Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Fuenterrabía-Hondarribia hoy

 © Copyrigth Fernando Conde Torrens

 ……….

 ……….

 ……….

……….Este pasado mes de Agosto he hecho varios viajes cortos, una media docena, densos, cansados. Realmente todos los viajes resultan extenuantes, porque uno – al menos yo – intenta ver todo lo  posible, pues sabe que, normalmente, a ese lugar no ha de volver. El viaje a Fuenterrabía – realmente, hice dos – lo fue. Debo disculparme por la calidad de las fotografías que expondré: Me olvidé mi cámara en el último momento y tuve que suplirla con tres cámaras de ésas desechables, con una óptica buena, pero con el carrete de fotos más barato y detestable del mundo mundial. Son fotos muy contrastadas, en que las luces están bien definidas, pero las sombras son oscuras en exceso. Pero es lo que hay. Para colmo, mi fuerte no son los programas de tratamiento de imagen; el que tengo es el que tengo y no quiero dedicarme a mejorar en ese campo. Así y todo, espero que el lector se forme una idea muy precisa de la belleza del lugar.

……….Con mi plano de la ciudad, que viene a continuación, centrándome en la parte antigua, inicié el recorrido extramuros, por la parte baja y exterior de la muralla. El trazado de las calles de la Fuenterrabía antigua es relativamente regular, casi hipodámico, como el de las antiguas ciudades griegas y romanas: Las calles se cruzan según ángulos rectos y todas son inclinadas, siguiendo el nivel de la colina sobre la que se asienta la ciudad.       

……….Lo que se conserva de las murallas era la parte indicada en el plano, y las recorrí de derecha a izquierda, partiendo de Harresilanda. En primer lugar está el baluarte Imperial (en blanco en el mapa). Sigue, en el lienzo de la muralla, la puerta de San Nicolás, con el paso de peatones elevado. Intuiremos, más que veremos, la media luna de la puerta de San Nicolás, que está en esa parte de la muralla. Se llega luego al baluarte de la Reina, que marca una esquina pronunciada (donde está el autobús negro). Viene luego un gran lienzo de muralla, donde figura el número 10 en azul, que da paso a la puerta de San Felipe, marcado con el número 5. Allá arranca la Nagusia Kalea, la Calle Mayor, que asciende hasta la Plaza de Armas del antiguo castillo, hoy Parador Nacional. Este castillo es, lógicamente, la parte más elevada de la ciudad, y desde él todas las calles descienden suavemente hacia las murallas.

……….

El mapa del Hotel.

………. 

……….Hay que imaginarse la pequeña ciudad antigua, allá por el año 1.600, rodeada de unas imponentes murallas, aparentemente inexpugnables, defendiendo las Españas ante una potencia emergente, la Francia de Enrique IV el Grande, que era también rey de Navarra, el de París bien vale una misa”. En 1.600 faltaban cuatro años para que un fanático le descerrajara un pistoletazo mortal cuando iba en su carroza, tan campante, por las calles de París. Y en un embotellamiento de tráfico de la época … zas!

……….En la parte superior izquierda de la foto se ve la ruptura hecha en la muralla. Hecha no por los franceses enemigos, sino por los naturales. He intentado averiguar cuándo los habitantes de Fuenterrabía demolieron los tramos de muralla desde el baluarte de San Felipe, también llamado de Santa María posteriormente, y el restos del baluarte de la plaza de San Cristóbal, pero no lo he logrado. Diría que es anterior al año 1.900, y que en tal año el derribo ya estaba hecho.  Tuvo que ser, entonces, entre 1.705 y 1.900. El caso es que todo el tramo de murallas entre la parte baja de la Calle Mayor y el arranque de la Calle San Pedro desapareció. Era la parte que daba al mar.

……….Viendo, por tanto, lo que hay, se ve el baluarte de los Inocentes, o Imperial. Un baluarte es una obra de forma pentagonal que se inserta en la esquina o unión de dos lienzos de muralla. Permite que dos de sus caras enfilen cada uno de los lienzos y, así, los protegen, colocando cañoneras o saeteras en dichas caras del baluarte. Era la forma de proteger los largos trazados rectos de las murallas. Anteriormente, esa misión la cumplían las torres, sobresalientes de la muralla. El baluarte conservado, sin restaurar, con piedras oscurecidas, es el que se ve en esta primera imagen.

……….En toda muralla antigua, el lector verá que las hileras más bajas están sin piedras: Son los vecinos del lugar, que han venido, al anochecer de un día festivo, y se las han llevado para adornar las esquinas de sus casas, todas de mampostería (piedras sin tallar) salvo los sillares tallados “afanados” al monumento antiguo más cercano. Las hileras superiores son menos asequibles. Esto ocurre en toda ciudad con murallas, circos romanos, anfiteatros, palacios antiguos abandonados, catedrales viejas, … Esas piedras no son de nadie …

 ……….

Lienzo anterior y baluarte de los Inocentes.

 (Fuente: Colección particular.)

………. 

……….Unos turistas franceses merendando proporcionan el factor de escala. La cañonera superior está invadida por la vegetación. Esto da una idea de cómo fue la muralla desde siempre. Veremos otra tramos reconstruidos.

………. 

Baluarte Imperial o de los Inocentes

 (Fuente: Colección particular.)

       ……….

……….Avanzamos un poquito más y divisamos el lienzo siguiente. Este lienzo de muralla está reconstruido; se nota por el color de la piedra. Oscuro y con sabor, el original, y brillante, como nuevo, el reconstruido. Pasados cien o doscientos años, los dos estarán igual de negros, pero nosotros no lo veremos. Esa mancha negra que se ve, es el pasaje para peatones, que se ven pasando sobre él. Antaño estaba a igual altura, pero era de madera. Los fosos, en tiempos, estuvieron llenos de agua, que se tomaba del mar. Pero aquellos eran otros tiempos.

………. 

Baluarte de los Inocentes y lienzo de la puerta de San Nicolás.

 (Fuente: Colección particular.)

……….

Siguiente artículo: Fuenterrabía hoy 2.


……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *