Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La época de “los contactillos”

        El contenido de esta Web debe correr paralelo al progreso de quienes la leen. Y eso es lo que está sucediendo. Progresivamente iremos hablando de las cosas que van siendo actualidad para las personas que por aquí merodean. De forma que hoy hay que hablar de las primeras experiencias: La época de los contactillos, de los primeros contactillos. Les llamaremos así para diferenciarlos del Contacto por antonomasia, ya que ése no ofrece dudas.

………. La primera novedad.

.

        Al principio, cuando se dan las primeras experiencias, la primera duda que surge es si aquello es realmente algo nuevo y relacionado con el Fondo o es un engaño de la propia mente. La medida que aquí ponemos para evitar sugestionar el personal es decir lo menos posible de la forma que tiene la experiencia. Ya la experimentará cada uno. La descripción espontánea del interesado es la mejor garantía de que lo sucedido es genuino. Por eso, cuanto menos hablemos de cómo es la cosa, mejor. 

.

        Pero hay que advertir a las personas que entran en esa interesante etapa que la duda rondará su cabeza. Al principio es normal que así sea, que nadie se sorprenda. Nos ha pasado a todos. Ante una experiencia atípica, uno sufre un cierto desconcierto. Bien, la primera prueba que debe pasar la experiencia es que, cuando uno está en ella, el tiempo deje de tener sentido. Alternativamente, que las cosas que suceden uno nunca se las había imaginado. Asimismo, ha de venir acompañada de una intensa sensación de paz, armonía, gozo sin causa, sólo por estar allí. Si se dan una o varias de estos síntomas, alegrémonos. Difícilmente la mente es la causante de esas sensaciones, de ese sentir.

.

        Pero, superado el primer estupor, lo importante es saber qué hacer a continuación. La meta es clara, se trata de dominar esa capacidad nueva que está apareciendo en nosotros. Por tanto, ¿qué conviene hacer para lograr que la experiencia se repita a voluntad, cómo hacerla depender de nuestra voluntad? 

………. La “postura”.

.

        Veamos primero lo que no hay que hacer. Ponerse nerviosos. Pensar que ya lo tenemos conseguido. Intentar sacarle el mayor provecho a la cosa. Contarlo a todo el mundo que se nos cruza por la calle. Esto es evidente y ya se le había ocurrido al experimentador. Veamos, por tanto, lo que conviene hacer.

.

        Fundamental, tranquilidad y paciencia. El trabajo que nos espera necesita su tiempo y tenemos para darle todo el tiempo que nos quede de vida. No es cuestión de días, pasarán semanas y aun algún que otro mes hasta que logremos el dominio y que las cosas sucedan cada día a la hora que nos lo propongamos. Recuérdese la imagen que poníamos en otras ocasiones, se trata de que el contacto con el Fondo responda de la misma forma que responde el interruptor cada vez que encendemos la luz de la mesilla de noche. Y no exagero.

.

         Repitamos la postura interior que logramos cuando hemos tenido el contactillo. Recordar lo que hicimos y hacer lo mismo. Es muy importante limpiar la intención. Ya sabemos que hay que lograr una limpieza interior, ausencia de todo ruido, actitud positiva, honestidad, simplicidad, conectar con nuestro/a niño/a interior. Volvernos tan inocentes como un pequeño y que ese pequeño que somos exprese su deseo de entrar en contacto con la Plenitud que hay en nosotros. 

.

La época de los contactillos.

                La época de los contactillos. Una experiencia nueva.

………. Limpieza interior.

.  La época de los contactillos.

       Limpiar la intención, ahora que sabemos que se pasa bien allí, supone desear no por el in Dakle matracaterés, no porque podemos solucionar nuestros problemas, no por el Gozo, no por rentas que pensamos sacar de allá. Supone desear por acercarnos a la Plenitud, por ser más plenos, por dejar que la Perfección se instale en nosotros, por volvernos más sutiles y menos pegados a lo material. No deseemos para lograr nada material, sino para volvernos más inmateriales. Estas ideas, que podrán parecer estupideces a los extraños, deben ser comprendidas por la persona que busca el contacto con el Fondo.

. Toma ya La época de los contactillos.

        Por tanto, paciencia y limpieza. Cada cual tiene su historia, sus asignaturas pendientes, sus necesidades, y por tanto se acerca a lo sutil desde su propia perspectiva. Uno hará hincapié y demandará el Saber, otro el Gozo, otro tal vez nada, estar. Todo es válido. Lo que sucede es que, igual que las reglas son universales, del mismo modo que lo Uno es no temporal, esa Dimensión es perfecta y contiene todo lo que es perfecto. Y cada cual captará aquello de lo que él está más necesitado. Pero siempre captará facetas de la Perfección que aquello es. Y comprenderá cada vez con más claridad que lo que está desarrollando es “una capacidad de percepción”. Una percepción nueva, desde luego. E inimaginable.

Vaya por Dios La época de los contactillos.

        Tal vez sea el momento de repasar lo que está dicho sobre el Contacto con el Fondo y lo que el Fondo da. Que nadie se sienta apremiado, precisamente ahora es cuando más despacito y con buena letra hay que actuar. Preguntas concretas, ya se sabe, al correo directo. Un correo directo sobre la etapa de “los contactillos” de alguien me permite transcribir su mensaje y mi respuesta, en el Foro, bajo el pseudónimo de Iker. Puede ser un buen complemente a lo dicho aquí.

. Sino  La época de los contactillos.

.Foto http://www.freejpg.com.ar          Siguiente artículo: Perspectivas futuras.

……….Aunque  La época de los contactillos.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens     20

.  Mas La época de los contactillos.

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo“, recientemente editado, “Simón, opera magna“, “El Grupo de Jerusalén“, “La Salud” y una serie de artículos sobre Historia, Pintura, Cerámica, Viajes, Encuadernación de libro antiguo y más temas, como “Quién soy yo” y “Qué hago aquí“. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

………..  Pero La época de los contactillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *