La vida en el antiguo Egipto 5

© Copyright  Fernando Conde Torrens

 

 

 

        Vamos a completar los oficios más frecuentes en el antiguo Egipto. En primer lugar, dedicaremos atención a los oficios productivos, a los que generan esos excedentes que el Faraón comercializa en el exterior. Ellos son la base del Imperio, aunque no tengan ese reconocimiento.

        Ya hemos hablado del campesino que prepara sus tierras y recolecta los frutos de las mismas, que mantiene una pequeña cabaña animal o pesca en el río. Trabaje para él o para un funcionario con más economía, su labor es vital. Dediquémosle una imagen más que nos indique cómo lo hacía. Mantengo que igual que nuestros abuelos.

        Tengo la suerte de haber tenido un abuelo hortelano y le he visto, hace poco más de 50 años, arar el campo con el caballo. El caballo, el arado de metal y detrás, mi abuelo con las riendas. Es una imagen borrosa, pero las patatas y el maíz que se sacaban en cantidad de la pieza sí los recuerdo claramente.

        En la huerta de los abuelos también había una buena colección de gallinas y los huevos se vendían cada día. Y la fruta, lo mismo, en su época. De vez en cuando a la gallina elegida, pobrecilla, mi abuela le rebanaba el pescuezo al lado de la pieza. La gallina chillaba y movían las alas durante un ratillo; luego, nada. Como en Egipto. Las mujeres egipcias preparaban las aves para la cazuela en el patio de su casa, que era particular.  Y del mismo modo.

Campesino egipcio arando la tierra. Maqueta hallada en una tumba.

 

(Fuente: Historia Universal SALVAT)

          Hemos visto la recolección del trigo. También se cultivaba el lino, con el que se fabricaban vestidos. Este fragmento nos muestra operaciones realizadas con lino., El lino era el vestido de los difuntos y de los sacerdotes. A los muertos se les dejaban como ofrendas abundante cantidad de ropa, entre otras cosas. También se les dejaba un estuche de pinturas, para que se maquillaran. Pero volvamos al lino. Esta pintura sobre papiro, datada sobre el año 1.350 AEC., muestra escenas relacionadas con la recolección de lino, la preparación de la tierra. También aparece el dios Thot, arriba a la derecha. 

Papiro con operaciones de la recolección del lino. Museo Británico. 

(Fuente: La cultura del antiguo Egipto. EDIMAT Libros.)

        Una vez obtenido el lino, lo hilaban y lo tejían. Como ya hemos visto, una idealización artística del proceso vendrá descrita en las representaciones funerarias de algunas tumbas.

Hilado y tejido del lino.

(Fuente: Historia Universal SALVAT)

        Hemos visto  días atrás vasijas de arcilla de diferentes tamaños. De cómo se hacían las mismas sí tenemos una fotografía, que ya usé anteriormente en este blog. Hela aquí.

Torno de alfarero y alfarero egipcio durante la XVIII dinastía. Hacia 1.400 AEC.

(Fuente: Historia Universal SALVAT)

        Ya que estamos en la elaboración de vasijas, otra elaboración realizada con tierra del lugar era la de ladrillos para con ellos construir viviendas. Los egipcios usaron mucho el adobe, la construcción más económica, incluso para casas de funcionarios y en períodos tan brillantes como los de la XVIII dinastía, según hemos visto en el artículo sobre mansiones. He aquí la fabricación más organizada de ladrillos según otra tumba.

Fabricación de ladrillos para la construcción.

 (Fuente: Historia Universal SALVAT)

        También hemos dicho que en Egipto se cultivaba el viñedo. No era un cultivo mayoritario, pero lo había en algunas regiones. De ello dan fe abundantes testimonios gráficos como el que viene a continuación.

Pintura funeraria. Vendimia. 

(Fuente: La cultura del antiguo Egipto. EDIMAT Libros.)

        Para extraer el jugo de varios productos, me ha sorprendido que la técnica era la tracción o la torsión. Metían el producto en una red y estiraban o retorcían ésta. Así trataban la uva, el aceite y algunas especias. Veámoslo. 

Grabado en una tumba que muestra la extracción del mosto.

(Fuente: Historia Universal SALVAT)

        Hemos hablado de la cerveza, a cuya fabricación se dedicaban exclusivamente los hombres. Sabemos la receta y hay algún testimonio en tres dimensiones, como el que vemos ahora. La cebada triturada se amasaba y mezclaba con abundante agua para formar una pasta. Se la cocía ligeramente. En la fabricación se le mezclaba trozos de pan semi-cocido y agua del río. Luego se dejaba reposar al sol, para que fermentara. Luego se colaba y se almacenaba al sol. Era espesa y se pasaba por una criba. Se conservan tales cribas.

Maqueta que muestra la manera en que se preparaba la cerveza.

(Fuente: La cultura del antiguo Egipto. EDIMAT Libros.)

        Otra actividad a la que se dedicaban las egipcias era a la elaboración de perfumes. Las plantas de las que los obtenían las exprimían de modo similar a como hacían los hombres con el vino. Y luego les aplicaban algún tratamiento hasta obtener los perfumes, que eran utilizados casi exclusivamente por las clases elevadas.

Fabricación de perfumes, según grabado de una tumba antigua.

 

(Fuente: Historia Universal SALVAT)

        En los oficios que hemos visto hoy, el arte brilla casi por su ausencia. Nos quedan por ver los oficios más sofisticados, los mejor pagados, los que contienen una parte no pequeña de arte. Entre ellos el de escriba, para el que había que estudiar más de doce años para convertirse en escriba y conocer los más de 700 jeroglíficos que se utilizaban  en el Imperio Nuevo. 

        Los niños comenzaban estos estudios a los cuatro años. Téngase en cuenta la esperanza de vida y se comprenderán las prisas. El niño que había llegado a los cuatro años ofrecía bastante buenas perspectivas de duración. Pero a los 16 debía ya estar rindiendo. Tal vez más de la mitad de su vida había ya transcurrido para cuando comenzaba a devolver el fruto de lo invertido en él.

        Pero eso, y las obras de arte que se fabricaban en Egipto, mañana.

 

Enlace al próximo día

Fernando Conde Torrens es autor de "Simón, opera magna", "El Grupo de Jerusalén", "La Salud" y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com  hay comentarios y más información sobre este libro.