Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

«Mi biblioteca 4 Las hojas en latín» describe la situación inicial de la misma, cuando la economía sólo me permitía comprarme hojas de libros, no libros enteros. Pronto cambiaría la situación. Para cuando ecolgaba esto en la Web, la situación ya había cambiado, poco antes.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 23-9-2.009

.

.

.

        Estábamos en la historia de los comentarios al margen. Yo iba siguiendo la pista a todas las conexiones que pudiera haber entre los libros escritos en papiros, que ya conocía y disponía de unos pocos, los libros en forma de rollos y los libros en forma de libros o códices. Los códices se mantuvieron hasta la invención de la imprenta. Luego llegó ésta y siguió la tradición de escribir que ya existía desde tiempo inmemorial. Quería saber si con la irrupción de la imprenta en el mundo de la cultura sucedió algo parecido a lo que pasó con la invención del motor de explosión y su irrupción en el mundo de los carruajes usados en la agricultura.

        No sé si el lector lo sabe, pero los primeras ruedas de los coches automóviles fueron del mismo estilo que las que se empleaban en los carros tirados por caballos, con llanta de hierro. Las posaderas de las damas viajeras comenzaron a protestar y no muchos años más tarde se inventaron los neumáticos, que hacían los viajes más llevaderos a las damas.

        ¿Pasó lo mismo con la imprenta? ¿Podría llegarse a alguna conclusión sobre el controvertido tema de los signos de puntuación u otras costumbres que se tenían al escribir? Sin grandes esperanzas, dicho sea de paso, me decidí a comprobar por mí mismo y hacerme un pequeño Museo de la Historia de la Escritura. Amén de mis locuras coptas, nepalíes y cirílicas, adquirí libros en latín, lo que me acercaba a mi tema objetivo.

        Por ejemplo, esta hoja – compré doce hojas más del mismo libro – de 41 x 28 cm. En ella se ve que el texto principal de la Decretal papal está rodeado de comentarios. El Título XXXI lleva su comentario, el Capítulo I que se inicia por «Pervenit» tiene el suyo, que ocupa todo el lateral izquierdo. El Capítulo II iniciado por «Ad haec» tiene su comentario en la parte derecha y el Capítulo III que empieza por «Ad autes» tiene su pequeño apartado en la parte final de la página. A su vez estos comentarios tienen sus pequeñas referencias todavía más exteriores, con esos «Vide» que significan «Véase …». Dejo la hoja a mayor tamaño para facilitar la lectura, si alguien lo desea.

.

Hoja del Corpus Iuris Canonici «Decretalium» del Papa Gregorio XI. Burdeos, 1.574

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

(Colección particular.)

.

        Otro detalle curioso de este libro es que están numeradas no las páginas, sino las columnas. Cada página tiene dos números consecutivos. Por países esta costumbre cambió según las fechas.

        Lo que acabamos de ver es de 1.574. Remontándome más lejos, pude comprar una hoja de un libro de 1.484, un Incunable. Lo son aquellos libros editados en Europa no más tarde del año 1.500. Un Incunable puede costar entre 3.000 y 10.000 euros. Están completamente fuera de mi alcance. Pero una sola hoja de un Incunable se puede conseguir por 15, 25 ó 40 euros. Depende de los grabados que tenga, de las letras capitulares que tenga, de las tintas, de cómo esté decorada, etc. Ésta que veremos costaba 40 euros, posiblemente porque sobre lo impreso alguien se ha bíadedicado a resaltar algunas mayúsculas con una ligera tinta roja. Se aprecian los puntizones y corondeles, la rejilla sobre el papel, que éste es de buena calidad, sin manchas de óxido a pesar del tiempo transcurrido.

        John Bromyard (+ hacia 1.352) fue un cura dominico que vivió hacia 1.340, bajo el rey Eduardo II de Inglaterra y que compiló predicaciones anteriores junto con citas de autoridades de la Iglesia, citas de la Biblia, otras de fuentes clásicas, refranes, proverbios, versos y tradiciones populares, algo que diera a sus hermanos de la orden argumentos para una mejor difusión de la ortodoxia cristiana. Dotaba a sus obras de un índice, cosa poco frecuente entonces.

.

Hoja del Incunable, Summa Praedicantium de John Bromyard, Basilea, 1.484. 26 x 37 cm.

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

(Colección particular.)

.

        Pero el Incunable que tiene comentarios abundantes es esta Biblia de 1.485, de Nicolai de Lyra. Me llamó la atención y llegué a comprarme 10 hojas seguidas del Libro de Job. No tendría el libro completo, pero al menos podría seguir la narración de una página a otra.

.

Hoja de Incunable Biblia de Nicolai de Lyra de 1.485. Libro de Tobías. Espacios entre frases.

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

(Colección particular.)

.

        Nótese que se dejan espacios entre las frases. Esto se ve muy claro en los comentarios de la parte inferior del libro. Detrás del punto que termina una frase, se deja un espacio en blanco. Con ello se confirma que en el punto anterior terminaba una frase.

        Me tengo que pasar al período de comprar libros para encontrar otro ejemplo de libro con márgenes llenos de comentarios. Este caso es todavía una incógnita para mí, pues no sé qué libro he comprado. Le faltan las 2 primeras páginas y unas cuantas al final. Es de Ovidio y en mi relación de libros figura así:

.

1.550. Heroides1 y Ovidius in Ibin. Sin tapas, faltan hojas. Vial2008, 83 euros.

.

        Para ser un libro de 1.500 el precio está bien. El papel es muy consistente y limpio. Claro, le faltan páginas y por tanto no se puede datar. Menos mal que el libro es muy conocido y creo que podré llegar a saber de qué edición, en qué ciudad y en qué fecha se editó. En él Ovidio pone en boca de mujeres de la mitología griega o latina sus penas y cuitas. En la hoja que reproduzco, Briseida le escribe a Aquiles quejosa del mal trato que le dan sus compañeros de liza. Y alrededor del texto de Ovidio una serie de personajes de prestigio hacen comentarios al texto principal. Lo que llama la atención es que los comentarios ocupan más extensión que el mismo texto de Ovidio. Texto que está en verso. La numeración es por columnas, dos por cada página, lo que es señal de antigüedad.

.

Heroides de Ovidio. Hacia 1.550. Medidas, 15´5 x 2´5 cm.

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

.

        Esta costumbre de rodear de comentarios el texto principal fue decayendo, pero no desapareció hasta entrados los 1.700, como lo demuestra estos Comentarios a los Libros de la Biblia de un famoso Cardenal de aquellos tiempos, Hugo de Santo Caro. El mismo autor se hace propaganda en la portada del libro cuando dice «Obra admirable, imprescindible para todos los predicadores de Sagrada Teología«.

.

Comentarios a David y a los Profetas, de Hugo de Santo Caro.

Nicolaum Pezzana, Venecia, 1.703. 34 x 23 cm.

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

(Colección particular.)

.

        Como se ve, de David (o de quien sea) sólo hay 22 palabras de texto. El autor se las arregla para poner él el resto. Edita mi amigo Nicolaum Pezzana, un respeto. Por eso me compré el libro. No anoté el precio, porque de estos libros de capricho no tomo notas.

.

Portada del libro anterior, de lo que quedó de él tras el paso de voraces termitas.

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

(Colección particular.)

.

        En el próximo artículo me centraré en los espacios entre frases. Comprobé que en el siglo XVI, se seguían dejando los mismos espacios que se dejaban ya en el siglo II. Pero eso será el día que viene.

.

Continuará …

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín   Mi biblioteca 4 Las hojas en latín 

Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín  Mi biblioteca 4 Las hojas en latín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *