Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La Donacion de Constantino

……….Hay autores que exponen en sus trabajos los puntos débiles de personas ligadas a la casta sacerdotal, presente o pasadas. No es ésa la línea editoria de esta Web. No se airean aquí debilidades humanas. Eso, para nosotros, no es un argumento válido. Aquí analizamos aspectos estructurales, básicos, esenciales. La Donacion de Constantino

……….No se ha hablado, y no se va a hablar, de las Cruzadas, ni de la Inquisición, ni de la quema de «brujas», poniéndolas como prueba de nada. Posiblemente el nombre de dicha Institución sólo se haga en esta ocasión. Pero sí analizaremos falsificaciones del mismo estilo que la que da sentido al libro.

……….Y hoy toca hablar de la Donación de Constantino. Fue otra más, de menor calibre, eso sí, vista desde hoy. Y más burda. Un ambicioso Papa de mediados del siglo VII, de cuyo nombre no quiero acordarme, no era tan agudo como nuestro Simón, qué va … De haberlo sido, aún estaríamos creyendo en su tingladillo.

……….

………………………….

……….

……….Hasta el presente conocemos una falsificación relacionada con Jesucristo, la de su falsa carta, dotada de firmas de Simón, como se expuso en este mismo blog. El autor que la cita por vez primera y que afirma haberla descubierto en los archivos del reino de Edesa es Eusebio de Cesarea.

……….Se sabe ya de la segunda falsificación, la de todo el Nuevo Testamento, con las mismas firmas de Simón recorriéndolo desde Mateo 1,1 hasta Apocalipsis 22,21. Obra también de Eusebio de Cesarea, estropeada en parte por otra persona que le corregía la redacción de continuo. Todo apunta que a que esa persona sea Osio, co-protagonista, junto con el Emperador Constantino, en la presidencia del llamado «concilio de Nicea».

……….Hoy nos asomaremos a una tercera falsificación, la que se hizo pasar como «Donación de Constantino«, por la que supuestamente el Emperador entregaba todo el Imperio de Occidente al obispo de Roma contemporáneo suyo, san Silvestre, y él se retiraba a Constantinopla. La historia del montaje, su razón de ser, consecuencias y el descubrimiento del embuste están magistralmente expuestos en este enlace, por lo que voy a evitar repeticiones y doy por sentado que el lector lo va a leer en su totalidad, no tiene desperdicio.

……….Si el interés del lector es total y quiere leer el texto del documento, está en este enlace. (Enlace, a lo que parece, no creado aún.)

……….Yo diría que el lenguaje empleado en la redacción de la falsa donación es eclesial por los cuatro costados.

……….En este tercer enlace (enlace desaparecido) vemos el análisis que la propia casta sacerdotal hace de un punto negro de su pasado. Se extiende sobre si el origen estuvo en Roma o en otro lugar, pero hoy está claro para todos que el documento es una falsificación.

.. La Donacion de Constantino

La Donacion de Constantino

  La Donacion de Constantino

.. La Donacion de Constantino

……….Mi pequeña reflexión va a centrarse en ese «hoy» que he remarcado. Porque una cosa es lo que hoy esté aceptado por la casta sacerdotal y otra cosa distinta es lo que sucedió antes de hoy. Y sería bueno seguir la pista a cada una de las tres falsificaciones para comprender su sentido. Dicho de otra manera, cuando ya no hay solución, cuando se ha batallado hasta el agotamiento por mantener el «montaje», se pide perdón ante los medios de comunicación por un «pecadillo» ligero y lavada la cara. Las cosas no son así. La Historia no se lava con una declaración de humildad momentánea, máxime cuando ésta no tiene mayores consecuencias.

……….La falsificación de la carta de Jesucristo se realizó hacia el año 324, cuando Eusebio publicó su obra Historia Eclesiástica (acepto un margen de error de 5 años). Y se dio por buena durante cantidad de siglos. A decir verdad, no tengo el nombre de la persona o personas que demostraron que dicha carta era una falsificación. Si barrunto que ello se comenzó a poner en solfa en el siglo XIX, con la crítica alemana, muy mal vista por la casta sacerdotal de su tiempo, no creo errar mucho.

……….Tampoco creo equivocarme si mantengo que la tal carta ha sido tenida por cierta más siglos de los que se la ha considerado falsificación. Es posible, y ya me dirán si estoy equivocado, que fue tenida por cierta desde el siglo IV hasta el XVIII, ambos inclusive, y por falsa los siglos XIX y XX. De ser las cosas como presumo, el balance de la falsificación no puede ser más ventajoso para sus autores, nada menos que 15 a 2 a su favor.

……….La Donación de Constantino habría sido tenida por cierta desde su elaboración, digamos que hacia el año 750, hasta el 1.450 en que un ingeniero … digo, un polígrafo, Lorenzo de Valla, defiende que ni el Credo de los Apóstoles es obra de los Apóstoles ni la donación de Constantino es de Constantino. La casta sacerdotal de la época monta en cólera, claro está, pero el hombre tenía razón, el menos en lo segundo. Y logra no morir convertido en cerilla.

……….De todo ello se deduce que la susodicha Donación fue tenida por válida durante los 700 años que van entre una y otra fecha. Llevamos sólo 550 años en que se la tiene por lo que es, por un embuste. En el histórico de la cosa, pesa aún más el tiempo en que se dio por válido lo que era falso.

……….Y ahora llegamos a la falsificación reina, al non plus ultra, al documento que menos podía uno imaginarse que fuera toda una falsificación hecha como Dios manda. Ha estado durante 17 siglos siendo dada por buena y santa, palabra de Dios, dotada de inerrancia. Para el fiel o el descarriado, sépase que la casta sacerdotal cristiana ha mantenido desde siempre que las Sagradas Escrituras, el Nuevo Testamento, tienen la propiedad de la «inerrancia», que significa que no pueden errar, que es infalible. Ello ha llevado a más de uno a situaciones lamentables. La razón de peso para la tal «inerrancia» es que están inspiradas por el Espíritu Santo. Y como Dios no puede equivocarse, pues queda demostrado.

……….En lo que pocos se fijaron durante siglos pasados es en que lo de aplicar la inspiración divina a esos escritos precisamente sólo lo mantenía la casta sacerdotal que vivía de ellos. Y nadie dice que ella no pueda equivocarse, e incluso mentir, si se tercia. La Divinidad no puede equivocarse; menos, mentir. En eso estamos todos de acuerdo, incluso los que no aceptan que exista una Divinidad. ¿Cómo va a equivocarse un Ente que jamás habla? Pero, ¿y la casta sacerdotal? En ese detalle parece que no se cayó. O si se cayó, fue lo del cascabel y el gato. No sea que acabes hecho una cerilla. De modo que lo primero que hubo que hacer es dar carpetazo a cierto santo tribunal, para poder expresarse uno con santa libertad.

……….Pero volvamos a la falsificación por excelencia. Ha funcionado bien y logrado mucho más de lo que su ingenuo creador pensó. Y está por ver lo que pasará con ella. No obstante, nosotros, afortunados mortales que crecemos y nos reproducimos a caballo entre el segundo y el tercer milenio, vamos a ser espectadores de lo que sucede con la tercera falsificación descubierta sobre temas sagrados. De momento, entrando con cierta asiduidad en este blog. Más adelante, ¿quién sabe …?

……….Y la postura que mañana y pasado veamos mantiene la casta sacerdotal es, no se dude, la que siempre se ha mantenido cuando algún polígrafo deslenguado habló más de lo que debiera. Una cosa son los primeros momentos, o años, y otra la fachada que se adopta siglos después, cuando ya no hay más remedio.

……….Hay más falsificaciones, pero con estas tres por hoy ya es suficiente. Las demás son mucho menos conocidas, y, aunque van por el mismo camino, ninguna iguala, ni de lejos, a la reina de la casa, la que hoy está en el candelero.

……….……….. La Donacion de Constantino

Siguiente artículo: ¿Fallo humano o consecuencia?

……….……….. La Donacion de Constantino

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….. La Donacion de Constantino

© Copyright Fernando Conde Torrens

. La Donacion de Constantino

. La Donacion de Constantino

. La Donacion de Constantino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *