Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Navegando en Ciencias Sociales

Navegando en Ciencias Sociales  © Copyright  Fernando Conde Torrens, el 21-9-2.017

.

.

.

……….En mis estudios me he movido en la inmensa mayoría de los casos dentro de las Ciencia Exactas, Matemática, Física y, mucho menos, Química. Las asignaturas que han compuesto mi carrera han entrado dentro del campo de la Física, al ser Ingeniero Industrial de especialidad Mecánica. Por eso la Resistencia de Materiales, la Mecánica, el Cálculo de Estructuras, la Termodinámica, la Hidráulica, la Estadística, Calor y otras más eran asignaturas cuyos principios, inmovibles, se aplicaban con total seguridad y sin la más mínima duda sobre sus resultados. Y los proyectos y cálculos que resultaban de aplicarlas no se prestaban a discusión sobre la validez o no de tal fórmula o de tal principio.

………. Navegando en Ciencias Sociales

……….Pero al entrar en el campo de la Historia y la Filología he tenido que aprender rápidamente que los principios que eran universalmente válidos en mis campos habituales, en las llamadas Ciencias Sociales no lo son tanto.

………. Navegando en Ciencias Sociales

……….La diferencia entiendo que es porque las llamadas Ciencias Exactas manejan y explican con números leyes de la Naturaleza. Mientras que las Ciencias Sociales estudian la sociedad, y la sociedad es mucho más versátil, inconstante, inaprensible que la Naturaleza. Las leyes que los estudiosos han definido para las diferentes Ciencias Sociales no tienen la universalidad, ni la contundencia, que las Matemáticas aplicadas a los números.

………. Navegando en Ciencias Sociales

……….Podemos pensar que los números son dóciles, inmóviles, permanentes. Mientras que los hechos del pasado, las tendencias de una sociedad en el futuro, o la fecha en que se escribió cierto documento, no pueden ser determinados con la misma facilidad y precisión con que opera la Aritmética, o la Geometría. 

……….Navegando en Ciencias Sociales

……….Por eso, en Ciencias Sociales, las averiguaciones que se realizan no pueden pasar de ser meras hipótesis, explicaciones provisionales, opiniones personales, a la espera de que el tiempo nos aporte una nueva versión, una nueva datación, un nuevo resultado. Por si el lector no está muy al tanto del concepto, echemos un rápido vistazo a Wikipedia, que las define así:

……….

………. “La expresión ciencias sociales es una denominación genérica para las disciplinas o campos del saber que reclaman para sí mismas la condición de ciencias, que analizan y tratan distintos aspectos de los grupos sociales y de los seres humanos en sociedad.”

……….

……….También se han llamado Humanidades o Letras. Un listado parcial de las que más cerca entiendo que están de los temas aquí tratados serían

……….

……….Filología

……….Sociología

……….Arqueología

……….Historia

……….

……….Aun sin dar valor absoluto a la definición referida, creo que conviene fijarse en lo de “disciplinas o campos del saber que reclaman para sí mismas la condición de Ciencias.”  No diremos aquí que no lo sean, pero sí nos atreveremos a defender que no lo son en el mismo sentido, o con la misma praxis, que las Ciencias Exactas, las que estudian y definen el comportamiento de la Naturaleza, entidad mucho más constante y permanente que la voluble sociedad.

……….

……….Hay, además, otro aspecto que dificulta enormemente el trabajo, cuando de estas disciplinas se trata: La imposibilidad de abarcar en el estudio todas las variables que quisiéramos. Referidos ya a nuestros documentos antiguos, los papiros, está claro que contamos sólo con lo que nos ha llegado. Y es bien sabido que la parte de documentación conservada, tras quince o veinte siglos de devenir humano, es sólo una parte ínfima del total que existió en su día. De ahí la dificultad a la hora de llegar a conclusiones sobre lo que nos ha llegado. Y que para lograrlo debamos aplicar todos los medios que la tecnología ha puesto en nuestras manos.

……….

……….Tras este preámbulo, entremos en el núcleo de lo que pretende dejar claro este artículo, que ya ha sido apuntado. Que en Ciencias Sociales nos movemos siempre en el campo de la hipótesis, de la proposición, de la explicación personal sin garantía de permanencia en el tiempo. En Ciencias Sociales no puede decirse, sin faltar a la verdad, que un determinado tema ha sido resuelto, ha sido demostrado, ha quedado definitivamente explicado, sin posibilidad de revisión, es decir, de modificación posterior.

……….

……….Y si alguien defiende que en tal aspecto “se ha demostrado algo”, el tal está faltando a la verdad, pues, por definición, el objeto de las Ciencias Sociales no permiten llegar a demostraciones, sino a propuestas provisionales, que los demás científicos, presentes y futuros, podrán modificar o no.

……….…….

……….El avance de la técnica permite hoy diagnósticos y análisis impensables hace sólo 100 años. Y en 50 años veremos otro avance similar al habido en los 100 años pasados. Mejoras de tecnología que dejarán fuera de uso resultados a los que se llega hoy, con los medios técnicos de que se dispone.

……….

……….No se puede, por mucha contundencia con que las conclusiones propias se expongan, afirmar que ha quedado demostrado, por ejemplo, la datación de un papiro neo-testamentario y menos aún si se renuncia a emplear con ellos los Métodos de Datación Absoluta disponibles hoy en día, y desde hace 40 o más años.

……….

……….Al contrario, si en el tema de los papiros del Nuevo Testamento y en el personaje central del mismo se da la circunstancia de que no hay acuerdo entre los defensores de una y otra postura, y esa discusión lleva ya 160 años sin llegarse a una solución conjunta, ello es señal inequívoca de que no se aplica en la discusión el método científico.

……….

……….Y si, habiendo una medios técnicos disponibles para datar dichos papiros, estos Métodos no se emplean, porque los Propietarios de los mismos se niegan a aplicarlos, o a revelar los resultados – caso de haberse aplicado tales Métodos – es claro qué parte no aplica el Método científico. Y si defensores de ese bando, amén de no aplicarse Métodos Absolutos de Datación, afirman que se ha demostrado que tales papiros son de los siglos I, II o III, faltando a la verdad por doble partida, no hace falta ser muy vivo para barruntar dónde falta la razón, es decir, quién está mintiendo.

.

¿Hasta cuándo va a durar esa mentira, ese engaño a toda la sociedad?

……….

Por ello, terminamos este comentario solicitando a los Poseedores de Papiros neo-testamentarios,

Museos, Colecciones particulares, Instituciones, etc.

que daten por Métodos Absolutos de Datación sus papiros y publiquen los resultados.

Ello será una contribución a la Ciencia,

un servicio a la sociedad de la que forman parte

y un deber, no mantener el engaño.

……….

……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *