Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Las murallas de Pamplona hasta 1.635

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el 26-9-2.001

.

.

 .

 .

……….Siguiendo con el artículo pasado, hoy veremos las sustanciales modificaciones que comenzaron con Felipe II y culminaron en el siglo XVIII, hacia 1.750, cuando las murallas de una ciudad dejaron de ser útiles para defender la misma de la cada vez más potente artillería, que podía tirar por encima de ellas y alcanzar la ciudad y a sus defensores con total impunidad.

……….Habíamos dejado las cosas con el castillo de Fernando el Católico, construido hacia 1.512. Si el anterior castillo, el de Luís el Hutin había tenido un período de vigencia de unos 200 años, el de Fernando el Católico iba a tener una vida mucho más breve. Cincuenta años después de su construcción, había quedado obsoleto y la artillería reclamaba otro tipo de defensas, las murallas abaluartadas y las ciudadelas.

……….Las ciudadelas eran reductos poligonales, de cuatro, cinco o seis lados, con fuertes baluartes en sus cuatro, cinco o seis esquinas. Estos baluartes eran pentágonos más pequeños, salientes, con troneras en los cuatro lados, que daban al exterior. El lado por el que se insertaba en la ciudadela se llamaba gola y desaparecía. Los lados menores, eran perpendiculares a los lienzos de muralla, a los lados de la ciudadela, y podían batir al enemigo que se acercara a asaltarlas. Los lados que formaban la punta del baluarte apuntaban al exterior y sus cañones atacaban al enemigo que se acercara por esa zona.

……….Reproducimos un plano de la ciudadela que, construidas por los españoles en el siglo XVI, rodeó en tiempos el Castillo-Palacio construido por los Sforza de Milán. El castillo medieval primitivo, defendido por cuatro torres redondas, no podía resistir ataques de la artillería posterior al 1.500. Por eso se rodeó de una ciudadela exagonal, que dejaba muy poco espacio entre ambas fortificaciones. Podía haberse construido una ciudadela de cuatro lados, pero los lienzos o cortinas serían entonces muy largos y difíciles de defender desde los baluartes, esos pentágonos que bordean los trozos de muralla recta. Como se ve, la ciudadela tiene dos puertas, la principal, abajo, más monumental, y la de socorro, arriba, para los de casa.

……….Se aprecia con toda claridad que los baluartes son pentágonos, que el lado por el que se unen al resto de la fortificación, llamada gola, desaparece. Que los lados siguientes orientan sus troneras a barrer el lienzo contiguo, y que los otros dos lados del baluarte suponen una avanzadilla de la ciudadela de cara al enemigo. Toda ciudadela y castillo que se precie está rodeada de un foso con agua. Esa línea quebrada que se aprecia es ola línea de fusileros, un pequeño murete de alrededor de un metro de altura, la altura idónea para que el fusilero apunte al infante que viene a pie por el glacis, el terreno circundante, que se deja bien llano y sin árboles, desierto, para que no ofrezca defensas al atacante. Los fusileros disponen de medios de escape a cubierto, escaleras y pasajes, para si el enemigo está ya muy cerca y es numeroso, retirarse a la ciudadela, por donde entran a través de portillos que dan a los fosos. En este caso podrían ser tablones, que se tirarían al foso una vez usados.

 ……….

Plano de 1.646 del Castillo Sforzesco. Milán

(Fuente: Castillos del Mundo. G.Gualupi y G.Reina. Ediciones LU. Librería Universitaria. Barcelona, 2.005.)

 ……….

……….Ésta sería la imagen de lo construido en tiempos de Felipe II (1.5271.598), la ciudadela neta. Incluso, mientras estaban terminándola la rodearon de una empalizada de madera, para que no se les colase algún espía o algún ladrón de materiales de construcción. Por este plano se sabe que las garitas originales de la Ciudadela eran cuadradas, no redondas como las que se construirían más tarde. La Ciudadela se construyó sobre el modelo de la de Amberes, que también veremos, y conoceremos su triste destino, desaparecer hasta el último adoquín. De momento, no tenía puerta de socorro, sólo la puerta principal, que, a través del puente levadizo sobre el foso, conectaba con la ciudad.

 ……….

Plano de la Ciudadela de Pamplona y de sus fortificaciones. Francisco el Pintor, 13 de diciembre de 1.635.

(Fuente: Las murallas y la ciudadela de Pamplona. Víctor Echarri Iribarren. Gobierno de Navarra. Departamento de Educación y Cultura. Año 2.000.)

 ……….

……….Pero los ingenieros de la época opinaron que convenía reforzar los puntos débiles de la ciudadela y de las demás murallas, los largos lienzos o cortinas, construyendo delante de ellos pequeñas fortificaciones poligonales, los revellines. Un paso adelante fue construir delante de los revellines otra fortificación más baja, las medias lunas, (demilune en francés) porque inicialmente eran redondeadas. Luego pasaron a ser dos tramos rectos.

……….Veamos un fuerte construido en 1.753. Está en Figueras y nos va a mostrar las diferentes construcciones que se agregan a una Ciudadela para fortalecerla aún más. Se trata del Fuerte de San Fernando, en forma de exágono irregular. Se aprecian con toda claridad los lienzos de muralla, o cortinas; los baluartes que las defienden; los revellines que se colocan protegiendo los lienzos de muralla. Estos revellines pueden tener dos formas: Los menores son prácticamente triángulos rectángulos, con la punta recta hacia el exterior. Los mayores son más complicados, con esa forma quebrada. Ante ellos se coloca otro revellín del tipo sencillo. Fíjese el lector en esa forma rara del gran revellín, porque aquí también hicieron cosas similares. Y, finalmente, las medias lunas, como la que en primer plano une dos revellines.

……….Si el edificio que están construyendo en su interior es moderno y no la reconstrucción de uno antiguo que se hubiera deteriorado … pity. Estando en Mallorca vi su Ciudadela. Es una pena que hayan dejado construir viviendas modernas en su interior. Así, pierde mucho como valor histórico.

 ……….

Vista aérea del fuerte de San Fernando de Figueras, obra de 1.753

(Fuente: Las murallas y la ciudadela de Pamplona. Víctor Echarri Iribarren. Gobierno de Navarra. Departamento de Educación y Cultura. Año 2.000.)

 

……….Voy a hacer un inciso: Imagínese el lector el trabajo que cuesta construir una fortificación así. Veremos fotos de la Ciudadela de Pamplona. Ahora, imagínese el trabajo que costaría desmontar piedra a piedra una fortificación así. Es evidente que hay que estar muy motivado para tomarse el trabajo de desmontar tal obra. Volveremos sobre esto cuando hablemos de la demolición de murallas y las motivaciones subyacentes.

Siguiente artículo: Las murallas de Pamplona hasta 1.700.

 

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser
humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *