Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La mente inferior y los pequeños problemas

……….Bien está tratar de poner en marcha la Mente Superior. Pero sin duda a ello ayudará diagnosticar la manera de operar de la otra mente, la que venimos usando por defecto, la mente inferior. Por propia experiencia debemos decir cosas bastante negativas de la mente inferior. Porque la hemos usado con frecuencia para tareas para las que no está preparada. La mente inferior y los pequeños problemas

……….¿Para qué está bien preparada y tiene una función óptima? Para la adquisición de conocimientos, para el manejo de datos, para la deducción de consecuencias que se derivan de datos recibidos, para la lógica. Para estudiar una carrera, para dominar un oficio, para destacar en el propio trabajo … Y la mente inferior proporciona satisfacción al que la emplea intensamente y realiza bien ese cometido. Cuando la mente inferior trabaja en lo suyo, demuestra que lo hace a gusto dando satisfacción y un sano orgullo de cosa bien hecha. Eso, cuando funciona en lo suyo.

……….¿Para qué, en cambio, está pésimamente dotada? Para guiarnos por la vida, para afrontar situaciones nuevas, para tomar decisiones ante una encrucijada, para emitir juicios sobre personas, sobre nosotros mismos …

            Y sin embargo la tomamos como guía para conducirnos por la vida. Por eso lo hacemos tan mal. Como, estando hecha para manipular informaciones recibidas y que pertenezcan a lo real, pretendemos que sirva también para generar reglas de comportamiento. O para emitir juicios y decisiones sobre temas insuficientemente definidos.

.

La mente inferior y los pequeños problemas

       La mente inferior y los pequeños problemas

…. La mente inferior y los pequeños problemas

……….Tenemos informaciones parciales y pretendemos que la mente inferior decida qué debemos hacer. Y nos engañamos suponiendo que la decisión que ha tomado lo es según la lógica.

……….Como defensa cuando la colocamos en el disparadero de tomar decisiones sobre temas mal definidos, ella tiene varios recursos. El más elemental es la indecisión. No sabe, no contesta. Y esa salida satisface a muchos, a los indecisos. Otros recursos son el miedo, el pesimismo, la negación, el enfado. Son defensas, para que no le pidamos lo que le pedimos. Pero no sabemos verlo.

……….Por eso, porque la estamos forzando, todo lo que emana es negativo, reflejo de su estado de disgusto, al verse requerida para funciones para las que no está preparada. Y así, la mente nos lanza temores (“te puede caer una buena si haces eso”), miedos (“ni se te ocurra”), opiniones negativas (“nadie te quiere ya … ¿qué vas a hacer?”), dudas, o lo que es lo mismo, indecisión (le basta con abstenerse).

……….Con esos comportamientos, que no nos facilitan la vida, deberíamos reaccionar y buscar otra solución. Y lo hacemos, pero muchas veces inconscientemente. Algunos se convierten en buscadores. De un modo más o menos eficaz, ponemos en marcha la Mente Superior, pero la usamos no muy frecuentemente y sin darnos cuenta, porque su modo de actuar, mandando ideas eficaces, opiniones acertadas, intuiciones correctas, es demasiado parecida a los razonamientos “lógicos” de la mente inferior y no distinguimos cuándo manejamos una y cuándo, la otra.

……….La que nos pone de mal humor, la que piensa en clave negativa, la que duda, la que cree, la que deduce, la que razona, es la mente inferior. La otra tiene una manera de actuar más elegante, más positiva. La otra sabe y sopla al oído interior, no necesita razonar, ni argumentar, ni discurrir, ni reflexionar. Como para las cosas de aprender – y lo primero que hacemos en la vida es aprender, de niños y de jóvenes – necesitamos razonar, nos acostumbramos a ese método y el otro, el directo, el de la Mente Superior nos provoca sospechas, recelos, y lo abandonamos, no lo consideramos de fiar.

……….Como resumen final, podemos quedarnos con la idea siguiente: Cuando uno de nuestros instrumentos, o Dimensiones, funciona adecuadamente, proporciona placer, agrado. Si no es así, si nos provoca mal humor, es que lo estamos empleando mal. Corrijamos. Él no puede.

……….Ahora que vamos conociendo más detalles de la Mente Superior, podremos vencer los recelos, buscar su desarrollo y comprobar en la práctica que la necesitamos para llevar una vida plena. Parece ser el primer escalón para alzarse hacia la Felicidad. Y, lo que es mejor, está esperando que acudamos a ella. Es un logro fácil.

La mente inferior y los pequeños problemas

Foto http://www.freejpg.com.ar                Siguiente artículo: Archivos Akásicos.

………. La mente inferior y los pequeños problemas

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

La mente inferior y los pequeños problemas

Copyrigth (c) Fernando Conde Torrens   95

………. La mente inferior y los pequeños problemas

………. La mente inferior y los pequeños problemas

………. La mente inferior y los pequeños problemas

2 comentarios en “La mente inferior y los pequeños problemas”

  1. El Dr Garnier :dice que ,urge pedirle a nuestro doble la solucion a un problema que sea de importancia para nosotros,sin anteponer nuestro criterio o deseos de solucion.Sin miedo o duda de lo que podamos intuir.¡Que se haga su Voluntad!

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      El Dr. Garnier se está refiriendo a la Mente Superior. Ésta participa de lo Uno y lo que dicta es acertado siempre. Por eso se la debe seguir, pero convendría llamar a las cosas por su nombre, sin resabios idológicos superados, espero que me entienda, lo de «que se haga su Voluntad». No es su Voluntad, sino el fruto de que uno ha puesto en marcha la Capacidad Superior. Y es nuestra voliuntad, no la de nadie externo. Ya vale de engaños, aunque sean bienintecionados, o nunca amaneceremos en el nuevo paradigma. Lo siento, pero soy totalmente preciso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *