Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 15-6-2.009

.

.

.

1. Entra París en la Historia de la mano de Julio César. Uno de los pueblo galos, los Aeduos, llama en su ayuda a Roma.

2. Roma, con Julio César, expulsa a los Helvecios y, a petición de los Aeduos, derrota y expulsa a los germanos de Ariovisto.

3. Cuando Galos y Romanos quedan solos, la Galia se rebela contra el invasor, amigo de los Aeduos y de unos pocos más. César sitia Alexia.

4. César toma Alexia, pacifica la Galia, celebra su triunfo en Roma y deja paso a Octavio, que será Augusto perpetuo. La Galia es ya una provincia.

5. Nada importante sacude París hasta la llegada del César Juliano, que en París es proclamado Augusto. Con los bárbaros, una nueva etapa.

6. Reinan en Francia los merovingios y luego los carolingios, mientras los vikingos hacen correrías casi cada año.

7. Comentarios sobre los periodos pasados.

8. Hugo Capeto, señor de París, se hace coronar rey en Reims. Le sucede su hijo Roberto. Reyes Capetos hasta las Cruzadas.

9. Felipe Augusto engrandece y embellece París. Luis VIII reinó poco y repartió mal el Reino. San Luis, Luis IX, embelleció París.

10. Termina la línea de los Capetos por línea directa y se inicia la colateral de los Valois. Felipe VI hace frente malamente a la invasión inglesa.

11. A Felipe V le sucede Juan II, todo un caballero medieval, y sufre nueva derrota en Poitiers, cayendo preso. El Delfín Carlos lo hace mejor.

12. La invasión de Eduardo II fracasa porque Carlos V dirige bien sus fuerzas. Mejora de París. Muerte de Carlos V e inicio de la guerra civil.

13. Juan sin Miedo mata a Luis de Orleáns: Guerra civil. Llama a Enrique V de Inglaterra. Desastre de Azincourt. Toma de Rouen. Matan a Juan.

14. Los ingleses se hacen con el poder en Francia norte y sitian Orleáns, apareciendo Juana Dearco que invierte la situación. Coronación en Reims.

15. Comentarios sobre la marcha del trabajo y episodios finales en la vida de Juan de Arco.

16. La Guerra de los Cien Años da un brusco viraje cuando se pone fin a la guerra civil francesa. Política acertada de Carlos VII.

17. Últimos años de Carlos VII, con un triste final familiar y acceso de su hijo, que fue un Rey desabrido, con su padre y con todo el mundo.

18. Las tres últimas campañas de la nobleza contra Luís XI, la ambición de Carlos en Temerario y su muerte. Muerte de Luís XI.

19. Regencia de Ana de Beaujeu durante la minoría de edad de Carlos VIII. Ínfulas conquistadoras de éste.

20. Carlos VIII es atacado en Italia pero logra vencer y volver a casa. Luís XII hace algunos arreglos y parte para Italia, en alianza con los Borgia.

21. Desventuras de Luís XII en Italia. Acceso al trono de Francisco I.

22. Las guerras casi continuas que Francisco I de Francia mantuvo contra el Emperador Carlos V.

23. Reinado de Enrique II, hijo de Francisco I, que lucha contra Carlos V y, cuando éste abdica, contra Felipe II, hasta su muerte en un accidente.

24. Se inician las guerras de religión por la intolerancia de todos los que moran en Francia en tal época. La Regente Catalina trata de poner paz.

25. Los reinados de Carlos IX y de Enrique III ven aumentar las luchas religiosas. Enrique de Navarra se perfila como posible sucesor.

26. Acceso de Enrique, Rey de Navarra, al trono de Francia al morir Enrique III; será Enrique IV. Apaciguamiento del Reino.

27. Labor política y muerte violenta de Enrique IV. Le sucede su hijo de 9 años bajo Regencia de la madre. 

28. Reina Luís XIII por intermedio de Richelieu. De naturaleza débil, muere joven y deja un niño de 5 años como heredero. Regenta la viuda.

29. Características personales de Luís XIII. La historia del hombre de la máscara de hierro (realmente era terciopelo negro).

30. Derrotas sucesivas de España hacen de Francia un país fuerte. El descontento interior genera La Fronda, una mini-revolución.

31. Hoy de Luís XIV la vida amorosa, – que fuera con todas menos con su esposa.

32. Apoyo a las Artes por parte de Luís XIV.

33. Muerte de Luís XIV y su nieto Luís XV, de sólo 5 años, hereda el trono, bajo Regencia de su tío Felipe de Orleáns.

34. Luís XV accede al trono y gobierna mediante el Cardenal Fleury. Guerra contra Austria.

35. A la muerte de Fleury Luís XV inicia sus reales amoríos. En política exterior fue menos afortunado que Luís XIV, el Rey Sol.

36. La guerra con Prusia termina en derrota. Muere Luís XV rechazado por casi todos, mientras en Francia la sociedad cambia.

37. Los ingredientes: Un Rey sin decisión, una Corte anclada en el pasado, una nobleza ciega, un país arruinado, el descontento popular.

38. Ante la gravedad de la crisis económica, Luís XVI convoca Estados Generales, aunque con tibieza y desgana.

39. Los inicios de los estados Generales que pronto se convierten en Asamblea Nacional. El Rey no coincide con estos planteamientos.

40. Tras la toma de la Bastilla, se produce un movimiento de péndulo: El Rey saca de París las tropas y la Asamblea se acerca al Rey.

41. La anarquía se posesiona de Francia entera con la quema de mansiones señoriales. La multitud toma Versalles: El Rey, a París.

42. Desaparecen de la escena política Necker y Mirabeau. Ascienden Robespierrre, Danton y Marat. Fuga fallida del Rey.

43. Inicia su mandato la Nueva Asamblea y el Rey opone su veto. La turba se lo reprocha. En la guerra contra Austria, Francia pierde batallas.

44. Tras la toma de Versalles, llega la toma de las Tullerías y el Rey pasa a la Torre del Temple. Masacre en la cárcel de París. Batalla de Valmy.

45. Se vota la muerte del Rey. Le seguirán su esposa y muchos nobles. El Terror comienza en París; en Francia, guerra civil; en el exterior, guerra.

46. Ampliación sobre la especial personalidad de Luís XVI, que hubiera sido un perfecto sacristán, pero fue un pésimo Rey.       

47. Francia gana en todos los frentes, termina el peligro exterior y se acalla la sublevación de provincias. En París, el Terror en su cima.

48. Muerte de Robespierre y final del Terror. La vida sigue, los nuevos ricos rebelan a la Comuna. Para sofocar la rebelión se llama a Bonaparte.

49. Bonaparte conquista Italia para Francia, venciendo a Austria, a Roma y a Venecia. En París, hay golpes del neófito Estado.

50. Bonaparte fracasa en Egipto ante Nelson. Vuelve a París y se suma al último golpe de Estado. Asciende a Primer Cónsul.

51. Aprovechando su popularidad, fruto de sus victorias y del fallido atentado inglés, Napoleón se corona Emperador. 

52. La labor civil de Napoleón, su gran obra. Dos nuevas coaliciones en 1.805 y 1.806, que no triunfan. El bloqueo a Inglaterra.

53. Napoleón entra “medio a buenas” en España, pero el pueblo se rebela y empiezan sus problemas.

54. Napoleón enfrentado con España, con el Papa y con Europa en la quinta coalición. Corre el año 1.809. 

55. Con la guerra en España en su cuarto año, Napoleón invade Rusia, lo que se convierte en un desastre. A los dos años ha de dimitir.

56. Entran en París los soberanos de la Liga aliada. Napoleón parte para la isla de Santa Helena. Luís XVIII inicia su reinado como buen Borbón.

57. Napoleón intenta recuperar el poder, pero su intento se salda con la derrota de Waterloo. Confinado en la isla de Santa Helena acaba sus días.

58. El destierro de los Cien Días atempera a Luís XVIII, quien gobierna a pesar de los suyos. La nobleza hace de las suyas. Muere Luís XVIII.

59. Carlos X mantiene las formas de la antigua monarquía, alejándose de los diversos sectores de la sociedad. Terminará abdicando 6 años después.

60. Los políticos culminan la rebelión de la Comuna entronizando a Luís-Felipe, hijo de Felipe-Egalité. Reina y gobierna con visión de Estado.

61. Luís-Felipe no se puede sustraer a las condiciones de su tiempo y, aunque toma decisiones en su mayoría juiciosas, el azar juega en su contra.

62. Una cena de protesta, una barricada estudiantil, un disparo, varias descargas y 20 muertos marcan el final de la monarquía de Luís-Felipe.

63. Por abrumadora mayoría Luis-Napoleón es elegido Presidente de la República. Un golpe de Estado, ejecutado con guante blanco, y Emperador.

64. La forma de pensar de Luís-Napoleón le impiden dar juego político y sigue siendo un remedo moderno de Luís XIV. Mientras todo vaya bien …

65. La política de Luís-Napoleón en Italia no contenta a nadie. La aventura mejicana, de donde se retira, termina en fracaso.

66. Hubo también éxitos en la política exterior, en que aliada de Inglaterra, Francia se llevó una parte, pequeña, en el reparto del mundo.

67. Al mal hacer en Italia y en Méjico se une una apertura de mercados desafortunada. Napoleón III gira a la izquierda y da juego político.

68. Un par de incidentes enfrentan a París con la Prusia de Bismarck. La sucesión de la corona española abre un abismo entre Francia y Prusia.

69. Todos los estamentos de Francia, convencidos de ser la nación invulnerable, terminan por declarar la guerra a Prusia.

70. Francia declara la guerra a Prusia. Tremendo error que a Napoleón III le costará el trono y a Francia 5.000 millones de francos.

71. A pesar de los desvelos de Gambetta por resistir a Prusia, el realismo se impone y Francia se rinde ante Prusia. La vida sigue. Elecciones.

72. Después de una guerra, perdida por el gobierno, el país castiga a los gobernantes dando el poder a la oposición monárquica.

.

………. Cantando la recuperación de Francia tras la desastrosa y absurda guerra con Prusia, me di cuenta de que estaba llegando al final, así que modifiqué la forma de hacer los versos. Ya he comentado que hay rimas fáciles, que dejan expresar lo que uno quiere, y terminaciones más difíciles. Entra las primeras, “ente“, “ía“, “ado” y “ar“. Las segundas, todas las demás. Acababa de usar la terminación “ía” en 500 estrofas consecutivas, como una demostración de lo agradable que es versificar con ella. Así que, me dije, de ahora en adelante voy a usar terminaciones difíciles y fáciles mezcladas, pero sólo las emplearé en 20 ó 22 estrofas. Eso “moverá” el Poema. Lo señalo porque, de lo contrario, es fácil no darse ni cuenta.

………. Sabiendo que me quedaba poco trecho, quise hacer experimentos. Trate el lector de encontrarlos.

………. Puestos a pavonearse, diré que este trabajo tiene 8.000 versos o estrofas. Es, salvando las distancias, de parecida longitud a las más conspicuas obras de la Literatura. La calidad, ya es otra cosa. Pero diré que al menos me queda la satisfacción de emplear un tipo de verso que en nuestras latitudes es casi desconocido. Al menos, no he visto nunca una composición autóctona en semejante métrica. Quizás sea que he leído poca Poesía … Pero me temo que podría ser uno de los últimos representantes de la Poseía de verdad … A todas las personas que ontacto y hablo del tema se muestran sorprendidos de que aún haga estas anticuallas, y no me haya pasado a la “moderna Poesía”. Por discreción no les digo la opinión que me merecen esas cosas suyas …

………. Si el lector se fija detenidamente en los versos de Victor Hugo que adornan los finales de dos entregas anteriores, comprobará que una de las métricas francesas consiste precisamente en el tipo de verso usado aquí, legado del occitano, limitando a dos las estrofas iguales, no a 20 ó 22 como yo me acabo de limitar. No es extraño, puesto que el occitano fue un idioma netamente galo; aunque quizás hoy el idioma más parejo sea el catalán y, si somos puntillosos, el “dialecto” que se habla en el Valle de Arán (Lérida), que se dice es el occitano original y tal vez lo sea – no estuve allá.

.

El gobierno de la derecha

.

Pasaron los cuatro años – en que Francia se había

regido por Notables – y hubo una mejoría:                (aristócratas, Duques y Condes)

En el setenta y cinco – superávit habría,

la renta un dos por ciento – anualmente subía,

aumentaba el ahorro, – carbón se producía

casi el doble que antaño, – lo mismo sucedía

con el hierro, los trenes, – que más líneas habría,

y el tráfico en los puertos – más que duplicaría.

.

La primera alternancia civilizada

.

En nuevas elecciones – la izquierda ganaría

Y cuando con la Iglesia – la izquierda se metía  

el Mariscal, huraño, – al Gobierno da vía                            (Mac-Mahon)

y disuelve las Cortes, – que otras mejor quería,

más en la línea suya, – pero fracasaría

y algo más a la izquierda – la Cámara estaría.

Y cuando depuraron – a un General que había

expresado sus gustos – no sin cierta osadía,

el Mariscal se niega – y al final dimitía

que la “cohabitación” – aún no se conocía.

.

Política de izquierdas

.

Grévy le sucedió – y en su tiempo se haría

la Marsellesa el HimnoNacional y sería     

el 14 de Julio – que se celebraría

la Fiesta Nacional; – con ello se quería

halagar a la izquierda, – pero un tema venía

que hará saltar la chispa. – El Ministro obtenía

que se vote una Ley – en que se prohibía

enseñar  a las Órdenes – a las que no se había

autorizado, y a ello – luego se sumaría

el que enseñanza laica – en Francia se impondría

allá donde el Estado – sus Centros disponía.

Ello armó un gran revuelo, – algún Juez dimitía,  

que no estaba dispuesto – a estampar su grafía

en la orden de expulsión – que firmar él debía.

.

Jules Ferry, fotografía V. Franck

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

(Fuente: Histoire de France Illustrée. Tomo II, des 1.610 à nos jours. Paris, Librairie Larousse, hacia 1.912.) 

.

Ferry, que era el Ministro, – que tal rumbo imponía,

aguantó el rapapolvo – y toda la manía

de la derecha hirsuta – que se la jugaría

mediante Clemenceau, – que le insultó a porfía

y acabó su carrera – porque Ferry quería

mandar barcos a China – y el otro prefería

concentrarse en el Rhin. – Y a todo ello se unía

que Bismarck, viejo zorro, – a Francia le ofrecía    

que se asentase en Túnez, – y es que Bismarck quería

que a Inglaterra o a Italia – muy mal les sentaría

que en África la Francia – su vecino sería,

pero no pasó nada – y Francia se expandía

en África y en Asia – do Prusia nunca iría;

por una vez al menos – algo no le salía

al águila de Bismarck, – que, avizor, se cernía.

.

Mueren Thiers y Gambetta

.

Fue en el setenta y siete – que Louis Thiers moriría

y, apenada, la Francia – toda le lloraría.

Gambetta fue llamado – para que formaría   

Gobierno, a los barones – enrolar no podría

y así, a desconocidos – en su equipo pondría

y tras pocas semanas – Gambetta caería

por el tema de listas, – que a Francia dividía,

y a las pocas semanas – Leon Gambetta iría

al lugar del que nadie, – nadie, nadie volvía,

que tuvo un accidente – y así se despedía

un gran hombre de Estado, – que, como Thiers, sabía

distinguir lo importante – de lo que no valía

tanto. Y con estas muertes, – cambio de sintonía.    

.

Elecciones equilibradas

.

Las riñas entre izquierdas – sin motivo importante

les restaron prestigio – y votos del votante

y en el ochenta y cinco – se temió en cierto instante

que el voto de derechas – se ponga por delante;

en la segunda vuelta – la izquierda, renqueante,

consiguió mayoría, – no de forma aplastante,

sino que por un margen – harto insignificante.

.

La consolidación de la democracia en Francia

.

Dos lustros de República – son un paso adelante,

las finanzas mejoran – de forma espeluznante,

el ejército tiene – prestigio y buen talante,    

y en Túnez y en Tonkín – se agranda, Dios mediante,

el imperio francés, – que, aun no siendo gigante,

rinde lo suficiente – al grupo dominante.                      

Hay un inconveniente, – aunque no es preocupante,

y éste es que mucha gente, – aunque es gente ignorante,

quiere inconscientemente – un líder elegante,

bizarro, suficiente, – que de forma tajante

se imponga fácilmente – sin dudar un instante

y derrote hábilmente – a cualquier contrincante

del partido de enfrente – y en forma fulminante.      

.

Las cosas en Tonkín – van admirablemente                                                   

y allí los generales – vencen holgadamente

ora a los mandarines – o al pirata insolente

que yatagán en ristre – no es rival suficiente

al chassepot francés – que maneja hábilmente

el buen recluta galo – que el chino tiene enfrente.

.

Enemigos de la República

.

Aun así, la República – tiene bastante gente

que, si tiene un descuido, – le hincará rauda el diente:

Primero, lo monárquicos, – que muy astutamente

la ocasión oportuna – esperan cautamente       

para alzar a su Rey; – eso sí, legalmente.

.

Y los bonapartistas, – que nostálgicamente

sueñan con el Imperio, – el del Corso o el siguiente,

con la Francia corriendo – por todo el continente

detrás de un enemigo – que huye cobardemente.

.

Y, por fin, a la Iglesia, – que pasó de repente

de andar por las alturas – a peatón corriente,

y una postura hostil – mantiene activamente

en contra de un Gobierno – que no es de su corriente.

.

Se puede, pues, decir, – no exageradamente,     

la República es débil – al momento presente

y Francia está buscando – héroe dirigente. 

.

Continuará …

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta 

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta 

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta 

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta 

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta 

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta  París 73 Gobierna la derecha Alternancia civilizada Thiers y Gambetta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *