La revolución del Neolítico

© Copyright Fernando Conde Torrens

 

 

 

        Hace 12.000 años aproximadamente, el clima mejoró de manera sensible y continua. Los hielos cedieron terreno, los glaciales se retiraban a un ritmo de 200 metros por año y ello permitió el hombre del Paleolítico abandonar sus cuevas y poder construirse cabañas al aire libre o en las proximidades de ríos y lagos.

        Del año 10.000 al 5.000 el clima fue mejorando de manera lenta y constante. Del 5.000 al año 1.000, siempre AEC, se llegó al óptimo climático, con temperaturas del orden de las de hoy en día. Desde el año 1.000 hasta la actualidad, el clima fluctúa un tanto, con épocas más frías o más cálidas, como la actual, con un recalentamiento climático iniciado en 1.850. Estamos siguiendo Historia de la Humanidad, de Arlanza Ediciones, El Neolítico.

        El Neolítico se inicia con la mejora climática y dura hasta que la civilización en cuestión comienza a dominar al tecnología de los metales, el cobre, el bronce, el latón y el hierro, finalmente. Cuando esto ocurre, hay que dejar de hablar de Neolítico (piedra nueva) para entrar en la Edad de los metales. Pero veamos las innovaciones que el hombre del Neolítico va a desarrollar.

        He clasificado sus descubrimientos según la necesidad que viene a solucionar.

        COMER         Agricultura. Arado. Domestica el asno, camello, caballo, gallina.

                                Regadío. Cerámica. Loza.

        VESTIR         Tejido. Algodón.

        HABITAR     Ladrillo de adobe secado al sol. Ladrillo cocido. Vidrio.

                                Poblados. Ciudades. Palacios. Templos. Arquitectura monumental.

                                Zigurats. Ciudades estado. Imperios.

        COMERCIO Escritura. Alfabeto.

                                Cobre primitivo. Cobre fundido. Cera perdida.

                                Bronce. Latón. Sellos reales. Monedas.

        GUERRA Ruedas con radios. Carros. Brida para el caballo.

        Los inventos realizados en el Neolítico tienen que ver con las principales actividades del ser humano. El hombre del Paleolítico se sirve de la caza, la pesca y la recolección de cereales silvestres para su subsistencia. Su sucesor, el hombre del Neolítico, amplía su capacidad para hacer frente a la existencia e incorpora todos los descubrimientos arriba citados.

        Veámoslo de la mano de un entendido. Los útiles del hombre de las cavernas tienen que ver con su principal actividad, la caza. El Mesolítico es el medio (meso) lítico(piedra), el período entre el Paleolítico y el Neolítico. En él el hombre caza y pesca.

Historia Universal Salvat

Director, Francesc Navarro. Salvat Editores, S.A. 1.999

 

        De vivir en tribus y en cavernas, de ser cazador y pescador, pasa a hacer sus cabañas donde mejor pueda desarrollar su vida, cerca de corrientes de agua. Surgen los poblados y más tarde las ciudades.

        A pocos kilómetros al Sur de Lyon, al lado de la autopista, se encuentra un yacimiento Neolítico in situ, el Arqueodrome. En él se ven muchas cosas no en maqueta, sino a tamaño natural, por ejemplo una casa o un horno. Si el lector tiene ocasión, es aconsejable una parada y una visita. La mía fue muy corta, apenas una hora, estaba trabajando. De un librito que compré sobre el lugar, reproduzco unas imágenes que ilustran muy claramente sobre la vida del personaje de nuestra historia. En primer lugar su casa.

 

 

        Como he dicho, las casas son de tamaño natural. enormes, cabía toda el clan. Al fondo, el edificio del Arqueodrome, en blanco. Hemos dicho que el hombre del Neolítico domina la cerámica. Éstas son sus obras, reproducidas y vendidas en el mismo Arqueodrome.

 

        ¿Dónde fabrica tales enseres? En sus hornos, como éstos. Muy similares a los usados en pequeñas villas a principios del siglo XX.

 

        Varias cabañas formaban un pequeño poblado, que resultaba así más fácil de defender. Reconstrucción de uno de ellos, hecha en el Arqueodrome. Nótense las cuatro canoas a la orilla del lago. 

 

        Con el paso del tiempo y, atención, en otras zonas mucho más adelantadas, surgen las ciudades. La defensa se confía entonces a las murallas, de piedra. Podemos asomarnos a una ciudad neolítica. Cada ciudad domina su territorio propio, la parte de tierra que es cultivable y que puede ser aprovechada por sus habitantes, contando con los medios de labranza típicos, arado, caballo.

        Dando un gran salto en el tiempo y en el espacio, veamos la reconstrucción de una ciudad amurallada que nos muestra cómo era la vida al final del Neolítico en el próximo Oriente.

Villa de Arad.

(Fuente: Atlas du monde biblique. Larousse/The Times.)

   

        Nos hemos asomado al cambio de habitat, de las cuevas a las cabañas, los poblados y finalmente las ciudades. Pero las ciudades se darán allá donde la civilización ha progresado y se ha recorrido el camino cuevas-cabañas-poblados-ciudad estado-imperio. Así, mientras en Mesopotamia y Egipto surgen los imperios hacia el año 3.000 AEC, Europa irá mucho más atrasada y sólo hacia el siglo VI AEC surgirán dos potencias que se disputarán el Mediterráneo, Cartago, una colonia fenicia venida a más, y Roma, una ciudad-estado venida a más. El Mediterráneo era pequeño para ambas.

        En próximos días veremos el desarrollo de cada invento neolítico, nos hemos quedado en la cerámica. Con ella seguiremos mañana.

Enlace al próximo día

Fernando Conde Torrens es autor de "Simón, opera magna", "El Grupo de Jerusalén", "La Salud" y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com hay comentarios y más información sobre este libro.