Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La Divinidad

……….A  la Divinidad se le capta con el Fondo, no con la mente. Sin embargo, la mente es como una lupa a través de la que percibimos las ideas ajenas. Por eso, cuando de las cosas sobre la Divinidad se trata, lo conveniente es dejar resbalar las ideas que nos digan sobre Ella hasta el Fondo y entonces «sentir de manera clara y distinta» si lo que nos llega de fuera pertenece a la Verdad. O bien, preguntar al Fondo sobre las cosas de la Divinidad. He de insistir en que estas ideas sobre la Divinidad no se escriben con destino a la mente del lector, sino con destino a su Fondo. A estas alturas, eso no debe ser un problema.

……….Fueron las mentes de quienes no usaban su Fondo las que nos legaron la idea de un Dios personal. Si hubieran usado su Fondo, hubieran sabido que la Divinidad no es así. La Plenitud Divina no participa de los modos de nosotros, los humanos. A los humanos nos gusta que nos valoren positivamente, que nos quieran, que nos obedezcan. Nos gusta disfrutar de cosas externas a nosotros. Y se imaginaron un Dios que desea ser querido y obedecido. Un Dios al que se le puede contrariar, e incluso enfadar; que premia y castiga, según le obedezcan o no; que reacciona al modo humano.

……….El Fondo sabe que la Divinidad no es así.              

……….* ¿No va a saber Ella que no somos plenos desde un principio?

……….* ¿No va a saber que nos cuesta mucho mejorar?

……….* ¿Cómo iba Ella a enfadarse por hechos tan obvios?

……….La Plenitud Divina ya sabía todo eso.

……….* Y no se ofende por nuestra infancia.

……….* Ni le contrarían nuestras travesuras.

……….* Ni le hieren nuestras rabietas.

……….* Ni le enfada nuestra ignorancia.

……….

Como gotas de rocío, sobre la Divinidad

                  La Divinidad, posados sobre Ella

 

 ……….

……….El deseo de la Divinidad respecto a nosotros no es ser adorada, sino conocida. No es ser amada, sino compartida.

……….La Divinidad no tiene otro objetivo respecto a nosotros sino que nos introduzcamos en Ella. Nada menos.

……….Y sólo en ese encuentro se encuentra la Felicidad. La Felicidad es un «¿Ves? Ya estás Aquí«, pronunciado por Ella.

……….La Felicidad es participación. No es otra cosa. Es participar de Su Dimensión.

……….Ella es Plenitud, Felicidad, Amor, Gozo, todo ello a la enésima potencia. La Plenitud Divina es más un Estado que un Ser personal. Estado que desea ser compartido, participado. Para eso se metió en la aventura de la Creación. Para aumentar la cantidad de Plenitud del conjunto.

……….Desde Heráclito (hacia -450), los que miran «donde Dios manda» oyen decir que la Divinidad es Revelación, Motivo, Causa, Cuidado, Preocupación, Inteligencia y todo ello a la vez y con mayúsculas. Que todo eso significa su famoso, pero mal comprendido, Logos. Es una definición aparentemente ambigua. La Divinidad es todas esas cosas para nosotros. Realmente, es la mejor definición que un ser humano puede hacer de la Divinidad, que es nuestro origen, el motivo de nuestro Ser, quien nos cuida y quien se nos revela, mediante el «ojo interior«.

……….Otro Maestro del Helenismo, Parménides, decía a quienes le escuchaban que para acceder a esa Dimensión hay que subirse al carro del Conocimiento. Y aprender a llevar las riendas. El instrumento que Ella nos entregó, un átomo de su Ser, es lo que aquí llamamos Fondo. Es el instrumento para explorar la Dimensión a la que el Fondo pertenece, que no es otra sino la Dimensión de la Plenitud Divina.

……….De ahí la importancia de ponerlo en marcha. Sin él no se capta el Plan. Y seguimos despistados. Pero eso Ella ya lo tiene en cuenta. Y el suave aliciente que ha puesto para que avancemos hacia Ella es que dándole la espalda se pasa mal. Y dentro de Ella se pasa bien.

……….Así de sencillo.

.

Copyrigth (c) Fernando Conde Torrens, el 2-11-2.002.    6

……….

Foto http://www.freejpg.com.ar               Siguiente artículo: Vida después de esta vida.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Año 303. Inventan el Cristianismo«, recientemente editado, «Simón, opera magna«, «El Grupo de Jerusalén«,  «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

 

8 comentarios en “La Divinidad”

  1. Raúl Ugalde León dice:

    Gracias amigo; tanto por recordar tanto por gozar…

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Vale, pues a seguir dándole, poco a poco, que nos transformamos en mejores personas y más felices. Un fuerte abrazo.

  2. Marciano Gonza dice:

    Hola amigo Ing. Fernando Conde, es Ud genial, lo máximo.

    Le comento que hace 5 años frecuentamos y enamoré a una hermana; somos enamorados/novios, bautizada como Testigo de Jehova y ella me plantea que yo debo de recibir clases bíblicas, luego bautizarme como Testigo de Jehova y sólo así ella se casaría conmigo y ambos viviríamos para Jehova.

    Me preocupa y Sinceramente no comparto con las prohibiciones que les imponen a sus miembros. Me he enterado después de haberla conocido.

    He visto y escuchado el vídeo de su conferencia, siento como que Ud me ha quitado las vendas de los ojos, y también he leído partes puntuales de la Biblia, donde trata sobre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y en algún pasaje dice que el Espíritu de Dios está en nosotros, los seres humano. Entonces mi pregunta es: Si Dios es amor según la Biblia, la Plenitud DIVINA se refiere a ese Dios? Y cuando Ud expone el LOGOS se refiere al Espíritu de Dios que mora en nosotros, según la Biblia? Yo pienso que entendiendo bien a Dios o la Plenitud divina, o el LOGOS, o el Espíritu Santo, podría yo hacerla comprender y que vea la realidad a mi amiga, a quien la quiero mucho.

    Bendiciones a UD. y Gracias de antemano por sus enseñanzas, desde ILO PERU.

    Un fuerte abrazo.
    Marciano Gonza.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Muy buenas, Marciano. Planteas dos cuestiones. Voy primero con la fácil.

      El Espíritu de Dios que lees en la Biblia es el Logos, la Plenitud divina, la Semille de Plenitud, y, por tanto, divina, que tenemos todos los humanos. Así que respondo afirmativamente a tus dos preguntas. Pero hay que desarrollar esa Semilla. Si no la desarrolla uno, con bondad y amor hacia los demás, siendo cada vez más pleno, no se desarrolla la Semilla, sigue siendo sólo semilla, y esa persona evoluciona poquito. Esto quiere decir que seguirá siendo muchas veces infeliz, que tendrá problemas y sufrirá. En la Web tienes un Camino para desarrollar la Semilla y buscar la Unión con la Plenitud divina.

      El otro tema … es muy aventurado aconsejarte en ese campo, el de tu corazón. Pero tal vez es la gran disyuntiva que tienes ahora. Debieras poner en marcha aceleradamente tu Mente Superior. Y preguntarle, antes de dormirte, qué elección debes hacer. Porque te mentiría si te dijera que confío en que puedas convencer a tu novia de que el Camino que me parece que ves claro pueda ser el camino que sigáis los dos juntos. Una persona que ha entrado hasta el fondo en esa religión no parece nada posible que quiera seguir otra cosa que ese camino suyo. Y tú deberás volverte como ella. Caso de hacer esto, volverte TJ, puedes seguir el tuyo a escondidas, sin ella saberlo, pero sólo a escondidas, no con ella. Después de todo, es un camino interior, pero deberías renunciar a comunicar con ella tus experiencias internas, por hermosas que sean.

      Pero qué quieres hacer, te lo debe decir la Mente Superior que portas, una faceta de la Semilla que tienes, y que responde con urgencia cuando alguien le pregunta algo que mnecesita saber con urgencia y vitalmente. «Consultarlo con la almohada», lo llamaban nuestros antepasados, es consultarlo con la Mente Superior, tu Componente Superior para este tipo de decisiones.

      La decisión que tomes te debe dejar en paz, en armonía, estando seguro de que has decidido lo perfecto para ti. Mucho acierto, mi querido amigo.

  3. Marcela dice:

    Exelentes deducciones mi querido Fernando el aprendizaje que tu compartes es inigualable, coherente, real y cada dia aprendo mas un abrazo.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Gracias, Marcela. Para «buscadoras» como tú vio la luz esta Web en 2.002.

      Que disfrutes de los frutos que nos han regalado, colgándolos del Árbol de la Vida, a nuestro alcance, con sólo levantar las manos.

      Un abrazo y Enhorabuena porque captas.

  4. alain rosine dice:

    Hola Fernando, acabo de adquirir su ultimo libro via digital y estoy procesandolo; me intereso por su integridad analitica con un enfoque cientifico, sin embargo no deja de intrigarme como pudo decorticar estos 4 evangelios y descubrir sus claves y relacionarlas con estos 2 personajes tan antagonicos, Lactancio y Eusebio? Otra pregunta mas, ¿qué tanto sabían los Griegos del Creador o Divinidad, y en que basaban este Conocimiento, en la intuicion?

    Gracias por alumbrar nuestro oscuro camino. ¡Un abrazo!

  5. Fernando Conde Torrens dice:

    Buenas noches, Alain. Tiene en sus manos la respuesta a sus preguntas, «Año 303». No me pida que le revele el desenlace.

    Si realmente se interesa por todo el proceso de la investigación y después de leer «Año 303» aún le quedan dudas, es muy fácil que éstas se resuelvan en los dos libros anteriores, que no sé si tiene, pero que veo que conoce, al menos de oídas. En ellos se cuenta la primera parte de la investigacion, los primeros 12 años. Y en el tercero, el desenlace final, otros 12 años. Creo que con el tercero va a entenderlo todo, aunque yo no lo hice resumiendo lo logrado antes, pero sí partiendo de lo que ya sabía antes de empezar a investigar el tema de las firmas.

    No sé muy bien a qué llama Vd. intuición, si conoce la fuente. Es posible que deba responder que sí, que empleaban la intuición, pero sólo si para Vd. ésta es el fruto del soplo de los dioses en oídos humanos. Sobre lo que los griegos sabían de la Divinidad, lo sabían todo. La Divinidad es para percibirla, para experimentarla, no para describirla. Y enseñaron a percibirla. Y lo dejaron escrito, pero esos libros se quemaron y sólo nos ha sido conservado el 1% de lo que escribieron. De manera que para entenderles hay que saberlo por otros medios, y luego comprobar que lo que ellos dicen coincide con lo que uno ya ha experimentado y averiguado antes y sin ellos.

    Lea, Alain, lea …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *