Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Marta, María y el padrenuestro

Marta María y el padrenuestro, que está en Lucas 10,38 -11,13.

 .Y Marta, María y el padrenuestro

`……….Nada más terminar la parábola del buen Samaritano, viene el pasaje siguiente, cuyo final refleja uno de los puntos principales del Conocimiento, la posibilidad de obtener la Sabiduría si se pide.  

……….Por el momento, este pasaje no está analizado desde el punto de vista de la estructura. Lo que interesa ahora es la firma de SIMÓN que contiene. Como se aprecia, en esta firma hay  

tres letras “S”,

cuatro letras “M”,

cinco letras “I”,

seis letras “O” y

siete letras “N”,

forma que Eusebio dio a algunas otras firmas que adornan varios Capítulos añadidos al inicio del Evangelio de Mateo, lo que ahora se llama el “Sermón de la montaña”.

……….La firma se lee en directo, al final de las frases, conforme avanza la lectura. Una traducción que reproduce la firma es la que viene a continuación.

…Marta, María y el padrenuestro

Lucas 10, 38 – 11,13

  1. Sucedió en el caminar de ellos,

            entró él en una aldea; una de las mujeres,

            llamada Marta, en la casa de ella acogioles.

  1. Tenía ésta una hermana, llamada María, que allí,

                                                                                                  sentada a los pies de Jesús, escuchaba el discurso de él.

  1. Como estuviera Marta ocupada en muchas tareas, acercándose a él, díjole: Señor, no te importa a ti,

que la hermana mía me haya dejado sola para servir? Dile a ella, que me-ayude a-mí.

  1. Y contestándole, le dijo entonces  Jesús: Marta, Marta, te ocupas de muchas cosas.
  2.     Una sólo es necesaria. Y María eligió la mejor parte, y no se le quitará.

Lucas 11Marta, María y el padrenuestro

  1. Y sucedió que estando en cierta aldea de allí,

                                                                                                rezando, cuando terminó, le dijo así uno de sus discípulos :

  1. Señor, enséñame a-rezar a-mí,

como también Juan enseñó a sus discípulos

Y les dijo: Cuando recéis, decid:

Padre, santificado sea tu Nombre,

            venga a-nosotros tu Reino,

            hágase la voluntad tuya,

            tanto en los cielos,

            como sobre la tierra.

  1. Nuestro alimento para la Esencia, dánoslo cada día,
  2. Y perdónanos si hemos hecho el mal,

    como nosotros perdonamos a los que nos hicieron mal,

   y no permitas que en tentación caigamos.

  1. Y dijo a ellos: Si os llaman,

teniendo amigos,

viniendo uno de ellos,

todos dormidos,

                                           que le dice: “Amigo, presta me tres panes,

  1. porque ha venido un amigo a mi casa, y no tengo qué ofrecerle.
  2. La puerta ya se ha cerrado, y los hijos míos están en la cama conmigo,” ¿Quién no se levanta a dárselos?
  3. Os digo: Aunque no se los dé por ser el otro uno de-sus-amigos,

debido a sus fuertes gritos,

                                                                                                                             se-levantará, dándole los que necesite.

  1.  Yo os digo: Pedid, y os darán;

buscad, y hallaréis. Llamad, y os abrirán.

  1.  Porque el que pide, recibe. El que busca, encuentra. Y al que golpea la puerta, se le abre.
  1.  ¿Quién de entre vosotros siendo padre si su hijo le pide pan,

            no se lo dará? Y si ración,

                                         en vez de-ración, le dará una-serpiente?

  1. O si le pide un-huevo, le dará en cambio un escorpión?
  2. Si pues vosotros, siendo malos, sabéis hacer con vuestros hijos la buena acción,

            cuánto más el Padre, el de los Cielos, dará el-Espíritu Santo a-quienes se lo-pidan?

……….Texto en griego.

……….El texto en griego viene a continuación.

Marta, María y el padrenuestro en LucasMarta, María y el padrenuestro en Lucas

……….Mas Marta, María y el padrenuestro

……….En el versículo 14, a continuación, comienza un pasaje con un endemoniado mudo, al que Jesús cura y comienza a hablar. Tales cambios de escenario marcan los pasajes escritos por uno y otro autor.

……….Nótese cómo el pasaje analizado, que en origen iba unido, se ha separado, y un nuevo Capítulo lo parte por la mitad. Ésta es una de las tácticas que se han empleado para disimular la existencia de las firmas.

……….Este pasaje tiene una relevancia especial en el estudio llevado a cabo sobre los textos en griego por la diferente versión que el autor del Sinaíticus y del Alexandrinus dieron a la frase que se subraya, ”enos de estin creia“ = “Una sola es necesaria”.

……….Esta frase fue el factor desencadenante para confirmar el modo en el que los escritos Originales fueron deformados. Y conocer la manera en que ambos actuaban ha permitido poner a punto el método para reconstruir el texto primitivo, el establecido por Eusebio y Lactancio.

..Pero Marta, María y el padrenuestro

Siguiente artículo: Juan 1. Original.

.Aunque Marta, María y el padrenuestro

© Copyrigth Fernando Conde Torrens

.Sino Marta, María y el padrenuestro

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Año 303. Inventan el Cristianismo«, recientemente editado, «La Salud», «El Grupo de Jerusalén», «Simón, opera magna» y una serie de artículos sobre el mundo de las Ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

2 comentarios en “Marta, María y el padrenuestro”

  1. Maria Teresa Aparicio Robert dice:

    Estoy leyendo estos textos y cotejándolos con el Evangelio traducido directamente del griego de Joan Francesc Mira «Evangelis de Marc, Mateu, Lluc i Joan amb els Fets dels Apòstols, la carta de Pau i el Llibre de l’Apocalipsi» en una versión, podríamos decir que «literaria» y és que flipas…
    (mi lengua es el catalán)

  2. Fernando Conde Torrens dice:

    Hola María Teresa, me parece que estás haciendo algo que al inicio de la página «Año 303» se recomienda no hacer, leer estos artículos sin haber leído el libro. Yo no he vuelto a poner en esos artículos las explicaciones que he dado ya en el libro sobre cómo hago las traducciones. Estos artículos son un suplemento a lo explicado y expuesto en el libro. Te agradeceré que me digas si me equivoco y has leído el libro. Yo tengo que cumplir dos exigencias con mis traducciones:

    1ª. Que tengan exactamente el mismo número de palabras que el original griego, para conservar la estructura de cada escrito.

    2ª. Que la letra del acróstico, o firma, de «SIMÓN» esté situada exactamente en el mismo lugar que en el texto en griego.

    Eso me obliga a forzar bastante la traducción, para colocar la letra «S», «I», «M», «O» o «N» en el final de la frase y en el lugar requerido. Posiblemente eso explique las diferencias de traducción que observas. Cada frase está traducida respetando el sentido del texto del original (eso lo puedes comprobar, no hago lo que quiero con mi traducción), pero obedeciendo a las exigencias dichas. De no hacerlo así, no podría explicar lo que ha hecho el autor griego del Evangelio.

    Lo principal que se expone en los artículos no es precisamente la traducción, sino las firmas o acrósticos de SIMÓN, las estructuras, y la política que los autores de Sinaíticus y Alejandrinus tuvieron a la hora de «copiar» los originales griegos que tenían delante. Pero eso sólo se entiende si se ha leído el libro.

    Un abrazo.

    Fernando Conde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *