Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La Creación

……….. Hay en este relato dos formas de ver la vida, la existencia, la Creación; incluso al mismo Creador. Y dos formas distintas de considerarnos a nosotros mismos, los humanos. Hay que mirar nuy dentro para ser capaz de captar la segunda manera, la menos extendida, la más profunda y esencial. Para poder lograrlo, hay que tener la Esencia bastante desarrollada. Y eso …

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

                                                       .

.                        .

                                                       .

Entre las gentes del valle

se dice, y todos lo aceptan,

que Dios ha creado el mundo

con su infinita Potencia

y que ellos son criaturas

miserables y pequeñas,

y que por sí nada pueden,

y a Dios sus ruegos elevan.

.


N
ecesitan sacerdotes

y ellos celebran sus fiestas

para dar gracias a Dios

porque envía las cosechas,

y porque les da los hijos,

y pedir que los proteja

del pecado y del infierno,

del hambre y de las dolencias.

 .


B
ien está, pero esos ritos

construyen una quimera :

La de que Dios está lejos,

la de que Dios está fuera,

que Él es un Dios personal,

la Divina Providencia,

que va repartiendo dones

y que va poniendo pruebas,

que lleva el carro del mundo

como un arriero las riendas,

corrigiendo puntualmente

si el carro el camino deja.

 .

Dios que exige ser amado,
Dios
que nos vigila y vela,.
Dios
que a veces se arrepiente,

Dios que castiga y que premia

porque no siempre las cosas

suceden como Él desea.

.


T
al conjunto de doctrinas

un “montaje” representan

en el que el humano es polvo

y en el que hay una barrera

infinita. En lo alto, Dios.

Los humanos, a mil leguas,

allá, al fondo del barranco,

rodeados de miserias,

negligencias y pecados,

pecados y negligencias.

.


S
i entre tanto desatino

alguien de pronto recuerda

algún fragmento del Libro,

como que “el  Reino está cerca”

o bien que “Dios se ha encarnado”,

que “el Reino está dentro nuestra”,

vienen nuestros moralistas

y vienen nuestros exégetas

y con el ceño fruncido

nos dicen que si la Iglesia …

que si orgullo desmedido ….

.

Ninguno de ellos se entera

de que el aire que respiran,

todo lo que les rodea,

cada átomo de su cuerpo,

su íntima Naturaleza,

esa parte más profunda

y más sutil que es su Esencia

participa, ¡ qué milagro!,

de la Divina Potencia.

.

Y que no son poca cosa,

ni están hechos de miseria,

y que no son criaturas,

ni tampoco son pequeñas,

de que Dios no está Allá Arriba,

de que no existe barrera

ni grande ni diminuta

entre su Esencia y la nuestra,

que somos un trozo de Él

pero inmerso en la materia,

de la que hay que liberarse

para ser ya pura Esencia.

.

Que somos la Creación,

pero que es de otra manera.

No es Dios el que crea el mundo.

.

Él es el que se re-crea,

el que crece, se hace grande,

aún más grande, el que progresa,

comenzando por no ser

y que lo que no es, sea.

.

Es Él, no somos nosotros

quien crece en este planeta.

.


Él
es, Él, la Realidad.

Nosotros, pura apariencia,

disfraz tras el que Él se oculta,

etapa que atrás se deja,

valla que hay que superar,

espejismo que se quiebra

mediante el Conocimiento

de que es única la Esencia,

que toma diversas formas

si a la Plenitud se acerca.

Se viste de Humanidad

cuando ya toca la Meta.

.

Unión mística, Nirvana,
Samadhi
, Tao ... ¡ qué pena

que a la misma Realidad

la dividan mil fronteras !

Hablar de Él y de nosotros

es dormir aún la siesta.

Fijarse sólo en lo múltiple,

estar en la “infancia” plena.

.

Ocuparse en poseer,

hacer de los bienes meta

es ser un “niño de pecho”

que el ya Plenitud contempla

con esperanza, cariño

y sonrisa de tristeza,

pensando en cuanto dolor,

cuanto daño y cuanta pena

repartirá en derredor

hasta hallar la Vida Plena,

pero sabiendo también

que todo el daño que hiciera

sólo servirá de impulso

que incite a buscar la Meta

a otros mil “niños pequeños”

que por el mundo gatean.

.

.

La Creación

     La Creación

.

.

Fernando Conde Torrens es autor de Año 303. Inventan el Cristianismo, recientemente editado, “El Grupo de Jerusalén”, “Simón opera magna”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. 

. La Creación

. La Creación

7 comentarios en “La Creación”

  1. Edaurdo Ruiz dice:

    Que grande eres Fernando, desentrañas los misterios con la sabiduría y sencillez de quien los vive.
    Un abrazo Eduardo

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Dichoso y grande tú, Eduardo, porque captas el mensaje. Ese poema, u otros cercanos, debe despertar algo dentro. Eso es para saborearlo y para adivinar cómo se produce y cómo se reitera.
      Un abrazo.

  2. Maria Teresa Aparicio Robert dice:

    Que plenitud se experimenta leyendo estas líneas! Gracias por compartir esta preciosidad de vivéncias.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Hola María Teresa. Me agrada mucho tu percepción de esto, pero atención, porque conviene que nos demos cuenta de lo que nos sucede. Es posible que la lectura de estas poesías a algún “buscador” le provoquen algo cercano al Contacto con el Fondo. O si se prefiere, un Contacto con el Fondo de la intensidad que ese “buscador” sea capaz de sentir.

      El proceso es el siguiente: Cuando tenemos ya nuestro Corazón Superior (o Fondo) desarrollado, éste se nos manifiesta cuando entra en sintonía con algo de su Dimensión, con algo que le es afín. Y todo texto de Sabiduría es afín al Fondo. De modo que leyendo textos donde haya Sabiduría, el Fondo se excita, se pone en movimiento, y nuestro corazón inferior – el que mejor conocemos – lo percibe y siente, se alinea con el Fondo, y entonces somos conscientes del Gozo sin Causa, que es lo que da el Fondo.

      Dicho de otro modo, sólo sentimos con el corazón inferior. Para que sintamos las maravillas de la Dimensión Superior, ese corazón de uso cotidiano se ha de alinear con el Corazón Superior y éste debe estar pulsando, latiendo. Y sólo late cuando se sitúa en la Dimensión Superior, cuando percibe cosas de esa Dimensión, cuando percibe Plenitud. Por eso, la música, textos con Sabiduría y tus anotaciones en tu Diario, cuando estés inspirada y hayas “sentido”, son el Portal para volver a tener esa misma experiencia, el Portal de acceso (como ésos que salen en las películs de ciencia ficción) a esa Dimensión tan especial. Ëste es la razón de escribir un Diario.

      Analiza a ver qué te sucede. Un abrazo.

  3. Jorge Margarit dice:

    Ha resonado en mi. Muchas gracias Fernando.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Para eso era. Un abrazo, Jorge.

  4. Juan dice:

    Gracias por pasarnos esas palabras de sabiduria cada dia mas estamos aprendiendo contigo un abrazo señor fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *