Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Los Guias y el trabajo sutil

Aquí ya hemos defendido que hay vida después de esta vida. Que no se acaba todo con la muerte. E insistimos hoy en que esto es experimentable, comprobable. Individualmente, claro. Hoy – por experiencias múltiples, propias y ajenas – podemos añadir algo más, algo sobre los Guias y el trabajo sutil 

En el Universo Sutil, que así llamamos al Más Allá (más allá de la muerte), uno no está inactivo, contemplando algo maravilloso, sino que trabaja. Trabaja en lo único que le parece que merece la pena: En su propia Evolución. La vida en lo sutil, en el Otro Lado, en Casa, es tremendamente activa. Y lo que se hace es dar Servicio, que es para lo único que uno sirve Allá Lejos.

También hemos indicado que de nuestras seis componentes, sólo pasan al Otro Lado las tres Superiores, las que son trascendentes, atemporales, permanentes. Por tanto, todo ente sutil tiene la Mente Superior, con el desarrollo a que llegó estando vivo. Tiene el Fondo, o Corazón Superior, con el grado de desarrollo que logró en esta vida suya, la última. No más. Y el Cuerpo Superior, también con el grado de dominio que logró de él en esta su última ocasión. Como receptáculo de los otros dos, siempre. Pero con el dominio que de su cuerpo energético logró en esta ocasión. Y éste suele ser pequeño, porque no se sabe ni que existe el Cuerpo Superior, y mucho menos se sabe lo del dominio.

En algún lugar alguien escribió una frase enigmática: “Nos salvamos en racimo.” Tenía razón. Estamos habituados a pensar que el tema del avance es individual, personal, que vamos por libre. En parte es cierto, porque la última palabra en esto la tenemos cada uno. Pero también es cierto que somos ayudados por los miembros de nuestro Equipo Sutil, lo que últimamente llamamos los Guías. Son los miembros del Equipo Sutil del que formamos parte, aunque lo olvidamos al recibir la mente inferior y demás aditamentos. Las componentes sutiles son tan sutiles, tan evanescentes, que las usamos durante años sin darnos cuenta de que las estamos usando. Sólo cuando pasa algo atípico, si racionalizamos lo que estamos viviendo, podemos empezar a sospechar que estamos usando capacidades sensitivas que desconocíamos. Tan desconocidas que hemos estado años empleándolas sin saber
siquiera que lo hacíamos.

Cuando nos vamos, nos convertimos en un ente, o ser, con las tres Componentes Superiores, y nos “acercamos” a los miembros de nuestro Equipo Sutil. Y con ellos intercambiamos enseñanzas, juicios, experiencias. Y se organiza en común la bajada a la materia temporal del, o de los, siguientes miembros que lo harán. El resto de miembros del Equipo Sutil se convertirán en los Guías del arrojado, que se encarnará cuando proceda, porque le conviene, porque así lo quiere él, porque le es permitido. Y se decide qué asignaturas ha de procurar aprobar en esta encarnación y en qué condiciones esos objetivos pueden cumplirse con más facilidad. Y se elige el cuándo y el dónde, con quiénes, en qué hogar.

………… Los Guias y el trabajo sutil

Los Guias y el trabajo sutil

   Los Guias y el trabajo sutil

………… Los Guias y el trabajo sutil

A ese  aventurero le vigilan sus compañeros de Equipo Sutil, sus Guías. Y no sólo le vigilan a él, sino que también se ponen al día de qué nivel evolutivo tienen las personas con las que trata, va a tratar, o incluso van a pasar cerca de él. Y si el contacto con alguna de ellas le puede beneficiar, le empujan a que se ponga a su lado y le hable, para entablar contacto. Y si el protegido puede ayudar a alguna persona que va a pasar cerca de él, se lo comunican, para que haga lo necesario para estar presente en el momento oportuno. Claro que para que haya este tipo de diálogo permanente, el protegido en cuestión ha de ser buscador altamente sensitivo. Es decir, hay todo un Contubernio del Bien en marcha, permanentemente, alrededor de cada uno de nosotros. Los que no saben que esto es así, lo llaman casualidades. Pero no lo son.  Son los frutos del Bendito Contubernio.

……….Hay una circunstancia a tener en cuenta. Ese Equipo Sutil tiene la evolución media de sus miembros y puede que no todos ellos hayan superado todas las facetas de la Posesión, la última asignatura que se supera. De ahí que puedan destilar su ayuda en forma de inspiraciones con alguna componente de Posesión Ideológica, o con una cierta Posesión del Tiempo, con cierto apremio. No obstante, nunca empujarán tanto como para imponerse, anular o sustituir la voluntad del protegido. Su Mente Superior tiene muy claro que pueden inspirar y sugerir, pero nunca sustituir la voluntad del protegido, ni siquiera cuando éste se equivoca en un tema de importancia. Es su vida.

……….También hemos dicho aquí que la Mente Superior es la Mente de la Colectividad, la Mente de lo Uno. La Mente Superior habla a través de los Guías. Y les habla a los que hemos llamado buscadores sentimentales, les habla al Corazón, al corazón inferior, que ahora llamamos también mente-sentimientos. Por eso, los sentimentales tienen la tarea de percibir con nitidez y hacer casos a sus Guías, porque ellos son su vía de contacto con la Mente Superior, que es la que sus Guías poseen en exclusiva.

……….A los mentales, por su menor desarrollo del corazón inferior, apenas les llegan las inspiraciones, o ayudas, de sus Guías. Ellos, los mentales, a ese conducto lo llaman intuición. Generalmente lo tienen en poco, y apenas le hacen caso. Por eso, los mentales no se sirven de los Guías, o lo que es lo mismo, los Guías de los mentales apenas tienen acceso a sus protegidos.  Como contrapartida, los mentales tienen fácil acceso a la Mente Superior por vía directa. Lo que aquí hemos llamado preguntar a la Mente Superior “a pelo”. Basta querer saber algo y que la mente inferior, la mente-lógica, lo exprese de forma diáfana, para que la respuesta llegue en directo desde la Mente Superior, o Mente de la Colectividad. Es el conducto que está dispuesto para ellos.

……….La dificultad para los sentimentales está en diferenciar la voz de la mente inferior-lógica – que usan poco a lo largo de su vida cotidiana, pero que dejan actuar libremente, permitiéndole que tome la iniciativa – de la voz de la Mente Superior, expresada a través de su Guías. Hay que ser consciente de la existencia de las dos voces, de las dos mentes, y del diferente “sabor de boca” que dejan. La inferior siembra miedo, desconfianza de uno mismo, tristeza, inseguridad, sensación de peligro, todo está mal … sentimientos negativos todos ellos. La voz de la Mente Superior es todo lo contrario: Siembra paz, seguridad, todo está bien, borra todo problema, cuando es la inferior la que los crea. Conforme crezca la confianza en la Superior, iremos dando menos peso a la inferior y dejaremos de seguirla. Ganaremos así en acierto y en Autoestima. Esto es lo que en el Diagrama de los Dos Círculos se denomina “Guía Interior” o “No hay Guía Interior”. Con Guía Interior se vive de cine. Sin ella, todo son problemas y la vida es un lío continuo.

……….Respecto a los Guías, primero se les desconoce y se les descuida. Poco a poco se sabe de su existencia -y se entra en duda de si son ellos o es nuestra imaginación. La práctica de “prueba y error” se hace obligada. Sólo se aprende en este campo a base de fallos, de equivocar el camino, para corregir la siguiente vez. Es un tema de algunos meses y de mucha paciencia.

……….. Los Guias y el trabajo sutil
Siguiente artículo: La Salud de ellos.

……….. Los Guias y el trabajo sutil

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud», recientemente «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….. Los Guias y el trabajo sutil

En colaboración con delfín, el 16-5-2.016

. Los Guias y el trabajo sutil

. Los Guias y el trabajo sutil

. Los Guias y el trabajo sutil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *