Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Medias naranjas

......Estamos hablando de la pareja y hoy quisiera llegar al corazón de la pareja estable y ver cómo se consolida una pareja y cómo se destruye, así cada cual optará. De ahí lo de “Medias naranjas”.

......

......Existe la idea de que en el mundo hay media naranja preparada para mí, que me está esperando. Si la encuentro, felicidad asegurada; si fallo el tiro, puede pasar de todo. Y si llega la separación es porque me equivoqué de media naranja. Esta bonita idea todo lo fía a las cualidades del medio fruto a encontrar y no mira hacia dentro de uno mismo, que es donde está el secreto de la pareja.

......

......Por el contrario, diría que el secreto del Amor, de la pareja sólida, está en otro sitio, está en Dar. Recuerde el lector cuando se enamoró y estaba con su entonces novia/o o amigo/a fuerte. Posiblemente toda su actividad se orientaba a hacer feliz a su pareja, olvidándose de sus intereses. Si la pareja era feliz, uno mismo lo era también, por una especie de movimiento reflejo. El enamorado no se preocupa de sí mismo, no hace nada buscándose, se vuelca ¿en qué? en hacer feliz al otro. Y que lo logra lo ve en sus ojos, en su sonrisa, en su faz. Y los dos son felices. Eso es Dar. Ocuparse exclusivamente en dar felicidad al otro. Y entonces uno está en el séptimo cielo.

......

......Eso se puede mantener a lo largo de la vida de la pareja. No en plan de arrobamiento perpetuo, sí en plan de objetivo en algún momento del día, casi todos los días, menos los que estamos enfermos. Ocuparse de la felicidad del otro es construir. Proponerse hacer reír al otro, es construir. Eso, el que tenga sentido del humor, que debe ser, al menos, el visitante de esta web. Dedicar con mucha frecuencia un rato al día para pasear o hablar en el salón los dos solos, con tranquilidad, es construir. Es vital hablar.

......

......No hay una media naranja ideal y única esperando ser encontrada. Hay un abanico de posibles medias naranjas, con una de las cuales será posible construir un hogar duradero y cálido. Para ello, habrán de aplicarse los dos componentes de la pareja. Y cada cual haciéndole feliz al otro, despreocupándose de sí mismo. Pero siendo feliz por el mero hecho de dar. Y encima el otro miembro actuando para hacernos felices. Felicidad por partida doble. Y las dos medias naranjas se van fusionando poco a poco. Ésta es la fuerza de la pareja, del matrimonio. Y éste se vuelve indisoluble, no por decreto externo, sino por soldadura interna.

......

......Del mismo modo que no hay una media naranja ideal, la que hemos encontrado, creyendo que es ideal, no es ideal. No hay dos personas que sean fotocopias una de la otra. Unida la pareja en la iglesia o por lo civil, llega un día en que se aprecian diferencias, diferentes prioridades, modos de tomar las decisiones. ¿Qué pasa, qué hacer? Aquí no recurrimos a la Química para explicar el enamoramiento, como tampoco justificamos el ascenso con estornudos cerebrales. Ambos fenómenos tienen cosas en común, y ambos procesos, que son sumamente reales, como reales son nuestras emociones, tienen su correlato en el cerebro. No se levanta una ceja sin que lo mande el omnisciente cerebro …

......

......Lo que sucede es que de novios todos estamos de visita, si no hay convivencia íntima y duradera. Y de visita todos somos buenos y guapos. Calladitos, sonrientes, modosos, encantadores, en suma. Si encima estamos enamorados y sacamos lo mejor de nosotros mismos, el efecto puede ser desolador. Desolador el cambio cuando aparecen nuestras herencias familiares diáfanas, las ocultas, y nuestra forma personal de ser, nuestras Asignaturas Pendientes, que todos tenemos. Es el momento de la verdad, es la crisis en miniatura.

............

Medias naranjas

      Medias naranjas

.....

......

......¿Qué hacer y qué no hacer? ¿Quién hará qué? Al percibir la primera sensación de discrepancia, con un recuerdo y fresco aún de las experiencias positivas habidas en días anteriores, hablar con claridad, exponer la extrañeza, la postura desconsiderada, la invasión, el maltrato psicológico, lo que sea motivo de queja. Exponer la queja, en una palabra. Sin genio, con dolor, con sorpresa, con ganas de hallar una solución. Ambos deben encontrar el acuerdo para salvar esa diferencia de criterio entre ellos dos. Y será de ayuda lo que se dijo en “La vida de la buena pareja“, las áreas de decisión, el derecho al veto, el acuerdo en lo menor si no lo hay en lo mayor, y, siempre, hablar, resolver las diferencias. Si existe cariño, se hallará la solución.

......

......Un apunte sobre lo de influir. Como esa decisión tuya me afecta, tiene influencia en mí, tengo derecho al veto“. Cuidado. Eso puede ser una muestra de intolerancia, de Posesión, “todo esta tierra es mía”. Veamos entonces quién hará qué cosa y qué otra. ¿Cómo será la postura de cada miembro? ¡Dependerá de su nivel de evolución! Caramba, la clave no era el acierto habido con la otra media naranja, la clave está en mis entretelas, en mi evolución, vaya, vaya … Qué fastidio. Yo que pensaba echarle la culpa a la media naranja, no me comprende, no es lo que yo pensaba, no era así de novios … No es eso. ¿Hasta dónde soy flexible, hasta dónde sé reconocer mis deformaciones, hasta dónde sé ceder cuando he invadido áreas ajenas, hasta dónde sé Dar …? Estas preguntas son las preguntas clave.

......

......Y otro sobre “construir”. El construir no es pasivo, no es acumular momentos encantadores, ni haber superado algunos escollos del camino común. El construir no es un sedimento, no es un sumatorio. El construir no pertenece al pasado, es presente permanente. El construir se hace posible y costumbre cuando uno es bien consciente de que hará de su matrimonio o vida en pareja lo que él sea capaz de hacer, de producir bien. Construimos con lo que hay de valor en nuestro interior, con lo que tenemos de generosidad, de abnegación, de paciencia, de bondad, de Plenitud, en suma. Ha de poner más el que va delante, porque tiene más. Y porque tiene felicidad, además, de otro lado.

...... Medias naranjas

......Conviene que dos medias naranjas se encuentren, pero el trabajo después es imprescindible. Que sean de estatura parecida, de nivel de evolución no tremendamente alejado, eso también hay que verlo incluso de visita.. Media naranja y media calabaza … puede ser que sean incompatibles, como lo serán media naranja y medio limón, media naranja y media nuez. Pero de eso hay que darse cuenta hasta de visita. Y ésos serían los casos en que, de no haberse visto, si hablando luego, si intentando construir, al final resulta imposible concordar … pues habrá que buscar una salida posible para ambos.

...... Medias naranjas

......La posesión, su hija, la intolerancia, la falta de servicio, la incapacidad para dar a otros, mi inseguridad, el miedo al mundo porque me temo a mí mismo, a mi secreta e íntima falta de criterios, la ausencia de Guía interna, ni más ni menos que el Círculo negativo, ése es el destructor de convivencia, es decir, nuestro yo negativo, nuestro “personaje”. De ahí al importancia de buscar, de pulir, de ascender … Éste es un fruto valioso del Camino, habernos pulido, por lo que conviene empezar de joven, antes de buscar pareja, buscar la propia perfección. Pero de ese ideal estamos aún muy lejos, más vale tarde que nunca.

...... Medias naranjas

......Haciendo las cosas bien, de visita, mostrando lo mejor durante los primeros meses, enamorados ambos, felices de haber hallado al otro, sabiendo ambos lo que es Dar, hablando al surgir las primeras diferencias o divergencias, estableciendo las reglas de reparto, los criterios asumidos por ambos como justos y limadores de las asperezas, decididos los dos a construir esa casa confortable, amable, en la que se esté bien, conocedores de que han de “construir” siempre, pero que hacerlo no es tedioso, ni cansado, sino fuente de felicidad mutua, seguro de vida plena, aun con las imperfecciones que como humanos tenemos. ¿Ves, buscador amigo, dónde aparece el famoso nivel de evolución? Semper et ubique, que decía mi Profesor de Latín en de Bachiller, yo tenía 12 años entonces, siempre y en todas partes.

...... Medias naranjas

......Es que, no lo sabemos, pero somos nuestro nivel de evolución. ¿Qué otra cosa, si no?

...... Medias naranjas

Foto, cortesía de MJC           Siguiente artículo: Asignaturas Pendientes y pareja.

………. Medias naranjas

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

© Copyright Fernando Conde Torrens    42

Medias naranjas

Medias naranjas.

Medias naranjas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *