Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Nace la clave numérica

Nace la clave numérica

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

.

 .

.………He adelantado en el primer Capítulo que otro de los escritos del primitivo cristianismo lo constituyen las Cartas de Ignacio, obispo de Antioquía. Ignacio fue condenado a morir en el circo en Roma. Viajó desde Antioquía de Asia a Roma, escoltado por un pelotón de legionarios, y allí murió ante las fieras. Mientras iba de camino, Ignacio escribió unas Cartas a los obispos de las ciudades que habían ido a acompañarle unas horas, cuando paraba en alguna de las ciudades del trayecto.

……….

……….IV.1. Las tres recensiones.   Nace la clave numérica

……….El problema surge cuando conocemos la historia de las Cartas de Ignacio. En el siglo XVI, se publicaron trece Cartas de Ignacio, formando la que se ha llamado recensión larga. Mientras los protestantes adujeron anacronismos y las rechazaron, la mayoría de las autoridades católicas las dieron por buenas. Otros estudiosos católicos admitieron algunas interpolaciones, aceptando sólo las Cartas que estuvieran referenciadas en escritos de la Antigüedad.

……….Unos cien años más tarde aparece una versión con sólo siete Cartas, obtenidas de otro códice, la denominada recensión breve.

……….Finalmente, hacia 1.850 Cureton descubre una versión en siriaco de sólo tres Cartas, las dirigidas a los Efesios, a los Romanos y a Policarpo, obispo de Esmirna. Forman la denominada recensión brevísima.

……….Al leer las Cartas que hoy se aceptan como originales, aparecen tres argumentaciones por paralelismo y, como no podía ser menos, multitud de muletillas de “tres”. Pero lo que más llama la atención vuelve a ser la cantidad de citas. Siendo un condenado a muerte, que va a morir en el circo de Roma, ¿cuántos libros llevaba consigo Ignacio?

……….Es difícil imaginar a Ignacio, custodiado por legionarios, visitado por sus compañeros de fe, escribiéndoles una carta y aportando las citas siguientes a sus escritos. En la carta a los Efesios se localizan 15 citas. Cuatro en la carta a los de Esmirna, tres en la carta a Policarpo y en otra más. Dos en otra carta y una cita en las tres restantes. Las fuentes, las conocidas, Salmos, Isaías, Mateo, etc. No se podía cerrar los ojos.

………………..

Nace la clave numérica

.

……….IV.2. Los símiles musicales.   Nace la clave numérica

.

……….De modo que empecé a pensar la manera de detectar bloques que pudieran no ser de Ignacio. Y vino en mi ayuda la existencia de numerosos símiles musicales. Veamos algunos, en la Carta a los Efesios IV,1-2 (Versión de Daniel Ruiz Bueno, Padres Apostólicos. BAC)

……….

……….armoniosamente concertado

……….como las cuerdas con la lira.

……….formar un coro,

……….unísonos por vuestra concordia

……….la nota tónica de Dios

……….cantéis a una voz

……….el Padre os escuche

……….cánticos entonados

……….

……….Eran demasiadas imágenes musicales. El texto parecía más bien escrito por alguien que deseaba lucir sus conocimientos de música. Era impensable este texto en un hombre que camina inexorablemente hacia su muerte. Por el contrario, el texto con tanta imagen rebuscada daba una impresión de cierta superficialidad.

……….

……….IV.3. El método de separación.    Nace la clave numérica

.

……….Tuve que reflexionar mucho sobre el tema hasta dar con el método. La cantidad de citas en Efesios y sus símiles musicales me sugirió lo que sigue. Viendo que en Efesios hay muchas imágenes musicales, me planteo: Estas imágenes son de Ignacio o son de otro. Es difícil defender que él puso unas y otro puso otras.

……….Si son de Ignacio, posiblemente la versión que hoy corre como auténtica sea, en efecto, la auténtica. Si son de otro, estas imágenes se encuentran en unos bloques. Delimito esos bloques primeros. Uno estos bloques y los retiro del texto. Localizo en estos bloques muletillas que no sean los símiles musicales, las muletillas primeras.

……….Tales muletillas, que serían del interpolador, no sólo estarán en los bloques primeros. Estarán también en otros lugares. Las localizo. Defino los nuevos bloques en que se encuentran, los bloques segundos. Uno estos segundos bloques y los elimino. Busco nuevas muletillas en estos bloques diferentes a las muletillas primeras. Serán las muletillas segundas.

……….Y así, paso de bloques a muletillas. Busco esas muletillas en otros bloques y retiro dichos bloques. Repito la operación hasta que no aparezcan muletillas nuevas. Así he eliminado todos los bloques del interpolador y lo que quede debe tener un estilo propio, continuidad, homogeneidad. Debe tener lo esperable en una persona condenada a muerte. No debe contener ya ideas-fuerza interpoladas, ni modus operandi extraños y tener quizás defensas. Porque lo que quede será la Carta original de Ignacio. En realidad, había diseñado un algoritmo para aplicarlo a este caso particular.

……….La forma en que llevé la idea a la práctica se describe con detalle en el Anexo al capítulo IV. Basta decir aquí que sólo hizo falta dar dos pasos. Al definir los bloques segundos, ya había desaparecido todo el material interpolado y quedó, clara como el agua, la carta original de Ignacio. Carta que ofrezco al lector en la siguiente página.

……….El hallazgo fue una gran sorpresa en varios sentidos. En primer lugar el método había funcionado. Otra sorpresa vino al comprobar que la estructura era isométrica. Y esta vez, a diferencia de los relatos originales de Marcos o Juan, de un modo automático. Otro aspecto inesperado lo constituyeron las letras con las que comenzaban los versículos, porque formaban una defensa basada en acrósticos, parecida a la empleada en la Didajé original. Pero el principal mérito de la carta a los Efesios fue que iba a permitirme descubrir la clave numérica.

……….

        IV. 4. Carta original de Ignacio de los Efesios.  Nace la clave numérica

.

……….1.Ignacio, a la iglesia que está en Éfeso de Asia, plenitud en Jesucristo.

……….2,1 Acogí con agrado en Dios vuestras amadas personas, imitadores que sois de Dios.

……….2,2 En cuanto oísteis que venía desde Siria encadenado, os apresurasteis a salir a verme.

……….2,3 Y toda vuestra paz me llegó a través de Onésimo, lleno él de amor indescriptible.

……….2,4 Respecto a mi consiervo Burro, quisiera que permaneciera a mi lado, y Onésimo, Euplo y Frontón, en quienes os vi a todos según el amor.

……….2,5 Ojala disfrutara yo de todos ellos, si de ello fuera digno.

……….3,1 No os mando nada, como si fuera alguien, que aunque encadenado perfecto no soy.

……….3,2 El mismo Onésimo ensalza grandemente vuestra obediencia a Dios.

……….3,3 Algunos, con maligno engaño, dar el Nombre a conocer,

haciendo luego cosas indignas de Dios. Es preciso que de ellos os apartéis.

……….3,4 Un médico hay, carnal y espiritual, engendrado y no engendrado, primero pasible y luego impasible, Jesucristo.

……….3,5 Los carnales no pueden actuar como espirituales, ni los espirituales como carnales. Pero aun las cosas carnales que hacéis resultan espirituales porque en Jesús las hacéis.

……….4,1 Todos sois pues compañeros de camino portadores de Dios, portadores de Cristo,

……….4,2 Me regocijo de haber sido digno de conversar con vosotros por medio de esta carta.

……….4,3 Sois estación de paso para los que son levantados a Dios, compañeros de Pablo,

cuya huella ojalá pueda seguir cuando alcance a Dios.

……….4,4 Mi espíritu es una víctima de la cruz, escándalo para los no creyentes,

mas para nosotros salvación y vida eterna.

……….4,5 Rogad por la iglesia de Siria, de donde preso soy llevado a Roma habiéndoseme hallado digno para gloria de Dios.

……….5 Guardaos en Dios Padre y en Jesucristo.

 ……….

……….Ignacio pidió a Burro, grammateos“, que le ayudara. Se había formado un equipo redactor. Ignacio era el mentor, y suyas eran las ideas. Su secretario Burro, les daría forma adecuada y prepararía una defensa en colaboración con Ignacio.

……….

……….IV. 5. Defensas de estructura.      Nace la clave numérica

……….La defensa de estructura fue la que se muestra en el esquema que sigue.

……….Defensa de estructura de la Carta de Ignacio a los Efesios

……….Letras empleadas para iniciar los 16 versículos además del inicial de salutación

a a a a

e e e e

p p p p

o o o o

……….

……….Internamente Burro preparó una defensa, escribiendo los versículos como sólo sabían hacerlo los “grammateos”, casi en verso. Pero además, se las arregló para iniciar los 16 versículos del texto con cuatro letras “alfa“, cuatro letras “epsilon“, cuatro “omicrom” y cuatro letras “pi“. De hecho, descubrir este detalle me ayudó a pulir el texto.

……….Pero el principal fruto del descubrimiento vino al analizar la estructura. ¿De qué valía, pensé, que el secretario de Ignacio preparara una estructura tan perfecta si luego no era capaz de transmitir al lector que la carta constaba de ésos y sólo esos versículos?

……….Me fijé entonces en las letras de los tres primeros versículos: Dos “alfas” y una “epsilon“, equivalentes a nuestras letras “a” y “e“. Y curiosamente la letra “a” es la primera del alfabeto, mientras que la letra “e” es la quinta, cosa que también sucede con las letras griegas mencionadas. Y entonces se hizo la luz: ¡No era casualidad! Comenzando los tres primeros versículos con esas letras, Burro estaba transmitiendo la estructura de la carta: Dos capítulos de un solo versículo y el resto de cinco versículos. Y en total, cinco capítulos.

……….El descubrimiento de las demás cartas originales de Ignacio me permitió confirmar la clave numérica con la que los “grammateos” de la Antigüedad indicaban al lector la estructura de sus escritos. Más tarde comprobaría que todos los “grammateos” del mundo griego empleaban, sin excepción, dicha clave. Lucas la empleó. El secretario de Marcos, también. Y el de Santiago, y el de Juan. TODOS.

……….Falta dejar constancia de la clave numérica. La clave completa consiste en colocar el alfabeto partido en dos mitades y comenzar a contar por delante y por detrás.

……….

Clave de correspondencia en griego

……….           1  2  3 4  5 6 7  8 9 10 11 12

………            12 11 10 9  8  7  6  5  4  3  2  1

……….Griego a  b  g  d  e  z  h  q  i  k  l  m      

……….Griego  n  x  o  p  r  s  t  u  f  c  y  w     

 ……….

……….De modo que para señalar el uno, el autor dispone de cuatro letras, a, n, m y w. En las cartas que vienen a continuación veremos empleadas todas las posibilidades de la clave. Hice un detallado estudio de los bordes, para corroborar el fruto obtenido. El interpolador se vio en la necesidad de realizar seis cortes en el original, para añadir sus párrafos. Cuatro de tales cortes están muy bien pensados, cuando cambia el tema de la redacción en el original. Pero en dos casos se ve clarísimo que existe una cuña extraña dentro de frases con la misma estructura. El lector interesado que logre tener en sus manos el texto actual podrá notar que entre “Sois compañeros de camino” y “Sois estación de paso” existe nada menos que dos capítulos claramente añadidos por el falsario.

.

……….IV.6. Conclusiones.

.

……….Con lo que se ha mostrado hasta ahora, entiendo que he encontrado precisiones y pruebas suficientes como para poder afirmar que la Carta de Ignacio a los Efesios, hasta ahora tenida por original, está realmente interpolada. Se ha separado el escrito original de la interpolación. Se han encontrado las defensas de estructura e internas. La clave numérica relaciona las primeras letras de los versículos iniciales con la estructura de la carta, lo que se repite en todas las cartas antiguas citadas y por citar. Y los bordes contribuyen a confirmar la interpolación realizada. Los conjuntos de ideas-fuerza, modus operandi y muletillas de Ignacio y del interpolador son excluyentes. Se trata de dos obras en el mismo escrito.

……….Respecto a la forma en que se redactó la carta, mi impresión era de asombro. La carta daba muestras de una perfección en las defensas que me dejó atónito. En ningún lugar había leído nada similar. Una defensas tan sofisticadas eran algo cuyo conocimiento se había perdido.

.

………..

Nace la clave numérica  Nace la clave numérica  Nace la clave numérica  Nace la clave numérica  Nace la clave numérica 

Nace la clave numérica  Nace la clave numérica  Nace la clave numérica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *