Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

………. Para terminar esta serie, «Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones» invita al lector a formar las suyas propias y a compararlas con las que aquí se exponen.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens

.

.

.

……….Vamos a tratar de sacar algunas conclusiones de los cuatro artículos anteriores sobre los casos de mártires cristianos anteriores a Nicea y sobre lo sucedido a lo largo del siglo IV. Y tendremos que emplear nuestro sentido común ya que la información no nos ha llegado en estado puro, sino de manera parcial e incompleta.

……….Para terminar de completar las dificultades, es posible que hubiera personas en la Antigüedad empeñadas en deformar los hechos. Es un hecho innegable que se deformaron al menos algunos hechos y, para colmo de males, quienes investigan las huellas de ese pasado reconocen que tales huellas han sido saqueadas y son escasas, con frecuencia de difícil interpretación y, por si algo faltaba, se aprecian opiniones dispares entre tales expertos, dado que el tema pertenece a la categoría de los sensibles, eufemismo para denotar los temas en los que los intereses personales interfieren con frecuencia en la objetividad de los que deben aplicar la Ciencia.

……….Es de desear que el lector haya llegado ya a sus propias conclusiones, con lo que este autor casi podría ahorrarse la labor de síntesis necesaria para escribir este artículo. Pero como «lo prometido es deuda«, dejaré constancia de las reflexiones, más que conclusiones, a que modestamente aquí llegamos.

……….El problema de encontrar alguna luz al estudiar las historias de los mártires cristianos es de parecido calibre al de estudiar el proceso de redacción del Nuevo Testamento. La posibilidad de encontrar algo que describa con fidelidad absoluta el hecho o proceso histórico es nula. Las fuentes son varias y falta hallar el hilo conductor que permita saber la Historia auténtica. Por eso, el trabajo es lento, se lleva en él del orden de cien años, desde la primera crítica alemana a las posiciones ancestrales de la jerarquía cristiana. Conocer la dificultad del asunto es muy conveniente, porque permite pisar tierra y conceder tiempo al tiempo. Una generación más o menos no debe incomodarnos.

……….Pues bien, de las historias que por el blog han pasado podemos llegar a algunas afirmaciones que compartiremos con el lector, sin ánimo de imponerlas. Y para ordenar el campo, vamos a situarnos en dos perspectivas diferentes. En primer lugar, en la posición ortodoxa. Adoptaremos esa mentalidad y defenderemos nuestra ortodoxa visión frente a los que, desconsiderada y osadamente, pretenden que cuanto defendemos es vano y no se ajusta a la Historia.

……….Desde una posición ortodoxa y moderna, no vamos a defender que, en efecto, las cosas sucedieron al cien por cien como están dichas en los libros. Hay que tener en cuenta la mentalidad del momento. Los autores de tales escritos no reflejaban lo que nosotros conocemos hoy como «realidad histórica pura y dura», les preocupaba más la salvación de las almas de los fieles para los que escribían. Por esa razón añadían, con la mejor intención y con acertada pedagogía para su tiempo, detalles que excitaran el fervor de los fieles medievales y les provocaran una sana admiración hacia el modelo cristiano que se presentaba a su consideración.

……….En ello no había mal alguno, toda vez que adornaban hechos sin la menor duda históricos. Querer deducir de estos detalles secundarios la falsedad del relato histórico es, simplemente, inadmisible por no honrado. Hay que dar a lo secundario su carácter de secundario y no mezclarlo con lo principal, que forma el núcleo de la Historia. En cierto modo, la veracidad de los milagros o apariciones es tema menor, y no hay mayor dificultad en eliminar del relato tales aspectos para que el resto satisfaga a la grey cristiana de nuestro tiempo.

……….No me voy a extender más en la defensa de una postura que no es la propia ya que veríaseme la oreja en que los argumentos críticos van a tener más longitud. Comenzaré por detectar que esa necesidad de pulir lo escrito antaño para enseñar la buena doctrina no es general. No hace falta corregir los Versos de Oro pitagóricos, ni los Diálogos de Platón, ni las Pláticas de Epicteto, ni las Meditaciones de Marco Aurelio, ni las Enéadas de Plotino, por citar obras que, siendo decentes, sorprendentemente nos han llegado completas. Se pueden leer hoy tal y como se escribieron hace 2.550, 2.380, 1.950, 1.820 ó 1.750 años, respectivamente. Mientras que, extrañamente, lo hecho por San Ambrosio, hace 1.620 años, lo escrito por Prudencio hace sólo 1.600 años, o por monjes medievales en el caso de santa Julia, hace apenas algo más de 1.000 años, deba ser remozado y pulido de todo vestigio mágico, tan del gusto del pueblo fiel del momento.

……….Pero es que precisamente este gusto por lo mágico aparece de manera aún más salvaje en los textos sagrados cristianos, donde todo son milagros, apariciones de ángeles en sueños, resurrecciones, ascensiones, virginales concepciones y otras manipulaciones. De modo que si se acepta que las almas en forma de paloma, visible para los asistentes, que sale del mártir cuando éste expira son licencias alegóricas del autor, algo similar habrá que hacer con la escena del bautismo de Jesús, donde también parece otra paloma. Si las apariciones de ángeles son otra licencia poética y mística y quitamos las tales de los Evangelios y Epístolas, se pierde un 20% de texto. Y si hacemos lo propio con los milagros, adosados a lo verídico como forma de dar prestigio al protagonista de la historia, eliminamos del Nuevo Testamento algo así como el 50% del texto inspirado. Si en un lugar predicamos la literalidad del texto, Nuevo Testamento, difícilmente podremos aceptar que en otros textos más modernos sea necesario limpiar los elementos añadidos.

……….Con eso respondemos al esforzado defensor que, en el artículo sobre Brescia y Santa Julia donde afirmaba textualmente:

……….«A los hechos históricos, como siempre sucede, se añaden elementos arbitrarios o deformantes hasta asumir la forma de leyenda. Los antiguos relatos imaginarios y la narración fantástica fueron productos de los siglos para la edificación moral de los fieles. Se puede intentar una parcial recomposición del testimonio de fe de Santa Julia a través de la crítica histórica, la búsqueda arqueológica, geográfica y la tradición oral local.» (La negrita es mía.)

……….Quiero hacer una advertencia al lector crítico. Y es que afile su crítica y su ojo clínico cuando oiga mencionar «la tradición» como fuente de Historia. Tengo la fuerte impresión de que el vocablo «tradición» es un eufemismo para camuflar esa manipulación de textos e informaciones que aquí estamos resaltando. La tradición es como cuando decimos «y un largo etcétera» que nunca se precisa y en el que cabe todo. Por otra parte, profesionales de la Historia y al Arqueología defienden hoy en día que la «tradición» pasados 100 años de los hechos, y por parte de alguien que no es aborigen del lugar de los hechos, es puro símbolo.

……….Otro aspecto que parece claro en la génesis del martirologio cristiano es el juego que dieron los cementerios. San Ambrosio, necesitado de huesos de santo, no tuvo más que excavar con dos palas en el cercano cementerio a las afueras de Milán y tuvo todos los mártires que precisó. Tengo para mí que el mismo procedimiento, que tan buenos resultados proporcionaba y a un coste tan módico, dada la cercanía, se impuso entre la jerarquía eclesial primera.

……….Del cementerio cabían, tesis que aquí proponemos, dos usos. En el propio cementerio se habilitaba un mausoleo prominente como tumba de un mártir y se construía un primer y modesto edificio sobre él, sobre el que un siglo más tarde nacería una basílica de culto.

……….O bien, del cementerio se extraían restos calificados de martiriales y se  fundaba con ellos una basílica directamente. San Ambrosio habría hecho ambas cosas. En Mérida y Brescia se habría empleado el método primero. Hay que señalar que el método primero sólo podía usarse una vez sobre cada cementerio. Era suficiente.

……….Un apoyo para tal tesis, además de las noticias recogidas en anteriores artículos, lo encontramos en el libro citado en un artículo anterior y relacionado con Mérida. Entresaco algunos párrafos que desconocía y que me sorprendieron al leerlos por vez primera. Dice así su autor:

……….«El papel de las necrópolis en la cristianización de las ciudades parece clave. Normalmente ocupan los suburbios de la ciudad, reutilizando cementerios de origen pagano o creándose ex novo. … En el interior  de la ciudad no existen verdaderas necrópolis.» (La basílica de Santa Eulalia de Mérida, pág. 184).

……….Nota a pie de la misma página, hablando en general de la basílica martirial suburbana:

……….«… Se crean en función de una situación muy concreta, comúnmente dentro de una necrópolis, a partir de un edificio de culto preexistente, eje de la basílica y atendiendo a su carácter funerario

……….«En otras ciudades hispánicas también existe en esta centuria (siglo IV) una dinámica de construcción de iglesias en los arrabales casi siempre a partir de un edificio martirial. Tal es el caso de Hispalis (Sevilla), donde se construye una basílica dedicada a san Geroncio; en Zaragoza, donde se realiza la basílica dedicada a los dieciocho mártires; en Valencia, la de san Vicente; en Granada, la de san Esteban; en Tarragona, por ejemplo, la de san Fructuoso (García Moneo, 1986; p. 314)»

……….«En cuanto a las ciudades de la Galia, en Arlès se construye la basílica de Saint Genest de carácter martirial y en Marsella, por ejemplo, la basílica dedicada a Saint Victor. …»

……….«En Italia, ciudades como Turin, Asti, Novara, Vercelli, etc., poseen en este siglo la catedral en el interior de las murallas y alguna basílica cementerial en relación con una vía de comunicación importante (Cantino, 1987, p. 95).»

……….Estos comentarios vienen a raíz de lo expuesto en una fuente cristiana que decía:

……….«La predilección de Ambrosio era debida a la presencia en esta zona suburbana, al sudoeste de la ciudad, fuera de la Puerta Vercellina, de la más importante necrópolis de la ciudad, en la cual habían encontrado sepultura los restos de algunos mártires (en época preambrosiana Naborio y Felicidad, Gervasio y Protasio, Victorio. Habían sido sacados de ella por Ambrosio en el año 394 los restos de los santos Vital y Agrícola, por lo que la necrópolis era conocida como cementerio de los Mártires.)

……….Son apenas unas pinceladas que con el resto de artículos pueden esbozar una posible solución al problema de los mártires prenicenos: Un personaje los diseña y rápidamente otro, o el mismo, materializa el hallazgo y encuentra un cuerpo. La forma de saber dónde está algo que sucedió hace tiempo y de lo que nadie se acuerda, una revelación en sueños. Otra forma, la tradición, aun pasados 100 o más años y a mil kilómetros de distancia. Recuérdese que los buenos monjes medievales y el defensor de Santa Julia apelan también a la fluida tradición.

……….Y nótese que los santos a los que en la fiel Hispania y en la baja Galia se elevan basílicas son los citados por Prudencio:

……….En Tarragona, san Fructuoso,

……….en Arlès, san Ginés,

……….en Mérida, santa Eulalia

……….y en Zaragoza, los 18 santos.

……….De modo que Prudencio, posiblemente desde Calagurris (Calahorra), conocía, por tradición o divina inspiración, los mártires habidos 100 años antes en media Europa.

……….Pudiera ser …

……….Quiero presentar el otro libro, que mencioné un artículo atrás, sobre Arqueología de Mérida.

……….. Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

Mi segundo libro sobre Arqueología en Mérida

Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

Fecha de edición: Mérida, 2.003

.

……….Redunda en el tema de la historicidad de la primera fuente escrita sobre el martirio de Santa Eulalia. Dice así en la página 127:

……….«El himno III, destinado a Eulalia, fue escrito hacia el año 400. Para su composición se inspiró en una Passio S. Eulaliae, desaparecida, y en la tradición oral. Una gran parte del poema es pura invención estereotipada perteneciente al género destinado a narrar las vidas de los primeros mártires. No existe ninguna evidencia que permita afirmar que Prudencio estuviese alguna vez en Emérita 34. Sus referencias topográficas o descripciones de escenarios no pueden tomarse como fuente histórica específica de una realidad emeritense.»

……….Con la nota 34 a pie de página: «Probablemente lo escribió en Calagurris. Referencia a A. Prudencio, Obras completas. BAC, Madrid 1981, p.9 ss.» (Calagurris = Calahorra, en latín).

……….Así pues, las conclusiones parciales ya expuestas

……….* Los descubrimientos en zonas de necrópolis de enterramientos de mártires varias generaciones después de sucedidos los hechos, con descubrimiento del lugar descrito de manera poco creíble,

……….* La alta alcurnia del mártir en muchos casos – también Eulalia, como santa Julia, era de buena familia,

……….* La mezcla de milagros de credibilidad más que dudosa, 

……….* El dominio del mártir sobre el acusador, circunstancia que de nuevo bordea lo sobrenatural,

……….* y el hecho de que la cosa se sabe años y años después de sucedidos los hechos y por parte de alguien que nada tiene que ver con lo sucedido,

……….… todo ello, junto con la sospecha de que tal vez la historia del Cristianismo sea un timo o religión-ficción, cuando menos mantiene las espadas en alto, la pelota en el tejado, la mosca detrás de la oreja y una duda ominosa extendida sobre la manera en que vio la luz el Cristianismo, el tema que estudiamos con más pena que gloria.

……….Estas conclusiones deben ser menos fuertes que aquéllas a las que el lector y por su cuenta haya llegado, toda vez que aquí tratamos de ser, al menos mínimamente, políticamente correctos.

……….PD: Si algún lector ha tenido la sensación de que el tema de hoy es fatigoso, arduo, pesado o, incluso, insoportable, queda rogado de transmitirlo por vía privada, para conocimiento discreto del autor. Pero es que la investigación es investigación.

……….. Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

Siguiente artículo: De mentirosos y cojos.

……….. Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusione  . Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

. Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones  . Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

. Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones  . Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones  . Indicios de mártires anteriores a Nicea Conclusiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *