Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66

Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el 25-1-2.012

.

        Otra manera de unión entre ciudades griegas en la Antigüedad era la sumpolitia, (pronunciar simpolitia) que podríamos traducir por ciudadanía común, pertenecer al mismo estado. Consistía en pactos entre ciudades para constituir una entidad más amplia y común, de la que los ciudadanos de ellas pasaban a ser conciudadanos.

        Si una de las ciudades renunciaba a su propio estatuto y adoptaba el de la otra ciudad, recibía el nombre de omopolitia, de la misma ciudad o estado. Es una variante de lo anterior.

        Otra manera de unión era la isopolitia, por la que se intercambiaban las ciudadanías, pero sin perder el sujeto su identidad propia inicial. Equivaldría a la moderna doble nacionalidad. Podía hacerse entre ciudades o entre una ciudad y las que formaban ya una Liga.

        Había otros acuerdos entre ciudades que no se referían a la propia ciudadanía, sino que eran de menor rango. Por ejemplo un acuerdo de pro-xenia (a favor = pro, del extranjero = xenos). Como se ve, las costumbres se fueron suavizando poco a poco y se comprendió que la xenofobia (odio al extranjero) era una mala costumbre, pues cualquiera podía verse forzado a exilarse, de modo que suavizar la vida de los de otras ciudades pasó a ser objeto de amparo legislativo.

        Otra costumbre que se estableció fue la de conceder la ciudadanía propia a un personaje ilustre, un sabio, poeta, artista o filósofo, que vivía en otra ciudad. Sería los antecedentes de ser nombrado hijo adoptivo de la ciudad o la de los Doctores honoris causa. Y, ya que estamos en ello, otra forma de recaudar, por parte de la polis con presupuesto deficitario, fue vender la ciudadanía a quien pagara bien por ello. Claro que sólo interesaba incorporar ciudadanos de pro, no desgarramantas, por lo que el precio de la ciudadanía era ciertamente elevado, lo que ya significaba un filtro.

        Asimismo, otra práctica que se extendió en esta época fue la de acordar cederse mutuamente pequeños tribunales de mediación. Las ciudades aprendieron que liquidar sus diferencias mediante la guerra era muy costoso y extenuante, y que las diferencias entre ciudadanos, o entre ciudades vecinas, era más práctico dirimirlas mediante conciliación. Incluso los tribunales formados por sorteo entre los ciudadanos de una ciudad, podían no ser imparciales, si el litigio propiciaba la creación de formaciones en favor de uno y otro de los litigantes. En tal caso, se acudía a una mediación por parte de magistrados o expertos de otra ciudad.

        Éstos procuraban inicialmente lograr una solución de compromiso, por consenso de los enfrentados. Si ello resultaba imposible, tomaban las declaraciones que creían convenientes y decidían, apoyándose en el derecho de la ciudad y en el derecho comparado de los reinos vecinos. Había magistrados afamados, cuyos servicios eran muy requeridos, que gozaban de un prestigio de equidad.

        Otras veces tal función – si las ciudades eran parte de un reino – se solicitaban al monarca, quien tenía la obligación de responder a todas las demandas que sus siervos le enviaran, por lo que ya hemos dicho que el oficio de rey era bastante agotador, aunque no poco apetecible.

.

Grecia propia, incluyendo la Etolia (Liga Etolia) y la Acaya (Liga Aquea)

Nótese lo de AEtolia adiecta, (añadida, aumentada), vía «ley del vecino«.

Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66

(Fuente: Geographia Antiqua. Set of Maps of Antient Geography beautifully engraved from Cellarius. London, Rivington, Longman and Whittaker. 1.819)

.

        El órgano supremo de la Liga Etolia era la Asamblea, formada por todos los hombres libres de Etolia, a la que le correspondía todo el poder político. Surgió a partir del ejército y era su contraparte civil. Se reunía dos veces al año, antes y después de la estación de campaña, el período de buen tiempo. El cabeza de la Liga era un general, elegido anualmente. Estaba prevista la reelección, pero debía haber pasado un período de carencia de varios años. El general elegido era el Presidente de la Liga y el ComandanteJefe. Estaban además un comandante de caballería, ou parcos (se pronuncia iparjos), un secretario, el agonozetes, o encargado de los festivales, y siete ayudantes administrativos.

        La Liga Etolia creció e incluyó ciudades alejadas no incluidas en su entramado militar. No obstante, las ciudades tenían autonomía interna. El sistema era que una ciudad nueva que se incorporaba pasaba a formar parte constituyente de la Liga como ciudad o como unidad comarcal. Las ciudades de la Etolia o vecinas entraban en sumpolitia con las demás, según lo visto más atrás, de modo que sus habitantes pasaban a ser Etolios, acudiendo por tanto a la Asamblea.

        En cambio si la ciudad estaba alejada, entraba en isopolitia y adquiría la doble ciudadanía, volviéndose potencialmente Etolio. Pero su potencial cualidad de Etolio sólo se volvía efectiva si se iba a vivir a una ciudad Etolia de verdad.

        Debajo de la Asamblea estaba el Consejo, o Synedrion, conjunto de miembros elegidos por las ciudades-miembros en proporción a sus contingentes militares. El Consejo no tenía demasiado poder y sólo tomaba las decisiones que no pudieran esperar a la próxima Asamblea.

        La Liga tuvo su máximo momento de gloria el año 279, tras rechazar la invasión cetra de las Termópilas y Delfos. Paulatinamente, pasaron a pertenecer a la Liga Etolia ciudades de la Lócrida Epicnemidia (en el mapa primero, bajo la Tesalia), de la Dórida (también bajo la Tesalaia, más al Oeste), la AEniana, (entre ambas), parte de la Acarnania, de la Fócida, parte de la Tesalia y la Aquea Ptiotis. Otras muchas ciudades eran miembros por isopolitia, como algunas de Mesenia (al Oeste en el Peloponeso) y hasta de las Islas Cícladas y de Creta. Llegó al Liga a controlar Delfos, por más que Delfos nunca llegó a ser miembro. Ciudades importantes, como Lisimaqueia (en la Tracia, en lo estrecho del Quersoneso) y Calcedonia (en el estrecho del Bósforo, frente a Bizancio, en la parte asiática), entraron el la Liga Etolia.

        Conforme la Liga creció, reunir la Asamblea dos veces al año resultó cada vez más inviable, pero nunca se pensó en pasar a un sistema de delegación para la Asamblea. Por ello el Consejo creó un pequeño Comité, los Apocletoi, desconocido en los estatutos de la Liga, que estaba en contacto permanente con el General en Jefe y que gobernaba de facto la Liga y sus ciudades.  No obstante, declarar la guerra o firmar la paz eran competencias exclusivas de la Asamblea.

        Con este crecimiento y entre el año 280 y el 220, la Liga Etolia pasó de ser la Liga más democrática de la Hélade a ser la menos democrática.

        Hubo algunas Ligas que sufrieron vicisitudes, con discontinuidades, como la Liga Beocia, o la  Liga Arcadia. Ésta segunda ingresó en la Liga Aquea, por lo que estudiaremos ésta.

.

Enlace con el próximo día:  Liga Aquea. Mundo helenístico 67.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  . Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  . Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  

. Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  . Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  . Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  

. Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  . Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  . Mediaciones y acuerdos Mundo helenistico 66  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *