Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Los Frutos de las Reglas

Los Frutos de las Reglas

.

.

.

De: T. G.
Enviado: Lunes, 20 de enero de 2020 8:39
Para: Fernando Conde Torrens

Asunto: Contacto a traves de sofiaoriginals.com

.

………. Mensaje: Desde la montaña riojana, en los albores de un 20 de enero a mi Hermano Mayor Fernando Conde Torrens.

………. Apreciado Fernando:

………. A través de la Filosofía de la Medicina de Extremo Oriente, principios recogidos por George Oshawa en lo que él denominó Macrobiótica se incide en que para tratar la enfermedad debemos buscar el origen de la misma. En ese contexto los llamados “remedios medicinales” son paños calientes que inciden directamente en los “síntomas” de la enfermedad y no en el origen de la misma. Amortiguan los síntomas más la enfermedad sigue latente.

………. Admitamos a una persona con un síntoma febril alto. Se le aplican medicamentos que reducen la fiebre más no se busca el origen de la misma. En su cuerpo hay una infección que es el origen de dicha fiebre y es ahí donde debemos poner la atención para sanar. Todo lo anterior referido exclusivamente al cuerpo físico.

………. Ahora bien si nos referimos a las emociones, sentimientos, pensamientos es más sutil la búsqueda de la salida a los desequilibrios de los mismos. Los síntomas… ¿pecados capitales? También tienen un origen ¿pecado original? Pues va a ser que no, o tal vez si más no como consecuencia del muerdo a una manzana.

………. En la mochila que cargamos tenemos un poco de todo, o un mucho de “algo” que desconocemos y que se manifiesta en la relación con los demás. El gran bazar de remedios ha crecido tanto que cualquiera se atreve a doctorarse en un fin de semana y convertirse en brujo del alma. Ojo con esos falsos maestros que nos mantienen dependientes y esclavos aplicando remedios que en el mejor de los casos amortiguan la carga más no nos muestran el camino para desprendernos de ella.

………. Gracias a tu generosidad, compartiendo tu experiencia y en un tiempo relativamente corto he podido enderezar mi vida aplicándome en el cumplimiento de las “Reglas”.

………. Es asombroso, Fernando, lo productivo que es cumplirlas. La Armonía, La Paz, La felicidad, El Amor, y múltiples síntomas de SALUD física, emocional y mental han comenzado a crecer en mi interior, avanzando y ocupando espacios cada vez mayores en la relación con mis semejantes. Y claro está, retrocediendo viejos hábitos que me mantenían “enfermo” de necesidad y dando tumbos en la vida, sin lograr alcanzar la salida del laberinto.

………. Ya que no quieres que te llamemos Maestro, permíteme que te llame Hermano Mayor. Ese hermano que no tuve y que hubiera sido de una gran ayuda, mostrándome el camino correcto para desplegarme en la vida. Ahora, transcurrido un rato de la vida y encontrándome sin un rumbo a puerto, abatido por el oleaje creciente, apareces tú y pones delante de mí las Reglas y los Círculos y … como faro en la tormenta, como relámpago en la noche oscura, has mostrado el camino.

………. Gracias, Fernando, por tu acompañamiento en la distancia. Te envío un almabrazo de hermano pequeño que te admira, respeta y comparte contigo y con todos los demás hermanos, simplemente, el ser buena persona.

………. Salud y Belleza.

………. T.G.

.

Los Frutos de las Reglas

.

………. El Martes 21 Enero 2.020 a las 16:41, Fernando Conde Torrens escribió:
.

………. Gracias, T.G., por tu hermosa misiva. Efectivamente, para curar algo hay que ir a las causas, al origen. Y si no sabemos lo perjudiciales que son nuestros pensamientos y sentimientos negativos, raíces de nuestros actos, no podremos mejorar éstos.

………. Sólo me queda desearte que sigas puliendo y alcanzando mejores frutos todavía. Esta carrera es como una montaña rusa, que siempre aparece una nueva cima. Que corones todas las nuevas cimas y te establezcas en la Meseta, donde ya todo es llano. Y entonces sólo te quedará un trabajito …

………. Un fuerte abrazo.

………. Fernando Conde

.

.

.

Los Frutos de las Reglas  Los Frutos de las Reglas  Los Frutos de las Reglas  Los Frutos de las Reglas  Los Frutos de las Reglas

6 comentarios en “Los Frutos de las Reglas”

  1. Fede dice:

    Dijo Rumí: «mi alma es de otro lugar, estoy seguro de esto, y tengo la intención de terminar allí».
    Eso mismo, Profesor, me representaba hace pocos días en sueños. Caminaba yo por un lugar, con gente desconocida pero que sin embargo en el sueño me era conocida. Esta gente me decía, claramente: tienes que prestar atención porque si te distraes, te caes y terminas allí abajo.
    Entonces sentí una sensación vertiginosa de caída y vine a dar a mi ciudad, a las calles conocidas, etc., y me desperté.
    Obviamente el «abajo» en ese sueño era aquí, esta realidad. Preso de cierta sensación ominosa, que además viene por otro lado, de un problema relacionado con la respiración que sufro y me debo cuidar bastante (por lo que esos sueños son una bendición dado que me despiertan), me puse a reflexionar entonces en la muerte, pero no triste o religiosamente, sino en el hecho de la muerte. Pero la muerte no era en tal caso «lo que va a pasar», sino algo que ya pudo pasar anteriormente.
    No sin cierta gracia, pensaba entonces «pero yo no entré así a este mundo»… bueno, no «físicamente», digamos.

  2. A cada cual sus experiencias anteriores, su morfología interior, qué tiene dearrollado más que otras cosas, le conduce a unas experiencias para mostrarle hacia dónde sí y hacia dónde no. En esto hay una variación casi infinita, como las lecturas que hacemos en la vida. Pero todas las Rutas llevan al mismo sitio, lo que aquí llamamos la «Meseta», donde ya no hay altibajos.

    La muerte es el paso a esa Dimensión de la que vinimos, el retorno a Casa, donde se está divinamente bien. Por eso no hay que temerla, sino esperar a que llegue ese momento con toda tranqulidad, porque sólo salimos ganando en todas las facetas de la vida con ella. Y claro que terminamos siendo sólo Alma, Allá de donde nuestra Alma es. Lo bonito es aprender a unirnos a ese Alma – que aquí llamamos «Esencia» – y danzar con ella en el comedor de nuestra casa. A ver cuándo me dices que has bailado tu primer baile, «buscador» …

    Un fuerte abrazo.

  3. Fede dice:

    Gracias, Profesor. Bueno , en cierta forma ese enfrentamiento tan directo me lleva a no temer. Digamos… Que hace años no temia la muerte porque la veía lejos y filtrada por creencias religiosas. Justo es empezar a no temerla en realidad, esta vez recorriendo el camino «más allá de la creencia, hacia la humilde certeza de la infinitud de la vida».

    1. Lo siento, Fede. No he leído tu mensaje hasta hoy, casi 4 mese después de que lo enviaste. En realidad, a la muerte no hay que temerla. Se la teme por ignorancia, por no saber lo que viene después. Y no se sabe porque los que debían decirlo no lo saben, porque se borraron las enseñanzas que se daban hace 1.700 años. Es hora de que, entre todos los que sabemos, deshagamos el terrible error.

      Un gran abrazo.

  4. Juan Martinez dice:

    Buenas tardes apreciado profesor, de sus libros sólo me falta «La salud».
    ¿Cómo puedo conseguirlo?
    Muchas gracias de antemano.
    Espero y deseo que se encuentre bien!!

  5. Juan Martinez dice:

    Ya he hecho el ingreso de 10 € en ALTA ANDRÓMEDA.
    Mis datos, Avenida Isabel la Católica, 74, 3º3ª, C.P. 08905, L’Hospitalet de Llobregat, BARCELONA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *