Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La historia de Jerusalén por etapas 4

La historia de Jerusalén por etapas 4

.

.

.

……….   Como es obligado, nos basaremos en el mapa de lo que era Jerusalén en en el año 1.866 cuando se centraron sus autores en el reflejo de la Ciudad en tiempos de los romanos, de Tito en concreto. Al final daremos cuenta de las obras que descubrieron los franceses sobre el sitio de la Ciudad por Tito, que ése era el objetivo del libro y de la expedición, hallar las huellas de dicho asedio. Nótese que debajo del Templo y rodeando al «Ophel» está el «Muro de Manasés«, según se creía en 1.866. Fíjese también el lector en lo pequeño que es el «Ophel«, que no da para construir nada consistente sobre él.

.

Reconstrucción topográfica de la Jerusalén del siglo I.    La historia de Jerusalén por etapas 4

La historia de Jerusalén por etapas 4

[Fuente: Les derniers jours de Jerusalen» de F. de Saulcy. París, 1.866]

.

……….   Pero ahora estamos con la «Segunda Ampliación» de la Ciudad, según los datos que podamos recabar del pasado. Y ya vimos el día pasado que no podemos fiarnos en absoluto de las versiones oficiales y de lo que se ha publicado recientemente, porque los dibujantes han dibujado a su antojo, basándos vete tú a saber en qué, introduciendo absurdos en sus imaginativas reconstrucciones.

……….   De los Atlas antiguos, queremos traer a colación el de Kiepert, que fue Autor que nos pareció más honesto y perspicaz . Ésta es la versión que dio Kiepert de la Jerusalén de tiempos de Cristo.

.

Jerusalén en el siglo I según el Dr. J. Kiepert. La historia de Jerusalén por etapas 4

El Santo Sepulcro en la Historia 4

[ATLAS ANTIQUUS. Ancient World. De. Henry Kiepert. Berlín, 1.890]

.

……….   La verdad es que en nuestro razonamiento no tuvimos en cuenta qué opinó ninguno de los Autores de Atlas antiguos reproducidos en artículos anteriores. Nos basamos en la lógica elemental y en lo que de fiable podía haber en la Historia, siempre a nuestro juicio. Humano, y por tanto falible. Lo que aquí podamos presentar es sólo una «propuesta» de reconstrucción histórica de la Ciudad de Jerusalén a lo largo de su historia.

……….   Hay diferencias entre la propuesta de Kiepert y la nuestra. Repetiremos la nuestra. Da la impresiòn de que Kiepert no  puede sustraerse a lo que vienen repitiendo sus colegas y dibuja una planicie debajo del Templo, para que ahí quepa la supuesta «Ciudad de David«, aunque no la coloca ahí. Pero deja bien claro que el extremo Este de la ciudad lo constituye el «Monte Moriah» con el Templo. Y que paraleleo al lado vertical y mayor del Templo discurre el «Valle del Tyropeum«, gran parte del cual considera dentro de la Ciudad, intramuros, en una etapa o en otra.

……….   Si el lector se fija en la «Muralla inferior» – dibujada en negro – y en cómo incide en el Templo, verá que es igual que en nuestra versión. Y si sigue la «Muralla Norte» de esta primera ampliacion – en rosa en el plano de Kiepert – verá que incide en el Templo de manera similar a nuestra versión, no abarcando el Templo final y grande, sino a media altura. Aqui queremos parar las similitudes. Kiepert adopta, como sus colegas, como Templo en la época de la primera ampliacion el Templo total y definitivo. Nosotros, que no nos debemos a nadie, no identificamos ambas plantas. La planta del Templo en tiempos de Ezequias y Manasés o algo posterior la suponemos de mucha menos extensión que el imponente «Templo de Herodes». Y aquí pensamos que está uno de los errores más evidentes de los cartógrafos oficiales.

……….   Y no podemos evistar recordar lo leído en un autor crítico y perspicaz que afirmaba que uno dice algo, otros dos lo repiten sin analizarlo. Luego vienen un tercero, un cuerto y un quinto que aún analizan menos que los anteriores, confiando ciegamente en lo que han leído en cuatro sitios. Y al final todos dicen la misma tontería que dijo el primero. Esto pasa en no pocos aspectos, hemos llegado a deducir en esta casa. Y «como muestra basta un botón«.

……….   No queremos dejar esta comparación sin resaltar que bajo el Templo no hay sitio para una «Ciudad de David«, pues las curvas de nivel se oponen a tal suposición. Y éstas no han variado de tiempos de Cristo a tiempos de los franceses, 1.866.

.

.

.

La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4 

La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4 

La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4  La historia de Jerusalén por etapas 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *