La escritura griega

© Copyright  Fernando Conde Torrens

 

 

 

        Hace tiempo dimos unas primeras ideas sobre la escritura en general. Hoy vamos a acercarnos con más detalle a los primeros idiomas que se dieron en la Media Luna Fértil. Como todos sabemos, se llama la Media Luna Fértil al arco que arranca de la desembocadura de los ríos Tigris y Eúfrates, sube hacia el Norte y hacia el Oeste y por el mar Mediterráneo llega prácticamente hasta Egipto. En esa zona se dieron las primeras civilizaciones, como hemos visto con más o menos detalle.

        La escritura la necesitaron los primeros habitantes de las pequeñas ciudades de la época para llevar la contabilidad de los rebaños, las cosechas de vino y de cereales. Necesitaban contar las ovejas, las cabras, los cerdos y los sacos de trigo, centeno o avena que se traía a moler y los de harina que se obtenían con ellos. De ahí que los primeros usos de la escritura fue para llevar la contabilidad del "palacio" del jefe del poblado o del Templo donde se había hecho fuerte la casta sacerdotal local.

        Más tarde, aquellos ambiciosos humanos se dieron cuenta de que podían expresar no solamente los cerdos y los pepinos que debían pagar como tributo, sino muchas cosas más. Ya vimos en su día que los primeros lenguajes, el cuneiforme primitivo y los que le siguieron, fueron realmente dibujos, pictogramas. Los primeros fueron dibujos hechos a trazos. Posteriormente, los trazos se estilizaron y el dibujo ya no era casi visible. Además se giró el dibujo 90º, por conveniencia del escritor. Esto sucedía aproximadamente entre los años 3.000 y 2.000 AEC.

        Los egipcios optaron por una modalidad, consistente en dar a ciertos dibujos un sentido que iba más allá de lo obvio. Nació así la forma jeroglífica de expresar ideas. Allá por el año 3.000 AEC los egipcios ya habían desarrollado la escritura jeroglífica. Los primeros que la emplearon fueron los sacerdotes, para las inscripciones de los Templos primeros. Ya vimos en su día que los egipcios llenaban de inscripciones cada espacio libre en cada pared de cada Templo. Para usos menos sagrados, para escribir sobre papiro, los egipcios inventaron una simplificación de los trazos de los jeroglíficos, manteniendo el resto de características de la escritura. Había nacido la escritura hierática, de ieros, templo. 

        Veamos un ejemplo. Un signo de la escritura jeroglífica consistía en una mano, que se vaciaba en la pared. Los signos jeroglíficos debían reconocerse por el perfil. Es la imagen de la izquierda que sigue. A continuación, el mismo signo en escritura hierática, preparado para ser escrito con pluma y tinta.

Representación de un signo en escrituras jeroglífica y hierática egipcias.

                        

(Fuente: Diccionario Básico Espasa Quince. Espasa-Calpe, 1.985)

        Tanto el tipo de escritura jeroglífica como la pictográfica cuneiforme tenían como inconveniente la gran cantidad de signos a retener por el futuro escriba. Eran demasiados signos y su aprendizaje completo costaba años. Es lo que hoy sucede con la escritura china. He leído en algún lugar que el chino medio maneja en su escritura unos pocos cientos de signos, las palabras de uso más común. Para ser capaz de escribir más allá de tales signos hay que tener una sólida formación cultural, lo que significa que un chino culto puede escribir de manera que el chino de la calle no entienda lo escrito.

        Entre nosotros sucede algo parecido a la jerga médica . Los médicos pueden hablar entre ellos delante del paciente, decir que éste está en las últimas, condenado sin remisión y el sufrido paciente no se entera de que están dictando su sentencia de muerte, gracias a un vocabulario especial que sólo los profesionales de la Medicina conocen. Dicen, por ejemplo, "es un caso claro de ELA", y si el paciente pregunta qué es eso ELA le dicen que es una dolencia muy común que se llama esclerosis lateral amiotrófica, algo sin importancia. Ellos saben que es irreversible y que acabará con él en muy pocos años. El paciente, no. Salvo que decida saber lo qué le sucede.

        Escribir en jeroglífico, hierático o cuneiforme era muy difícil y sólo los designados por el monarca o la casta sacerdotal tenían acceso a las escuelas de escribas, donde debían permanecer durante años para lograr el dominio de su escritura. Ello resultaba útil a monarcas y sacerdotes, que poseían el monopolio cultural, con lo que hoy sabemos que tal hecho significa: La información es poder. De modo que así estaban las cosas hasta que entraron en escena los fenicios. Curiosamente, los mesopotámicos fundaron imperios, que, uno tras otro, se sucedieron en las tierras de Mesopotamia. Los egipcios se constituyeron en Imperio posiblemente antes que nadie. Ni a unos ni a otros se les ocurrió lo que se les iba a ocurrir a los fenicios.

        Los fenicios eran navegantes y comerciantes. Ellos eran un pueblo demasiado minúsculo como para pensar en formar un Imperio. En cambio, comerciaban con villorrios a todo lo ancho del Mediterráneo. Como consecuencia de su comercio precisaban una contabilidad y de dieron cuenta de que los sistemas de escritura que había hasta el momento tenían el grave inconveniente de que los escribas iban a ser muy escasos y muy costosos. Ellos necesitaban un sistema de escritura que simplificase el aprendizaje y que pudiera ser dominado casi por cualquiera. No fue la democracia el motor de su invento, sino las necesidades del comercio. Sea como fuere, tuvieron una idea genial.

        Se dieron cuenta de que en su idioma, el fenicio, desconocido para quien esto escribe, todas las palabras se expresaban con una veintena o poco más de sonidos. Pensaron, muy inteligentemente, que en lugar de representar cada idea con un signo, podían representar cada sonido con un signo. Y para llevar su idea a la práctica, se dirigieron al mundo egipcio, el sistema de escritura más cercano. 

        Los egipcios realizaban inscripciones en las paredes de sus Templos. De ahí que la escritura jeroglífica estaba pensada para ser escrita de arriba hacia abajo. Esto va a tener su importancia. El primer trazo será el superior y en él se apoyara el escultor en negativo para iniciar trazos posteriores. Posteriormente se escribirá también de abajo hacia arriba, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. ¿Y cómo hacían para cambiar el sentido de escritura y de lectura? Sencillamente, daban la vuelta a las figuras no simétricas. Así, el pico del pájaro miraba siempre hacia el lado desde el que se hacía la lectura. Si los animales miraban hacia la derecha, por allí debía comenzarse la lectura. Si lo hacían hacia la izquierda, por la izquierda se comenzaba a leer. ¿Y el tamaño de cada signo? Los egipcios además de leer, pretendían decorar bellamente un espacio, de modo que en cada caso disponían los signos de manera que estéticamente quedase bien.

        No iban a tomar modelo de la escritura jeroglífica, puesto que lo que ellos querían era escribir los contenidos de las bodegas de sus naves  sobre papiro, no sobre paredes. Tomaron modelo de la escritura herática, ya preparada para ser escrita sobre algo parecido a nuestro moderno papel. Y se propusieron identificar cada sonido mediante un signo, tomando ese signo de alguno de los que ya estaban inventados por los veteranos escritores egipcios. Pero la escritura hierática reproducía, simplificada, la jeroglífica., de modo que vale lo dicho de que los signos egipcios estaban pensados para ser escritos de arriba hacia abajo. Eso va a obligar a pequeños cambios

        Así por ejemplo, para el sonido "E" se fijaron en un signo egipcio que simbolizaba el meandro de un río. En escritura jeroglífica y hierática se escribía como sigue:

Signos jeroglífico y hierático para el concepto meandro.

(Fuente: Diccionario Básico Espasa Quince. Espasa-Calpe, 1.985)

        En fenicio el concepto de meandro empezaba por el sonido "e", de manera que decidieron que tal sonido sería representado por algo parecido al signo hierático para meandro. Como ellos escribían de derecha a izquierda, giraron 90º el símbolo egipcio de modo que el trazo vertical fuera lo primero que se escribiera (exactamente como hacemos nosotros con nuestra moderna "E", orientada nuestra escritura hacia la derecha) y decidieron que "E" se escribiría siempre así:

Signo fenicio para la vocal "E".

(Fuente: Diccionario Básico Espasa Quince. Espasa-Calpe, 1.985)

        Cuando comerciantes fenicios, provistos de su nuevo y flamante alfabeto, entraron en contacto con comerciantes griegos, les explicaron su manera de llevar la contabilidad de las cargas de los barcos y los griegos rápidamente adoptaron el alfabeto fenicio, adaptándolo a su manera de escribir. Los fenicios escribían de derecha a izquierda y sus signos estaban vueltos hacia la izquierda. Los griegos escribían en jeroglífico, o lineal B, de izquierda a derecha, como nosotros, y simplemente dieron media vuelta a los signos fenicios.

Signo griego para la vocal "E".

(Fuente: Diccionario Básico Espasa Quince. Espasa-Calpe, 1.985)

       Vamos a ver con detalle las cuatro primeras letras del alfabeto fenicio, que pasaron a ser las cuatro primeras letras del alfabeto griego. En primer lugar, el signo egipcio en escritura jeroglífica y en hierática, pensadas ambas en una escritura vertical y hacia abajo. Luego el signo fenicio, que es una simplificación del dibujo hierático. El griego antiguo copia ciegamente el signo fenicio en muchos casos. Pero al llevarlo a la práctica y con escritura de izquierda a derecha, deciden cambiar a la imagen simétrica, le dan la vuelta y se forma el griego con mayúsculas, que coincidirá en muchos casos con nuestras modernas mayúsculas. Esto es especialmente claro con las letras "A" y "B". 

Las cuatro primeras letras de los alfabetos fenicio y griego.

(Fuente: Diccionario Básico Espasa Quince. Espasa-Calpe, 1.985)

        De modo que ya sabemos que los primeros lingüistas griegos se inspiraron fuertemente en los fenicios para enseñarnos a leer de manera fácil. ¿Y los fenicios? Ésos se lo inventaron ellos.

Enlace al próximo día

Fernando Conde Torrens es autor de "Simón, opera magna", "El Grupo de Jerusalén", "La Salud" y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com  hay comentarios y más información sobre este libro.