Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La otra cosa a

………. Los egipcios creían en sus 50 dioses porque habían nacido en Egipto. De haberlo hecho en Mesopotamia o en Grecia, sus creencias hubieran sido diferentes. De eso hablaremos en esto de «La otra cosa a».

 

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 13-12-2.005

.

……….Dijimos hace dos días que no era la fe en Dios lo que diferenciaba al ser humano. Como tampoco lo diferencia el color del cabello. Eso es una característica sin trascendencia alguna. Hay morenos agradables y otros antipáticos e intratables. Del mismo modo que hay rubias simpáticas y otras impresentables. No se puede clasificar a las personas por el color de su pelo.

……….Del mismo modo, no se puede clasificar a los humanos según tengan fe en muchos dioses, en un solo Dios o en ningún Dios. Esa división realmente no dice nada sobre la composición interna, sobre el comportamiento personal, sobre la naturaleza de esa persona. Podemos encontrar personas estupendas entre los que creen en muchos, en uno o en ningún Dios. Y personas con las que conviene tener cuanto menos trato mejor entre las tres categorías que hemos fijado, la creencia en varios, uno o ningún Dios.

……….De modo que no es ésa la característica que define de manera global a una persona. Hay que reconocer que la fe o la no fe en los dioses, singular o plural, no es el tema fundamental, el decisorio a la hora de revelar cómo es por dentro una persona. No está ahí la clave. En algún otro sitio tendrá que estar, si es que hay alguna característica definitoria del ser humano.

……….¿Habrá algún aspecto único que distinga a las personas, de modo que mirando a ése y sólo a ese aspecto, forzosamente queden separadas las personas desagradables, intratables, infelices, amargadas, y en el extremo opuesto, según esa característica que estamos buscando, se sitúen las personas con las que da gusto tratar, personas agradables, felices, optimistas, maduras, esas personas que te dejan buen sabor de boca cuando uno se despide de ellas? ¿Habrá una etiqueta o una cierta facultad que permita pasar de un extremo a otro de la escala?

……….Porque desarrollando esa facultad uno podría mejorar y alejarse del grupo primero para acercarse al grupo segundo. ¿A quién le desagrada ser siempre feliz? ¿A quién le gusta estar siempre amargado?

……….Pues bien, después de haber leído mucho y a mucha gente y haber conocido muchos casos, creo poder decir que esa facultad existe. Una facultad que educándola, cultivándola, dedicando tiempo a ella, permite avanzar hacia el lado de la plenitud como ser humano. En suma, ser menos desagradable, intratable, infeliz y amargado y acercarse, en la medida en que uno la trabaje, al grupo de los agradables, felices, optimistas y maduros.

……….Esa característica de cada ser humano que da exactamente la medida de su madurez como tal es lo que suelo llamar nivel de Evolución. Ya los romanos habían diagnosticado que muchos humanos eran como lobos para los demás humanos, rapaces, feroces, contumaces, despiadados. Con su laconismo proverbial dictaminaron homo homini lupus, que todos sabemos significa «el hombre es un lobo para el hombre«. Los del primer grupo son como lobos, no así los del segundo. Parece ser que en tiempo de los romanos el ser un lobo no era ninguna cosa excepcional. Hoy tampoco.

……….Lo que define con toda precisión al ser humano, a su naturaleza interior es lo que me gusta llamar su nivel de Evolución. El nivel de Evolución es como una edad. Edad que nada tiene que ver con la edad del cuerpo. Hay personas de 20 años maduras y agradables y otras de 60 inaguantables, de ésas que no se aguantan ni a ellas mismas. De modo que no es la edad del carnet de identidad la fundamental. Hablamos de otro tipo de edad.

……….E igual que no se cumplen los años de repente, sino que han de pasar 364 días para el siguiente cumpleaños, también en esta edad de la Evolución uno ha de avanzar lentamente, día a día. Cuando se sabe cómo crecer en nivel de Evolución, uno crece más deprisa, desde luego. Lo malo es cuando ni se tienen noticias del famoso nivel de Evolución. Porque entonces uno no hace nada para crecer y sigue siendo uno tan desgraciado como siempre, entendiendo «desgraciado» en el más amplio sentido de la palabra, siéndolo uno él mismo y, además, con los demás.

……….Sería estupendo que esta sociedad se propusiera mejorar en esto del nivel de Evolución. Lo malo es que nadie habla de él …

……….* ¿Será que no lo conocen?

……….*  ¿Será que los guías teóricos están tan mal  calificados en el nivel ése que prefieren no hablar de él?

……….* ¿Le convendrá a algún poder fáctico que la sociedad en la que medra tenga un nivel de Evolución desastroso?

……….El nivel de Evolución se puede cultivar, se puede mejorar, puede uno dedicarse a crecer en ello más rápidamente que hasta ahora. Y tender poco a poco a ser más … todas esas cosas que hemos repetido ya. ¿Cómo? Bueno, eso es fácil, basta con proponérselo.

……….Hay una característica del nivel de Evolución ése que lo hace curioso: Las personas que más necesitarían mejorarlo son precisamente las que primero fruncen el entrecejo y piensan que esto del nivel de Evolución es una chuminada. Por eso siguen tan … esas cosas que hemos dicho. Son las últimas en intentar mejorarlo. Tal vez sea que no pueden, que son incapaces. Pero bueno, el lector no es de esa clase, así que él no tiene ese problema.

……….Las editoriales, todo texto, deben ser cortos. Mañana veremos unos que sí mejoraron en esto del nivel de Evolución y otros que ni se dieron cuenta de que pasaba a su lado. Y el lector sacará sus conclusiones. Tal vez …

……….. La otra cosa a

Templo a Hefesto. A lo lejos, la Acrópolis. Atenas.

La otra cosa a

      La otra cosa a

(Fuente: Recuerdo personal. Un turista ante el frontón proporciona la escala.)

……….. La otra cosa a

Enlace al próximo día: La otra cosa b.

……….. La otra cosa a

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. La otra cosa a

. La otra cosa a

. La otra cosa a

.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *