Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Las raíces de la ignorancia 3

………. Entramos en el terrible siglo IV, el siglo de nuestra desgracia, cuando nos arrancaron todo lo favorable que los mejores de entre nosotros habían dispuesto. Esa época es la que se relata en Las raíces de la ignorancia 3.

……….Las raíces de la ignorancia 3

……….Las raíces de la ignorancia 3

……….Las raíces de la ignorancia 3

………. Hemos llegado al período fundamental, al que va de Constantino a Teodosio, del 325 al 378. Ambos fueron denominados “el Grande” por los que escribieron la Historia de Occidente. No vamos a hacer aquí apología de una versión o de una investigación. Digamos, aunque el lector ya lo sabe, que lo sucedido se sitúa entre tres puntos o posiciones.

……….

………. Según la primera posición, la Divinidad vio conveniente enviar a la Tierra a su Hijo para redimir al mundo. Éste nació judío, hijo de madre virgen, por obra del Espíritu Santo, predicó la Buena Nueva, tuvo discípulos y murió en la cruz, redimiendo así al género humano, siempre que el aspirante a redimido abrazara la fe cristiana y creyera lo que está escrito en el Nuevo Testamento, obras escritas por algunos discípulos directos, como Pedro, Santiago, Juan y Judas y otros de una segunda generación, como Marcos, Mateo, Pablo y Lucas. Los seguidores del Maestro fueron perseguidos largamente durante los primeros siglos, aunque no exterminados, hasta que Constantino abolió las persecuciones y finalmente Teodosio declaró al religión cristiana como la única permitida en el Imperio y ahora las demás religiones fueron las perseguidas y exterminadas.

……….

……….  Según la segunda corriente de pensamiento, el Hijo de Dios de la primera corriente no existió como ser mortal, lo que hubo fue una idealización de un ser mítico, similar al que había en otras religiones mistéricas, que borraba los pecados del fiel de dicha religión. Este ser mítico fue predicado por Saulo-Pablo y fue tomando poco a poco el carácter de personaje histórico del que se llegaría a escribir su biografía más tarde, después del siglo I. La Divinidad de dicho personaje fue el añadido final, cercano ya al tiempo en que Constantino decidió que el culto a este ser divino sería la religión que él apoyaría para todo el Imperio y al que construiría Templos. Teodosio llevó más lejos las cosas y la declaró la única permitida. Quien no la adoptase sería traidor al Imperio y perseguido.

……….

……….  Según una tercera corriente, con muy escasa representación parlamentaria, Jesucristo no existió, tampoco Pablo, ni discípulo alguno de un ser inexistente, y todo el carácter histórico del personaje y su entorno fue generado por orden de Constantino en el primer cuarto del siglo cuarto. Se inventó toda la historia de esa religión, se inventaron persecuciones y escritos de supuestos cristianos anteriores. Constantino apoyó el culto que acababa de inventar construyendo Templos a ese Dios. Unos 50 años más tarde, Teodosio la declaró como única religión permitida.

……….

……….   Como se aprecia, los dos planteamientos últimos no difieren demasiado. No obstante, aquí no nos limitaremos a considerar las dos hipótesis citadas en último lugar. La raíz de nuestra ignorancia no radica en que tenga razón una u otra de las tres versiones.

……….

Las raíces de la ignorancia 3

      Se pone el sol en Occidente

……….

El desastre ideológico en que está atrapado Occidente proviene de que un par de ignorantes en el mundo de la ideología, Constantino y Teodosio, Emperadores y militares ambos, se permitieron dictaminar que su ideología favorita era la mejor, según el primero, y la única aceptable, según el segundo. Y la impusieron, borrando del mapa ideológico a todas las demás.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Si entre todas las demás, ninguna fuera correcta, tampoco se hubiera perdido mucho. Tanto daría caer en este pozo como en el siguiente. Pero a lo largo de los siglos, generaciones de humanos habían encontrado caminos de acceso a la Plenitud que al ser humano le está reservada. Unos lo enseñaban en plan mistérico, como en Eleusis. Otro, directamente, como los hoy llamados filósofos, aquí Maestros de Sabiduría, o del Conocimiento. Esa pérdida es la catástrofe cuyas consecuencias todavía seguimos sufriendo.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Quien quiera comprobar por sí mismo cómo los primeros escritos cristianos que se redactaron tiraban a matar contra la Filosofía griega no tiene más que leer la obra de un supuesto apologista cristiano, Hermias, de cuya vida nada se sabe, sólo quedó su opúsculo, “El escarnio de los filósofos paganos”. Si tiene más tiempo, las demás obras de “Los Padres Apologetas Griegos” que aparecen en la obra del padre Daniel Ruiz Bueno, editado por la BAC en 1.996. Allí se aprecia la labor dejada escrita – por quien sea, pero desde los mismo orígenes – contra la Filosofía y contra el pueblo judío.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Es decir, Europa primero y América después tienen hoy en día la ideología que diseñaron dos Emperadores en el siglo IV de nuestra era. No sólo diseñaron esta ideología, que, por lo que sea, les convencía enormemente, sino que se permitieron proscribir toda otra forma de pensar, de discurrir. La Divinidad, el mundo, la vida, las cosas eran como a ellos les plugo (pretérito indefinido o anterior, del verbo placer, con el sentido de agradar o dar gusto). Les agradaba pensar que Dios era de un determinado modo e impusieron por decreto imperial que la Divinidad era como ellos decían. Les daba gusto suponer que antes de la vida y después de la muerte las cosas sucedían de un modo dado e impusieron a todo el Imperio que así eran las cosas.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Con los pueblos del norte amenazando, con la mentalidad de la época, hubo oposición, pero no demasiado eficaz, el poder imperial era mucho poder. Y se llevaron el gato al agua. Crearon una casa sacerdotal, la cristiana, y esa casta se ha dedicado durante 17 siglos, finiquitado ya todo resto de Imperio romano, a perpetuar y consolidar la versión que les permitía vivir y no mal.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Las invasiones tan temidas se hicieron realidad. Por unos pueblos con unas ideologías mucho más elementales que la que había impuesto Teodosio en su Imperio. Por ello, pasado el tiempo, la ideología del vencido se impuso a la más simple del invasor y los reinos bárbaros ¡terminaron por convertirse a la religión de Teodosio! Porque, claro está, la religión impuesta por los dos Emperadores les daba ventaja a la hora de manejar al pueblo. Había sido hecha de encargo, pues aun en la más inocente de las versiones, Constantino recopiló los textos, casi desaparecidos en la última “persecución”, y les dio su forma definitiva.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  De unas raíces absurdas – zapatero a tus zapatos – no pueden resultar sino conclusiones absurdas. La incultura consecuencia de las invasiones se dilató durante siglos y siglos, toda la Edad Media. En ella, casi nadie discrepó. Pero nada dura eternamente, el analfabetismo tampoco. No es casualidad que los primeros en poner en duda la veracidad de la doctrina teodosiana fueran los científicos, luego los intelectuales, finalmente, gran parte de los que saben leer.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Hemos llegado al final en el tema apuntado. Tenemos en Occidente un gran problema, el mayor problema que como sociedad se puede tener, carecemos de norte. Hasta hace una generación este hecho en nuestro país estaba disimulado, por la masiva asistencia del pueblo a los oficios organizados por la casta sacerdotal cristiana. Hoy en día no caben ya disimulos. Hay fuerzas, económicamente potentes, empeñadas en que todo les siga siendo tan favorable como antaño. La Historia se encargará de convencerles de lo inútil de su afán.  Esta web trata de reconstruir la situación antes de que la que iba a ser conocida como Santa Helena concibiera al que iba a ser su hijo, Constantino.

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….  Bueno es saber cómo está el patio y conocer así lo que de él podemos esperar.

………. Las raíces de la ignorancia 3

………. Las raíces de la ignorancia 3

……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *