Erecteion

© Copyright  Fernando Conde Torrens

 

 

 

 

 

 

 

        Hemos visto con detenimiento el Partenón, ejemplo de Templo dórico griego, situado en la Acrópolis de Atenas. A un paso, a la izquierda, se encuentra otro Templo, éste jónico, el Erecteion. No nos cuesta nada torcer el morro a mano zurda, que se decía antes, e ilustrarnos en el orden jónico.

        Hemos de ver con más detalle esto de los estilos u órdenes de los Templos griegos y cómo surgieron tales estilos, porque la relación con los dioses era algo importante en la vida del heleno antiguo, como lo era para el egipcio antiguo o para el romano de la Antigüedad. Y aquí estamos tratando de comprender el mundo antiguo, para aprender, si algo podemos aprender de nuestros antepasados. No vamos a ser tan soberbios como para pensar que nuestros ancestros no tiene absolutamente nada que enseñarnos. Eso no sería sino señal de que somos tan ceporros que hemos salido del vientre materno incapaces de aprender nada de nada.

        Así que vamos a ver los trabajos que emprendieron los habitantes de Atenas para honrar a algún otro dios además de su Atenea Parzenos, la Doncella. En total llegaron a existir en la Acrópolis, demás del Templo por antonomasia, el Partenón, otro pequeño, dedicado a Atenea Niké, la Atenea de la Victoria. Una colosal estatua en el centro del patio de la Acrópolis que vimos con anterioridad, a Atenea Promakos, la Atenea guerrera. Pero había otros dioses y ellos también se merecían la honra por parte del pueblo ateniense. De modo que, una vez terminado el Partenón, decidieron construir un Templo y dedicarlo a los demás dioses de la ciudad. 

        La estructura de este Templo tenía que ser muy diferente a la del Partenón, recién terminado. El Partenón tenía una sola cella, la dedicada a Atenea y que contenía su enorme estatua de madera, recubierta de oro y marfil. La del nuevo Templo a construir debía tener nada menos que cinco cellas, para honrar a cinco dioses, Poseidón, Erecteo, Hefestos y Butes, además de la propia Atenea, a la que no se podía olvidar. Recuerde el lector que una cella significa una entrada y una sala cerrada donde sólo estuviera la diosa o el dios a honrar. Los dioses no podían compartir la honra y residir en una "sala de estar" común. Eso obligó a hacer dos entradas, una para Atenea, y otra para las otras cuatro deidades, menos, claro está, que Atenea. Al mismo tiempo, ello impuso dos orientaciones con dos ejes de similar importancia. La entrada al santuario de Atenea no sería visible desde la otra entrada y viceversa, deferencias para con lo dioses.

        De modo que comencemos por un plano detallado de las salas dedicadas a cada deidad. Una de las fuentes ya citadas lo explica muy bien. Digamos que las Cariátides están en la fachada Sur. La entrada principal, al santuario de Atenea, está orientada al Este. Es un pórtico de orden jónico y exástilo (con seis columnas). La cella de Atenea es la única que no se comunica con ninguna otra. Por la entrada Norte se accede al santuario de Poseidón, el dios de los mares, situado en el mismo vestíbulo. Tal vez pensaron que Poseidón estaba acostumbrado al cielo abierto y que no le extrañaría vivir sometido a todos los vientos. Tras el vestíbulo se accede al santuario de Erecteo, que debe comunicar con los de Hefestos y Butes.

 

Plano del Erecteion, abierto a los cuatro vientos.

  

(Fuente: Greece. From Mycenae to the Parthenon. H.Stierlin. Taschen,1.997. )

 

        Veamos, ya "in situ", lo que nos cuentan las autoridades de Atenas. Como siempre, la ficha técnica del monumento, que en esta ocasión voy a traducir en la medida de lo posible, ya que se ven mal algunas palabras. Tengo para mí que en la misma se hace una reivindicación, dirigida a quien proceda.

 

Ficha técnica del Erecteion, expuesta en las afueras del Templo.

(Fuente: Colección particular.)

Traducción del texto de la ficha anterior.

        "Templo jónico dedicado a Atenea, Poseidón, Erecteión y otras deidades locales del Ática. 421 - 406 AEC.

        Se han realizado obras de restauración en este monumento entre 1.979 y 1.987. Las partes del monumento que fueron restauradas con anterioridad, durante este siglo (siglo XX), fueron desmontadas y las piezas de la estructura fueron tratadas sobre el terreno. Cuando se recompuso el monumento, se restauró el muro Norte a mayor altura, incorporando bloques identificados en ese trabajo. Se reforzó la resistencia estructural del Templo restaurando la esquina Norte usando hormigón obtenido de las columnas originales y de los bloques del entablamento superior, que están ahora en el Museo Británico. Con hormigón se reemplazaron las Cariátides del vestíbulo Sur. Cinco de las estatuas originales están en el Museo de la Acrópolis, las otras seis están en el Museo Británico."

        Me dio la impresión de que es un mensaje subliminal, están allí, pero son de aquí. No sé ... 

        La estructura complicada del Templo jónico se ve bien en esta imagen de la misma fuente. Viendo la fachada Oeste se percibe con toda claridad la complejidad del Erecteion. A la izquierda, el vestíbulo y santuario de Poseidón, con su entrada de columnas. A continuación, el santuario de Erecteion, del que se ve su muro exterior, con esas ventanas con columnas tan originales. El pórtico de la Cariátides a continuación.

 

La fachada Oeste del Erecteion, una composición "barroca".

(Fuente: Greece. From Mycenae to the Parthenon. H.Stierlin. Taschen,1.997. )

 

        Veamos ahora las dos entradas, la de Atenea en primer lugar, por supuesto. En ella podemos apreciar el cambio en la relación altura y anchura de las columnas. Apenas han pasado 50 desde el diseño del Partenón pero el estilo adoptado ha cambiado sensiblemente. Las columnas jónicas son mucho más esbeltas que las dóricas anteriores.

 

Puerta del Templo de Atenea. La elegancia jónica del Erecteion.

(Fuente: Greece. From Mycenae to the Parthenon. H.Stierlin. Taschen,1.997. )

 

        El vestíbulo del Templo de Poseidón y demás deidades atenienses, se muestra a continuación.

 

Puerta del Templo de Poseidón y demás dioses. Esquina Noroeste.

(Fuente: Colección particular.)

 

        Como se ve, la foto está tomada al mediodía, cuando el mejor momento para tomar fotos artísticas es al atardecer, cuando los colores son más cálidos, debido a los rayos del sol poniente. Pero cuando uno se viste de turista, no cabe elegir la hora: Toca y toca.

        Se aprecia la mayor ligereza del entablamento, ente el tejado y los capiteles, que es mucho más estrecho que el del Partenón. Y el tamaño del Templo, tomando como referencia una manga humana, a la derecha. Que los escalones de acceso no son una bagatela ...

        Como se ve, el santuario de Poseidón es de lo más simple, porque lo que viene detrás de la puerta ya es el santuario de Hefestos ...

        Y una imagen insólita del muro posterior, el que separaba ambos Templos.

 

Muro de separación ente ambos Templos, previsiblemente reconstruído.

(Fuente: Colección particular.)

 

        Nótense esos dos bloques modernos, con la espiga nuevecita en la base, a la derecha, abajo, así como el hecho de que casi todos los bloques nuevos están mal colocados. Los bloques de la espiga están bien colocados, la parte lisa a la vista. Pero fíjese el lector en todos los demás, sobre todo el de la séptima hilada, sobre el de la espiga. Y en todos los bloques nuevos de esa zona. ¡Todos muestran la parte mal tallada, que debiera quedar oculta! ¿Colocaron los restauradores todos los bloques nuevos al revés, la parte vista aprisionada por otro bloque, y la parte basta a la vista? Es sorprendente ...

        Mañana veremos los artesonados del techo, que son impresionantes, lástima que estén bastante sucios ...

 

Fernando Conde Torrens es autor de "Simón, opera magna", "El Grupo de Jerusalén", "La Salud" y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com  hay comentarios y más información sobre este libro.