Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Lo Superior y el cerebro

………. Este artículo, «Lo Superior y el cerebro», es para poner las cosas en su sitio. De paso, para dar moral a los «buscadores», personas que, por ser minoritarias, por estar tan alejados de los creyentes practicantes como de los ateos convencidos, reciben caña por ambos costados.

……….

……….

………. Una intervención de un Forista amigo me incita a tratar este tema, por ser de actualidad.

……….

………. Hace algunos años, los científicos de alto rango tenían, respecto a los “buscadores” y activistas de lo sutil, la opinión de que éramos soñadores, sugestionables, sedientos emocionales, forjadores de ilusiones y otras lindezas.

……….

………. En 1.975 el doctor Moody editó su conocido libro «Vida después de la vida» y en 1.987 la doctora K. Kübler-Ross el suyo, «La muerte: Un amanecer». Se empezaron a realizar análisis sobre qué sucedía, si es que algo sucedía, cuando una persona «buscaba» de manera activa. Al cabo de los años se vio que sí, que algo sucedía dentro del cerebro, ciertas zonas del cerebro cambiaban su actividad.

……….

………. Si hubiera habido neutralidad ideológica, los científicos hubieran dicho algo así como «Caramba, pensábamos que estas cosuchas de lo trascendente eran pamplinas para canarios y ahora resulta que cuando un buen hombre se pone, por ejemplo, a meditar sí que se producen actividades cerebrales que, en nuestro desconocimiento, dábamos por inexistentes, igual que cuando, por ejemplo, ve un ejemplar del sexo opuesto con poca ropa. Habrá que investigar mejor esto de lo trascendente, ya que lo habíamos ignorado olímpicamente.»   

……….

………. Tal vez los científicos serios, conscientes de su falta, por dejar de analizar tema tan serio y hacerle así el juego a la teología ancestral, se callaron y siguieron investigando más duramente algo que les era completamente desconocido. Pero no faltaron escritores y doctores rapidillos que se apresuraron a sacar conclusiones sesgadas, fruto de sus creencias ancestrales o de su ateísmo vigoroso.

……….

………. Me ha satisfecho que las tremendas sensaciones, e incluso la suave paz de la relajación, dejen huellas en la fisonomía de nuestros sesos. No podía ser de otra guisa: Lo que ha fallado hasta ahora no es la esencia del ascenso, sino el interés de los «sabios» por saber lo que sucede en su sima personal, o la ausencia de instrumental suficiente para sondear las cumbres de la Esencia Superior.

………. Lo Superior y el cerebro 12 1

………. Sépase que estamos, en temas de Ideas, en los tiempos de Parménides, es decir, en el siglo V antes del cambio de era, como se explicó en artículos anteriores, y que sólo con constancia lograremos que la Sabiduría se extienda hasta asomar por el Congreso y el Senado de este somnoliento país.

………. Lo Superior y el cerebro 12

………. Se ha leído bastante recientemente que «a Dios se le crea en la mente». En Reyes, y sin saberlo previamente, me regaló alguien «El alma está en el cerebro», del bueno de E. Punset. Fue de los libros que empiezo a leer por atrás, veo las conclusiones y concluyo que el autor no sabe por dónde va, de modo que dejo el libro; no merece la pena dedicarle tiempo.

………. Lo Superior y el cerebro 11

………. Parece que no se dan cuenta de que el sujeto del experimento decidió meditar por su libre albedrío. Y que fue cuando decidió actuar de cara a la Dimensión sutil cuando comenzó a experimentar sensaciones especiales y se activaron ciertas zonas de su cerebro, siempre las mismas, cuando medita. Hablo de meditación por ser la actividad sutil con más historia y más conocida. Otros autores que están en esta Web concluyeron lo mismo, que a la Divinidad la generamos nosotros cuando comenzamos a imaginarnos que entramos en comunicación con ella.

………. Lo Superior y el cerebro 10

………. Felizmente, otros investigadores de entre los más relevantes decidieron llevar a la pantalla lo que pasa en nuestro cerebro, qué centros producen qué cosas, y lo hicieron sin prejuicios, reconociendo con humildad que no tienen ni idea de qué hay más allá de los elementales resultados a que han llegado, resultados que – esos sí – son firmes, están comprobados y admitidos por la mayoría de sus colegas. Me refiero a la película «Y tú qué Sabes?», que ya hemos comentado en esta Web.

………. Lo Superior y el cerebro 9

………. Todos esos investigadores, doctores en diferentes ramas de la Ciencia, han transgredido la regla elemental y conocida desde antiguo, de que para investigar y averiguar hechos ciertos sobre una parte de la realidad hay que ser experto en esa parte, no en otra. Y muchos caen en la tentación de, con muy escasa información, elaborar conclusiones osadas, fruto de sus propias filias y fobias. Aceptado que ellos hagan lo que quieran con sus ideas, son libres. Aquí se trata de llamar la atención del “buscador” para que no se desanime, recele o dude de la realidad y bondad de su búsqueda, ni de la consistencia de sus logros por las afirmaciones de analfabetos ilustres.

………. Lo Superior y el cerebro 8

Lo Superior y el cerebro

         Lo Superior, como el Amor, existe

……….

………. Por la misma regla de tres podrían afirmar que el Amor no existe, y lo dicen, o que la evolución no existe, que todo es resultado de un cerebro poco dominado y conocido, que ahora hace las veces de todo. Estamos ante los primeros balbuceos de los microscopios y sensores respecto a la actividad sutil. Hay que esperar. Los científicos, ateos en su inmensa mayoría, no se han ganado aún participar de lo sutil. Por ello, han de medirlo por sus efectos secundarios, la activación de tal lóbulo del cerebro o cual meninge. Y en otros. De ahí que conviene avisar al “buscador” de que no se deje afectar tampoco por las voces de los que, sin tener experiencia alguna de contacto con la Dimensión Sutil y desde las primeras posiciones en otras Ciencias, lanzan sus conclusiones hipotéticas sobre las interpretaciones que dan de resultados de laboratorio muy primarios y parciales.

………. Lo Superior y el cerebro 7

………. Primero, todo eran imaginaciones. Ahora, las primeras pruebas refuerzan sus convicciones de que no hay nada además de lo visible y que todo lo no visible es juego mental. No se dan cuenta de que negando la Vida en Plenitud lo único que muestran es su analfabetismo sobre tan importante cosa. Y puedo aquí repetir lo que una persona mayor, D.R.E., me enseñó cuando yo era joven: «Una persona joven que haya dedicado cientos de horas a un tema concreto sabe más de ese tema que muchos profesionales mayores.»

…….. Lo Superior y el cerebro 6

………. Por la misma ley, un “buscador” que ha experimentado su primer «contactillo» sabe más de temas sutiles que un docto investigador que construye su saber con docenas de cables y sensores. Uno escucha en directo la canción; el otro trata de enterarse de si existe la música midiendo las profundidades de la huella en el disco microsurco o, lo que es peor, pasando el dedo por un CD. No hay color. Pero allá ellos. 

………. Lo Superior y el cerebro 5

………. Amigo “buscador”, los científicos de alto standing saben bien cómo emplear sus aparatos y medir intensidades de corriente y diferencias de potencial eléctrico, pero muy poco de lo que tiene valor, del Conocimiento. Ya aprenderán; nosotros, tranquilidad y a lo nuestro. el

………. Lo Superior y el cerebro 4

© Copyrigth Fernando Conde Torrens el 5-12-2.002

……….

……….  Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo“, recientemente editada, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

………. Lo Superior y el cerebro  3

………. Lo Superior y el cerebro 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *