Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Medinet Habu cerca

Ya está bien de hablar de los monumentos. Vamos a tratar hoy, en «Medinet Habu cerca», de sus constructores físicos, de los artesanos, los trabajadores especializados.

Homenaje a Sennedjem

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 2-11-2.005

.

……….Hoy conoceremos una historia corta, una historia real. Cualquier parecido entre esta historia y la realidad no es casualidad. Sólo hay un detalle inventado, lo que se refiere al padre de la criatura. 

……….Esta historia responde a la pregunta ¿Quiénes construyeron todos estos monumentos? Claro, los sucesivos Faraones. Pero no, no era eso. Ellos no levantaban las piedras, ni se caían del andamio. Me refiero a los profesionales, a los artesanos. Vamos a seguirle la pista a un artista de éstos. ¿Su nombre? Sennedjem, hijo de Paniskos. Paniskos era terrateniente y consiguió que su hijo fuera a trabajar como cantero. Allá Sennedjem pronto destacó por su habilidad con el cincel y con el tiempo todos los trabajos de dar forma a cornisas y piezas complicadas los realizaba Sennedjem. A los veinte años fue llamado por el Gran Capataz de los trabajos del Faraón y en pocos días era de los afortunados que vivía en Deir el-Medina, el poblado de artesanos que construían los monumentos principales de Tebas.

……….Los artesanos se comprometían a residir de por vida en el poblado y a no ausentarse de él sin permiso del Encargado general. Así era la ciudad donde vivía Sennedjem. Los habitantes de Deir el-Medina tenían su propio cementerio, nekrópolis en griego, de nekrós, muerto, y pólis, ciudad.

……….

Plano de Deir el-Medina, la ciudad de trabajadores de Tebas

Medinet Habu c

(Fuente: Atlas ilustrado del Antiguo Egipto. Susaeta Ediciones, S.L.)

 ……….

……….El poblado sólo tenía una calle. ¿Para qué más? Callejones laterales permitían el acceso a todas las casas. Sólo tenía una entrada, a la derecha, y estaba rodeada de un alto muro. La casa de Sennedjem era de las medianas. Algunas eran más pequeñas, las de los encargados, mayores. Era así. 

……….El patio, con el altar para el culto privado. Un puerta conducía a la sala de estar, con una columna en el centro. De la sala se pasaba al dormitorio de Sennedjem, o bien, por el pasillo, a la cocina. Sennedjem dormía sobre una estera. Una escalera ascendía a la terraza, donde Sennedjem recibía a sus amigos y allí charlaban y bebían cerveza, en las ocasiones.

……….

Plano de la casa de Senedjem. Deir el-Medina

Medinet Habu c

(Fuente: Atlas ilustrado del Antiguo Egipto. Susaeta Ediciones, S.L. 2.002)

……….

……….Pasaron los años y Sennedjem creyó llegado el momento de pensar en su paso a la otra vida. Conocía a todos los artistas del poblado, llevaba en él más de veinte años. Les fue pagando de sus ahorros para que su tumba fuera una evocación del trabajo que se hacía en la casa de su padre, que tenía extensos campos al sur de Tebas, pero trasladado a la otra vida. Sennedjem no quería pasarse la otra vida entre polvo y cascotes. Añoraba su infancia, la casa de su padre y el olor a mies recién segada. Sus amigos se emplearon a fondo y la cámara sepulcral de Sennedjem lucía tan hermosa como indica la fotografía siguiente.

……….

Cámara funeraria de la tumba de Sennedjem, al oeste de Tebas. XIX dinastía, hacia 1.280 AEC.

Medinet Habu c

(Fuente: Arquitectura Egipcia, pág. 71. Manuales Parramón de Arte.)

 ……….

……….Sennedjem había cumplido con sus obligaciones, había servido al Faraón, y esperaba convertirse en «ser luminoso» tras el paso por la Sala de la Verdad Absoluta. Su alma haría el último viaje acompañado de Horus, se acogería a los Hijos de Horus, los espíritus benefactores Hapi, con cabeza de babuino (Bóveda superior). Tras el juicio (primer línea superior), entraría en el paraíso, regado por ríos de aguas limpias. Allá haría el trabajo que había hecho en vida, recogiendo papiros y comiendo toda clase de frutas. Y todo eso con su esposa, con la esposa deseada que Sennedjem no había tenido en esta vida. 

……….Y las cosas sucedieron como estaban representadas en las paredes de su tumba …

……….

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Año 303. Inventan el Cristianismo», «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Medinet Habu c   . Medinet Habu c    . Medinet Habu c   . Medinet Habu c   

. Medinet Habu c    . Medinet Habu c   . Medinet Habu c   . Medinet Habu c   

. Medinet Habu c   . Medinet Habu c   . Medinet Habu c   . Medinet Habu c   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *