La Pintura entre los egipcios.

© Copyright  Fernando Conde Torrens

 

 

 

 

        Estamos en Egipto. Las reglas del Arte egipcio permanecieron bastante invariables a lo largo de los 30 siglos que les vieron multiplicarse. Así, muchas figuras adoptan las mismas posturas y tienen rostros y atuendos similares, como se aprecia en esta otra pintura del mismo sepulcro. La composición parece muy complicada, pero si se observa con detenimiento, muchas imágenes son casi iguales.

 

Fresco de la tumba de Nebanón, arquitecto real. Museo Británico.

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 4. A.Mª. Vázquez. Arlanza Ediciones, 2.000.)

 

        Digamos que la pintura al fresco es otra manera de decorar los muros o techos de una mansión, tumba o Templo. Los colores se disuelven en agua de cal y se aplican sobre una capa de estuco fresco, humedeciendo cada día la parte que ha de pintarse, de modo que la pintura llegue a combinarse con la cal y adquiera solidez. Los colores que se consiguen con la pintura al fresco dan la impresión de mayor limpieza y transparencia que de usarse la técnica del temple. La pintura anterior estaba hecha al fresco.

        Al temple son en cambio unas ocas famosas, anteriores incluso a las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos, el Friso de ocas de Meidum, uno de los ejemplos de mayor realismo en la pintura egipcia de época remota.

 

Los famosas ocas de Meidum, mastaba de la princesa Atet, época de Snofru, faraón anterior a Keops, año 2.610.

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 4. A.Mª. Vázquez. Arlanza Ediciones, 2.000.)

 

        Podríamos poner muchas imágenes más de frescos y temples egipcios. Por ejemplo,. la tumba que Sennedjem, un artista de los hospedados en Deir-el-Medina, que se construyó para sí mismo y que ya vimos en su día. En ella, el artista comparte con su mujer la vida en el Más Allá, donde también cultivan campos, eso sí, bajo la mirada y en compañía de Horus.

 

Muro decorado en una tumba de Tebas. Dinastía XIX, a la que perteneció Ramsés.

(Fuente: Egipto. Hombres. Dioses. Faraones. R.M. &R. Hagen. Taschen, 2.005.)

 

        No obstante, la impresión que se obtiene de todas ellos es como si se tratara de figuras de "comic". Falta realismo, falta el retrato personalizado, las figuras son idealizaciones, así lo exigían las normas inmutables. Habrá que esperar siglos y siglos para que se produzcan cambios en los cánones eternos. Y ellos va a suceder de la mano de los Ptolomeos, griegos ellos, y de los romanos. Echemos un vistazo a las imágenes que decoran féretros de estas épocas. Veremos un cambio radical, que no es preciso explicar.

 

Tumba de El Fayum. Egipto, época ptolemaica.  Pintura sobre un féretro.

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 4. A.Mª. Vázquez. Arlanza Ediciones, 2.000.)

 

        No es éste el único ejemplo, casi todos los féretros se decoran a partir de ese momento con imágenes de los difuntos de un gran realismo, como el que veremos a continuación, realizado con la técnica de la encáustica. En esta técnica los pigmentos de colores se mezclan con cera, y ésta se aplica en caliente, mediante un hierro o espátula. Con esta técnica era posible pintar sobre superficies duras, como marfil, vidrio, barro o porcelana. En este caso, sobre madera. Nótese la viveza de la expresión y el realismo que se logra en este caso.

 

Tumba de El Fayum. Egipto, mediados del siglo II EC. Pintura a la encáustica sobre un féretro. Museo de Varsovia.

(Fuente: El Arte del Antiguo Egipto. K. Michalowski. Akal, 1.991.)

 

        Dejamos de momento Egipto, donde la Pintura se utilizó desde muy remotos tiempos, hace alrededor de 5.000 años, y pasemos a Grecia. Si los egipcios se inclinaron por el bajorrelieve, los helenos lo harán por las esculturas. No obstante ...

       Fernando Conde Torrens es autor de "Simón, opera magna", "El Grupo de Jerusalén", "La Salud" y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com  hay comentarios y más información sobre este libro.