Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La mente inferior y los grandes problemas

……….He podido comprobar una característica de la mente inferior que la diferencia de la Mente Superior, que es su subjetividad, su capacidad de transformar las cosas a su antojo. Siempre me ha llamado la atención la forma tan diferente que tienen los humanos de tomarse las cosas y me había ya percatado de que para comprender al prójimo es necesario pensar o sentir desde su piel, así que me gusta practicar el cambiar de piel, es decir sentir no desde mi punto de vista y mi idiosincrasia, sino desde otro ajeno. Basta desearlo: ¿Cómo lo ve él?, y te quedas a la espera sin darte respuesta. De repente algo te inspira y lo sientes de golpe.La mente inferior y los grandes problemas

……….Y así he ido comprobando la relatividad de las cosas. Como si la experiencia mundana tuviera múltiples caras. Me resulta sorprendente y muy interesante cómo unos sucesos que atañen a grupos de personas les aportan cosas tan diferentes, en función del tipo de percepción que tienen cada uno. La vida en la Tierra es un mecanismo enormemente complejo y perfecto.

……….¿Cuál es la cara verdadera de las experiencias que se van sucediendo en nuestras vidas? Nuestra naturaleza tiende a buscar lo Único, la Verdad Absoluta. ¿Cuál es la forma correcta de reaccionar ante un hecho que nos presenta la vida, la que nos llevará a encontrar la paz, la felicidad, a acertar en nuestra decisión?

     Primero pensé que ninguna de ellas encerraba esa perfección por su relatividad o más bien que todas las posibles reacciones eran igual de válidas, ya que cumplían su objetivo, ya fueran de forma acertada o un error, nos permitían mejorar y enriquecernos. Pero hace poco me di cuenta de que existe una postura que siempre encierra lo auténtico, ya que desaparece la relatividad. Se trata de saltar por encima de la mente inferior, situarnos en un punto de vista superior.

.

La mente inferior y los grandes problemas

       La mente inferior y los grandes problemas

……..

……….Es muy útil ante problemas muy serios que se nos presentan en la vida en los que, aunque podamos presumir de grandes dosis de autocontrol, nos absorben como un remolino, porque de ellos depende demasiado o hemos bajado la guardia. No se trata de un truco para encontrar la solución perfecta, sino más bien un mecanismo para tomarnos el problema de otra forma y encontrar la paz inmediatamente.

……….Probablemente nuestra forma de proceder también varíe desde esa perspectiva absoluta.

……….Pensad en la forma que tienen los niños de tomarse las cosas. Un niño que acaba de encontrar un tapón roto, pero curioso, en el suelo. Es para él su mayor tesoro en el momento presente. Si resulta que lo extravía, el mundo se le cae encima y una inmensa tristeza no le deja encontrar consuelo hasta pasado un buen rato. En cambio, el adulto tiene otra concepción del valor de ese pequeño objeto y piensa en lo ridículo de su pena, que sin embargo el niño está experimentando plenamente con todo su ser.

……….Si los problemas se pueden ver desde puntos de vista tan diferentes, ¿dónde está la perspectiva acertada?

……….Supongamos la pérdida de un ser querido. La persona más unida a él sentirá la pérdida de una forma, con una intensidad diferente al resto de familiares. Y sin embargo con el paso del tiempo también esa intensidad variará.

……….Un problema, cuando aún no teníamos la solución, nos ha podido resultar de unas dimensiones muy diferentes a cuando lo hemos podido contemplar desde una solución adoptada. Las dimensiones de las experiencias son tremendamente variables desde nuestra mente inferior.

……….Pues bien, cuando se nos presente un problema grave, o algo cuya solución creamos compleja, antes de dejarnos llevar por nuestra subjetividad, intentemos cambiar de piel tantas veces como sea posible. Es decir, intentemos mirar nuestro problema desde los ojos de nuestro padre, nuestra madre, nuestros amigos, un desconocido… Tantos ojos como se nos ocurran.

……….De repente podemos percatarnos de esa relatividad desde la que lo estábamos  observando y  escapamos inmediatamente del influjo de la mente inferior, como si de un hechizo roto se tratara. Es como ver el problema, que tanto hiere y tan terrible parece, desde lo alto de una montaña … allá abajo … casi como si fuera algo ajeno a nosotros. Volvemos a percibir todo el mundo exterior al problema y ya no tiene más importancia que cualquiera de las otras cosas que se siguen sucediendo en el universo.

……….Si lo hacemos, el problema se convertirá de repente en otra cosa. Ya no será un problema, sino una experiencia, y aunque tengamos que darle una solución exactamente igual, nuestros sentimientos y nuestra mente no sufrirán en absoluto. Las aguas permanecerán en calma.

……….

Foto http://www.freejpg.com.ar           Siguiente artículo: La mente inferior y los pequeños problemas.

………..

La mente inferior y los grandes problemas        Aportación de M   94

. La mente inferior y los grandes problemas

. La mente inferior y los grandes problemas

. La mente inferior y los grandes problemas

2 comentarios en “La mente inferior y los grandes problemas”

  1. Saludos Dr Conde:A este punto ,me he percatado ,como tantas personas están inmersas en un constante drama por todo lo que les acontece en el día a dia.Es verdaderamente, una gran profilaxis para la Mente el practicar la Alerta Percepción de la que hablaba Jiddu Krisnamurti

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Lo siento, pero no he tenido tiempo de leer más que un libro de Krusnamurti, por eso no puedo darle opinión sobre lo que me pregunta. Si el día a día es un drama para alguien la causa está en que no ha desarrollado ni los cimientos. Debiera enmpezar a cumplir las Reglas y dejarían de ser drama. Sin cumplirlas, la Felicidad es imposible. Luego hay más cosas, pero las Reglas son condición «sine qua non».

      Al final, sólo hay una cosa a hacer. Se puede explicar con distinos lenguajes, siguiendo senderos diferentes, pero el pulido personal es indispensable. Sin control de los propios pensamientso y las emociones, da por perdida la Senda de la Felicidad. Y la vida pasa a ser un drama. Pero sólo para el que no sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *