Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento

.

.

.

……….   Enlace al artículo anterior: http://www.sofiaoriginals.com/historia-de-una-epidemia-10-sobre-un-milagro-necesario/

.

……….   Con todas las teorías que circulan por el éter, conociéndolas o sin conocerlas, llega el momento de concretar nuestro comportamiento ante esta crisis. De hecho, nuestro comportamiento nos surgió solo, desde el primer momento, sin siquiera proponérnoslo. Fue algo instintivo, automático, que iba con nuestra forma de ser. Nadie de nuestro entorno más cercano se extrañó al conocerlo. Hemos de aclarar por qué sucedió así.

……….   Y para dar entrada a esa idea, nada mejor que unas estrofas de un romance de Antonio Machado, que empezaba así:

.

«Españolito que vienes

al mundo, te guarde Dios;

una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.»

.

……….   Actualizando la idea a nuestro presente, se podría añadir …

 

Puede que quedes helado

o pudiera ser que no;

que eso lo decidirá

tu «nivel de Evolución».

.

……….   Procurando hacerlo con delicadeza, procurando no herir, pero no podemos renunciar a decir las cosas tal y como, a nuestro parecer, son. Posiblemente la situación en tiempos de Machado (1.875-1.939) era más virulenta que la actual. De ahí su pesimismo respecto a un recién nacido en aquel mundo. Hoy disfrutábamos, antes de comenzar este año, de un bienestar social muy alejado de la situación en España de finales del siglo XIX. Y, sumidos en ese bienestar, cayó sobre nosotros la epidemia del COVID-19. Y sólo eso ha bastado para que se despierten en algunos los peores demonios.

……….   Ese profesor de la vida del que he hablado en alguna ocasión tenía otra máxima:  

.

«En las circunstancias difíciles es cuando se ve lo que las personas tienen dentro.»

.

……….   Ahora estamos en circunstancias difíciles y se manifiesta el interior de todo el mundo. Porque lo sacan a relucir, lo muestran en sus actos, en sus posturas. Incluso lo muestran ante las cámaras y en público, con alborozo, con jolgorio, porque están satisfechos de poderse expresar sin tapujos, de mostrarse tal cual son. Hay que estar a ello, a observar, para darse cuenta bien, para diagnosticar la realidad y no equivocarse. La realidad se nos muestra en las circunstancias difíciles, y hay que tener los ojos bien abiertos.

……….   Las posturas esenciales, innatas, son hijas de nuestro «nivel de Evolución». Nuestra postura ante la emergencia sanitaria que se nos ha echado encima es hija de nuestro «nivel de Evolución». De forma que reaccionamos de manera automática, individual, respondiendo a algo tan íntimo y personal como nuestra Esencia, lo que nos anima, lo que somos en última instancia. Y esa reacción no se puede modificar, tanto si es constructiva, como si es destructiva, porque forma parte de nuestra naturaleza interior, la llevamos en la médula.

……….   Por eso no tratamos de convencer a nadie, porque en temas de Ideología es imposible convencer a nadie de lo contrario a lo que siente desde muy dentro. Pero sí es el momento de abrir los ojos y darse cuenta de que hay personas que sólo saben protestar, llevar la contraria, atacar a quien sea, pelear intelectualmente, oponerse. Y esto no lo decimos llevados por ninguna amargura, sino porque estamos en unas circunstancias difíciles en que las personas así se visualizan con tremenda nitidez, como nunca de bien.

……….   Y esto tiene que ver con nuestra postura ante la infección por el virus. Unos tienen sentido común, capacidad de crítica, capacidad de análisis y otros no tienen esas facultades aún desarrolladas. Unos no necesitan llevar la contraria para sentirse realizados. Otros sí lo necesitan. Unos pueden seguir una disciplina con cierta facilidad, porque se han acostumbrado a obedecer a ese «yo interior» que sabe mandar y convencer. En otros ese «yo interior» brilla por su ausencia, no se ha desarrollado, no han hecho nada para que se desarrolle, no se dominan. Y por eso no saben obedecer a nada interno, nada que no sean sus vísceras. Unos son capaces de sentir empatía por sus semejantes. Otros no saben qué sea eso y sólo se miran al ombligo. Para los primeros el bien de los demás, de la colectividad, es una argumento serio, de peso. Para los segundos los demás no importan en absoluto, sólo importa seguir los impulsos propios.

……….   Quizás hayamos definido los dos grandes grupos, mejor dicho, los extremos de los dos grandes grupos. Posiblemente no habrá millones y millones de personas de raza pura, fotografiados en lo anterior. Y habrá mezclas, razas mestizas, porcentajes. Pero la idea esperamos que esté clara. Nuestra postura ante la amenaza será una u otra según cual sea nuestro interior, nuestro nivel de madurez. 

……….   Para dar un argumento de refuerzo a quienes sienten como el autor de estas líneas, veamos lo que hemos hecho hasta ahora y lo que falta por hacer. Y lo hecho hasta ahora lo hemos logrado el conjunto de todos los hispanos, la mezcla, los 46 millones. Lo que quizás haya sucedido es que los promotores de la desobediencia a ultranza no han actuado hasta hace poco, los efectos de sus invitaciones al descontrol han operado sólo en los últimos días. Y todavía no se ha reflejado del todo en las curvas.

……….   En la gráfica que viene, cada punto es un día de la crisis. Crisis que comienza a ser medida el 25 de Febrero, día 1. La gráfica mide la cantidad de Contagiados por Coronavirus que están bajo cuidados médicos por estar infectados, hecho que se conoce por una prueba PCR realizada. La cantidad de enfermos atendidos va subiendo hasta el 13 de Abril, Martes de Pascua, en que se da al Máximo. A partir de ese momento cada día hay más Curados que Contagiados, los enfermos se van curando y la curva desciende. Hoy, Sábado 23 de Mayo, estamos en el día 89, el último reflejado. Hoy hay del orden de 17.000 enfermos en todo el país.

 

Contagiados bajo atenciones médicas a lo largo de la epidemia, hasta el 23-5

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento

.

……….   Y esto es lo que falta. Se ha hecho una previsión de la marcha normal, si no se cometen barbaridades. Si hay «repuntes» a nivel nacional … se alargará la cosa. Eso depende de nosotros, de los 46 millones.

.

Contagiados previstos en lo que puede quedar de epidemia, o hasta el 26-6

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento

.

……….   Esto es como estudiar para hacerse con un oficio o sacar una carrera. Triunfar y lograrlo o no depende exlusivamente de nosotros. Podremos sacar excusas y, si se fracasa, echar la culpa a otros. Pero cualquiera que haya estudiado sabe que terminar los estudios depende del sujeto que estudia. 

……….   Hemos sacado bien los primeros cursos. De los alrededor de 120 días que va a durar la carrera, hemos llevado bien los primeros 90. Nos quedan unos 30. La cosa está en si seguiremos acertando en la postura o lo estropearemos en el tramo que nos falta. Aunque no nos gustan los  ejemplos bíblicos, estropearlo a estas alturas sería como «vender la primogenitura por un plato de lentejas» … Por si el lector es joven y no fue instruido como sus mayores: La «primogenitura» significaba heredar los bienes del padre a su muerte.

.

.

.

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento 

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento 

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento 

Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento  Historia de una epidemia 11 Nuestro comportamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *