarde o el domingo por la tarde. Medio día. El resto, a estudiar. En casa y codos. Hacer muchos problemas y dominar la teoría. Fui al cine muy poco, contadas películas en todos esos años, y siempre por la noche. No iba a bailes, no perdía un minuto. Tenía la novia a 1.000 kilómetros, lo cual ayudaba.

        Mientras cursaba los dos o tres últimos meses de Quinto en plan «acelerado», me compré un libro de hacer tests psicotécnicos, los que se usaban entonces para las selecciones de personal. Saqué una nota normal en el primero que hice por mi cuenta. Mejoré en el segundo y saqué una nota casi brillante en el tercero. Con ese bagaje escribí a varios anuncios en el periódico y el 21 de Diciembre tomé una avión para hacer una selección en Barcelona. Me cogieron y ése fue mi primer trabajo.

        ¿Cómo eran los exámenes de entonces? Quizás la principal restricción que tenían era el tiempo para hacer el examen, marcado por el Profesor. Éste entendía que se podía resolver los problemas y desarrollar la teoría en … dos horas y media y daba esa cifra al inicio del examen. E inflexiblemente, cuando faltaban cinco minutos, decía en voz alta: «¡Faltan cinco minutos!«. Y la rabia que te daba cuando sabías mucho más de lo que te había dado tiempo a escribir, pero se acababa el examen … Me ocurrió eso muchas veces, casi todas. No hay tres palabras que haya odiado más.

        Por eso, ahora que soy Profesor, los alumnos me preguntan al inicio de cada examen «¿qué tiempo hay?» Están acostumbrados a tener esa misma limitación en otras asignaturas. Y yo respondo siempre, «tiempo ilimitado.» Y continúo, «estadísticamente, se suele acabar esta parte del examen hacia las doce, más o menos.» Estoy convencido de que a los alumnos les gusta este planteamiento. Nadie protesta.

        El próximo día hablaré de los inconvenientes que tiene para el Profesor los exámenes kilométricos, como el de esta mañana, que ha empezado a las 9 de la mañana y ha terminado a las dos y media de la tarde. Con un descanso de 15 minutos, … ya sabe el lector para qué.

.

Exámenes con cronómetro

Se acaba el tiempo

.

Enlace con el próximo día.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Exámenes con cronómetro  . Exámenes con cronómetro    . Exámenes con cronómetro 

. Exámenes con cronómetro  . Exámenes con cronómetro    . Exámenes con cronómetro 

. Exámenes con cronómetro   . Exámenes con cronómetro    . Exámenes con cronómetro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *