Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Pedir

……….¿Qué le podemos pedir a la vida? Quizás mucho más de lo que pensábamos. Aunque tal vez la pregunta debiera ser otra: ¿Qué podemos hacer nosotros por nosotros mismos? Y en eso estamos.  

……….Porque las cosas están admirablemente bien puestas, sorprendentemente bien organizadas, podemos alcanzar mucho. Más de lo que nunca nos atrevimos a imaginar. Y una vez más se verifica aquello de que “la información es poder”.  

……….Somos independientes, autónomos, para conseguir todas las Metas, que nos están abiertas, concedidas. Por muchas puertas que otros hayan cerrado, han quedado abiertas las suficientes como para alcanzar la Meta Suprema, la Plenitud en esta vida.  

……….Hoy en día hay libros, muchos libros, escritos por Hermanos Mayores, que nos pueden centrar en el Camino. Me acaban de recomendar otro, recién salido al mercado, El Creador, de Alejandro Di Massi. En línea con lo que aquí estamos diciendo.  

Somos autónomos y todo depende de nosotros. Una vez que estamos en búsqueda consciente, que sabemos lo qué queremos y que procuramos mejorar a tope, podemos poner en marcha de manera consciente, voluntaria, premeditada, nuestra Mente Superior. Ella es la Mente de la Humanidad unificada, la Sabiduría de todos los Hermanos Mayores que por aquí pasaron. Y tiene de bueno que es indeleble, incombustible, gratuita. Está ahí, esperándonos, para darnos la información que sólo Ella nos puede dar.  

Durante mucho tiempo se ha confiado en el contacto personal con un Hermano  Mayor (se le solía llamar Maestro) para que nos guiara. En la era de la tecnología y contando con la Mente Superior, casi puede afirmarse que no será necesario ya el contacto personal. Podemos caminar por el Sendero de la Plenitud solitos.  

. . Pedir

Pedir

      Pedir

. . Pedir

Solos, no. Sabiendo que Ella existe y usándola para que nos diga las pequeñas lagunas que debemos llenar y nos dé la Fuerza para hacerlo. No es fácil tener contacto personal con una persona avanzada en el Camino. Un  buscador suele tener escasos contactos con otros buscadores en su vida cotidiana, salvo en los lugares de encuentro, en los pocos Centros donde se imparte Conocimiento. Poco a poco irán aumentando. Es mercancía en alza.  

Y trabajando a diario con la Mente Superior, puliendo las últimas Asignaturas Pendientes que no logramos descubrir de otra manera, iremos agrandando nuestro Corazón Superior, nuestro Fondo. Para que vayamos siendo capaces de sentir a lo Divino, como siente la Plenitud. Y un día, tras bastantes meses de trabajar con la Mente Superior de manera intermitente, la habremos implantado como mente por defecto. Es decir, trabajaremos de continuo con ella. Ella será la mente con la que consideremos  todas las cosas de nuestra vida. Y ya no volveremos a tener pensamientos negativos, que con Ella no son posibles. Y todas las reglas nos saldrán solas, porque nuestra mente pertenecerá ya a lo Uno. Y en lo Uno no hay nada negativo. 

El no haber dado con este truco de la Mente Superior es lo que, posiblemente, explica esa tardanza en el Contacto, de que hemos hablado aquí alguna vez. Es que conectar con Ella sin saber que existe requiere “condiciones especiales”, adquiridas en ocasiones anteriores. Hacerlo desde cero exige mucho tiempo, demasiado. Tal vez toda una vida …  

Pero una vez implantada, con una Mente limpia, inmaculada, incapaz de engolfarse en ningún barrillo, nos volvemos campo de aterrizaje de la Plenitud. Hasta con la mente inferior se puede entender esto. Y nos volvemos aptos para que la forma de ser de la Plenitud se manifieste también en nuestro corazón, que eso es el Contacto con el Fondo, la conexión entre nuestro corazón inferior – capaz de sentir – con el Corazón Superior, o Fondo.  

Llamarlo Corazón Superior, o “forma de ser” de la Plenitud, es una descripción que nos lo muestra como algo ajeno a nuestra individualidad, a nuestra persona humana concreta. Llamándolo Fondo, estamos indicando que en nuestro más profundo interior nuestra Esencia escondida es una parte constituyente de la Esencia de la Plenitud. Como decía Plotino, “todos somos Plenitud en potencia”. Mediante la transformación que supone la búsqueda, nos convertimos en “Plenitud en acto”.

Así están dispuestas las cosas, amigo buscador. Y, por los dioses, que están bien dispuestas. Tenemos en nuestros bolsillos todo lo que necesitamos. Nos hacía falta saberlo y, ahora, usar nuestras Capacidades, ponerlas en marcha. Que están deseando aflorar. Porque para eso se pusieron.  

Por eso, otro Hermano Mayor, de cuyo nombre no quiero acordarme, dejó escrito aquello de “Pedid y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá.” Se refería a estas cosas, que son automáticas. No merece la pena hablar de nada más.

………. . Pedir

Siguiente artículo: Antes del interruptor.

 ………. . Pedir

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud», recientemente «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

………. . Pedir

© Copyright Fernando Conde Torrens     136

. Pedir

. Pedir

. Pedir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *