Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La película del siglo, Flavius Josefus

Para explicar la realidad sobre la supuesta interpolación cristiana del pasaje en que Flavio Josefo «habla» de Jesús, hice este artículo, describiendo una película «hecha» en el año 2.003. Entonces no sabía muchas cosas – por ejemplo, que Jesucristo era un personaje inventado –  y razonaba con los datos que había averiguado hasta entonces. Es la película del siglo, Flavius Josefus.

.

La película del siglo Flavius Josefus© Copyright Fernando Conde Torrens, el 4-1-2.003 La película del siglo Flavius Josefus

.

……….Ya hemos visto que ahora resulta que Flavio Josefo no escribió toda su obra. Algún cristiano de los primitivos le ayudó. Bueno, quizás sea un caso aislado y podamos pasarnos sin el testimonio de Flavio Josefo.

……….Pues no, no es sólo eso. Ya se viene anunciando desde tiempo atrás, pero eso de las interpolaciones me da la impresión de que es otra engañifa como la copa de un abeto. Para que el lector capte el fondo del engaño, vamos a hacer una película. El protagonista, nuestro cristiano primitivo, el interpolador improvisado, ése que tomó un libro de Josefo y, en el margen del rollo o papiro, porque dentro del texto no cabía, escribió a mano eso de que Jesús era el Mesías, deseando que también Josefo lo hubiera testimoniado.

……….Iremos por fotogramas. Pero vamos a remontarnos al momento en que Josefo se pasa a los romanos, que son los que van ganando, se congracia con ellos, le dejan en libertad y se pone manos a la obra de pagar a sus nuevos amigos. Y escribe el primer ejemplar de su obra «Antigüedades judáicas».

……….

……….Primer fotograma: Flavio Josefo tiene su primer ejemplar, en 10 rollos. Merece la aprobación de Vespasiano. Flavio le dice al Emperador que hará 100 ejemplares más, en loor a Roma. Vespasiano le dice que vaya con Júpiter.

……….Segundo fotograma: Se ve la mansión de Josefo y a cuatro escribas copiando la obra «Antigüedades judáicas». Han pasado 4 meses del anterior fotograma y ya hay cuarenta y cuatro obras terminadas, más cuatro que están en curso y otra más que está terminando Josefo, que también copia desaforadamente.

……….Tercer fotograma: Fiesta en la casa de Josefo. En los triclinia, Josefo y sus cuatro colaboradores, todos como cubas, riéndose a carcajadas. Han terminado las 100 obras y lo están celebrando.

……….Cuarto fotograma: Ochenta de tales obras, parten para la Domus Aúrea del Emperador, quien da orden a su secretario de que, mediante correo imperial, se distribuyan a los principales capitales del Imperio, a mayor gloria de Roma.

……….Quinto fotograma: En varias pantallas, se ve a varios legados recibiendo el correo, con varias valijas, y a sus secretarios ojeando por encima la obra de Flavio Josefo, en 10 rollos, cada uno en su cápsula.

……….Quiero llamar la atención del lector para que se percate de que, hasta este momento, en el Imperio romano hay 100 obras auténticas de Flavio Josefo, más media docena que se quedaron los 4 grammatei, la de Josefo y otra más, ya que uno consiguió quedarse con 2 obras, en lugar de la que le correspondía, poco antes de las calendas de Septiembre. Sólo existen esas obras, 106. Las 20 que faltan de mencionar las ha distribuido Josefo a amigos y a personas a las que debe el dinero para pagar a los grammatei, o escribas.

……….Sexto fotograma: En algunas bibliotecas, los secretarios de las mismas han ordenado copiar la obra de Josefo, porque sólo tienen el ejemplar recibido. Otros esperaban recibirla, sobre todo el de la bibliotgeca de Pérgamo; pero se han quedado sin ella, de modo que piden que se la envíen a una biblioteca cercana, para ponerse a copiar 4 ejemplares para esa biblioteca.

……….Séptimo fotograma. Ahora son ya 234 las obras de Flavio Josefo distribuidas por todo el Imperio. Han pasado 100 años desde la fecha en que Josefo terminó el primer ejemplar. Josefo es sólo un recuerdo lejano y nadie parece darse cuenta del aniversario. Nace un niño en el seno de una familia en la que la madre se ha convertido secretamente a la nueva fe cristiana. Su marido no lo sabe todavía, que se ha convertido.

……….Octavo fotograma. La casa en la que nació el niño es toda ella cristiana. El niño tiene ya 20 años y ha aprendido a leer y a escribir en una escuela de pago. No está en la Legión porque tiene una pierna más corta que la otra. Cae en sus manos una obra escrita por un judío, un tal Flavio Josefo. Lo lee y echa en falta mayores elogios de Josefo para su Salvador y Redentor, por lo que añade de su puño y letra lo que le hubiera gustado leer de puño y letra de Josefo.

……….Noveno fotograma: El joven, de nombre Rufus, lee el pasaje «arreglado» a su amigo de la infancia, de nombre Domicius, hijo del Obispo de la comunidad cristiana de Roma. Los dos jóvenes celebran el ingenio de Rufus. Esa noche, Domicius le cuenta a su padre la travesura de Rufus. El padre reflexiona un momento y piensa que son cosas de muchachos.

……….. La película del siglo Flavius Josefus

La película del siglo Flavius Josefus

Libro de Flavio Josefo, interpolado por Eusebio de Cesarea

.

……….. La película del siglo  Flavius Josefus

……….Tengo que dar cuenta al lector de un hecho deplorable, se han quemado un montón de fotogramas. Los dejé al lado de la candela, llegó la criada, empujó la mesa, se cayó la candela y la llama quemó más de la mitad de la película. Tendremos que conformarnos con el final de la película y deducir qué pasó en la parte de película quemada …

……….Vamos a ver qué se puede ver en el primer fotograma tras la quema. Está un poco chamuscado, pero … a ver, que le pase una gamuza … ¡Por Júpiter!, ha debido quemarse mucho, porque ahora sale que el Imperio se ha derrumbado y girando visita a las pocas bibliotecas que aún quedan en pie, buscamos el ejemplar de Flavio Josefo y … ¡cáspita! ¡todos son iguales al ejemplar añadido por Rufus!

……….Miramos los demás fotogramas y lo mismo, no hay ni un ejemplar auténtico. De las 234 obras del Josefo auténtico … ¡no queda ni una! Todos los ejemplares de la obra de Flavio Josefo que existen son justo la versión que el travieso Rufus completara. Pero ahora, el texto tan elogioso de Rufus forma parte del texto ¡y nadie diría que sea de Rufus y no de Flavius!

……….Cavilemos, lector … Lo último, ponerse nerviosos. Vamos a ir hacia atrás paso a paso. Tenemos que rehacer la película y llegar a saber qué fue de los 234 ejemplares auténticos del Josefo de carne y hueso. Y también cómo es que la versión de Rufus ha tenido tanto éxito. Antes del corte había un ejemplar «mejorado» por Rufus y 233 inmaculados de Josefo. El de Rufus estaba en Roma, es cierto, pero también había al menos unos 50 ejemplares genuinos de Josefo en Roma …

……....Aplicando un poco de sentido común podemos pensar que al Obispo le gustó la idea del amigo de su hijo y secretamente ordenó copiar ejemplares de las «Antigüedades judaicas» con el añadido de su hijo Rufus incorporado al texto. Que esos ejemplares se esparcieron entre las comunidades cristianas de Italia y de la Galia Cisalpina, pero aun así ¿cómo explicar que todos los ejemplares del autor primero hayan desaparecido …? Mmmmm ….

……….Bueno, si ya no están en las pocas bibliotecas que todavía funcionan, tiene que ser porque alguien los recogió y en su lugar puso la versión de Rufus. Esto parece elemental. Pero, ¿quién tiene autoridad y capacidad de maniobra para ordenar que en toda la extensión del Imperio, o de sus restos, se dé el cambiazo? Inmediatamente la mente se va a la cabeza suprema del Imperio. Él tendría poder y autoridad. Pero ¿cómo vamos a pensar mal del divino Emperador?

……….Eso no puede haber pasado habiendo Emperadores. Eso tiene que ser cosa posterior, cuando ya no había Emperadores. ¿Y quién había en el territorio del que antaño fuera Imperio romano con autoridad sobre los libros y con una mano tan larga que llegara a abarcar desde Mesopotamia hasta Coimbra y desde el Mar del Norte hasta Cirene, en África? La Santa Madre Iglesia … Pero ¿cómo vamos a pensar mal de nuestra Santa Madre Iglesia …?

……….¿Habrá habido interpolaciones «exitosas», que se dice ahora, (grrr odio esa palabra) en tierras del Islam? ¿Las habrá entre el pueblo judío? ¿Será el asunto éste de las «interpolaciones» algo específicamente cristiano? ¿Algo que nos pasa sólo a nosotros? ¿Cómo se pasa del fotograma nono al final de la película? ¿Cómo se hacen desaparecer la multitud de ejemplares originales de Josefo y se hace que lo que empezó siendo un ejemplar único, en posesión de Rufus, pasase a convertirse en la única versión que existe en el orbe?

……….Porque si alguien honrado tuviera en las manos las dos versiones, inmediatamente sabría cuál es original y cuál espuria. Y tiraría la espuria, quedándose en la biblioteca con la auténtica. Hay que pensar que la persona que tuvo ambas versiones no era honrada, o quizás es que era obediente … Que no tenía más remedio que obedecer … la pregunta es ¿a quién? ¿Quién daría la orden para que desaparecieran todos los Josefos originales y su lugar lo ocuparan las versiones rufianescas? Porque alguien tuvo que darla … Si no …

.

………. Conclusión. La película del siglo Flavius Josefus

……….Estamos llegando al final del artículo y hay que terminar con una breve explicación, a modo de compendio. Esto de las «interpolaciones» a Flavio Josefo es una ficción. Hace falta el concurso de cientos de manos para dar el cambiazo y hacer desaparecer cientos de obras en cientos de lugares dispersos. Y que no quede ni una. Hace falta una organización que cuente con pleno poder sobre las bibliotecas públicas, e incluso sobre las privadas, para arramblar con los ejemplares no queridos y poner en su lugar los bendecidos.

……….No digo que no haya habido «interpolaciones». Lo que mantengo es que ese acto es un absurdo y no puede triunfar si no parte de la autoridad suprema del lugar donde se va a implantar la interpolación. Como eso sucedió en el Imperio romano … un Emperador fue el motor. No me digan si fue Diocleciano, Marco Aurelio o el propio Augusto, pero uno de ellos estuvo en el ajo. Y los indicios apuntan a Constantino o a Teodosio. Porque ambos se pusieron decididamente del lado cristiano.

……….Ni siquiera siendo crédulos y aceptando que Rufus tuvo la culpa, se explica convincentemente nuestra situación actual, el hecho de no conservarse ni un solo ejemplar de Josefo que no esté interpolado por Rufus. Rufus no tuvo la culpa. El pobre joven carecía de toda motivación sibilina para escribir en su ejemplar de Josefo los elogios que se nos dice que añadió.

……….La explicación del «interpolador» cristiano de Flavio Josefo es otra ficción, un pequeño apéndice a la manipulación con la que se nos tiene embobados, cuando el barco hace agua por los cuatro costados. Y eso que hoy y aquí somos crédulos y confiados. Que si les contara lo que yo sé …

……….. La película del siglo Flavius Josefus

Siguiente artículo: Alguno de los de aquí.

 ……….. La película del siglo Flavius Josefus

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, recientemente editado, «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud»,  y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En la Web  http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano, lo de ¿quién soy yo?, ¿qué hago aquí?, ¿de dónde vengo? y ¿adónde voy?

……….. La película del siglo Flavius Josefus

. La película del siglo Flavius Josefus

. La película del siglo Flavius Josefus

. La película del siglo Flavius Josefus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *