Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Pérgamo en el 170. Batalla de Magnesia. Mundo helenístico 31

El asunto principal de “Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31” es la batalla indicada. Ella supuso, si no el inicio del final para el Imperio Seleúcida, que perdió casi toda Asia Menor, sí un aviso de que un nuevo y amenazante  poder se cernía sobre el Imperio desde el Oeste.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 19-1-2.011

.

.

………. Eumenes II (229-197-158 a.C.)    Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

 

        Atalo I fue aliado de los romanos, pero su trato se limitó a los enviados de los romanos a tierras de Oriente. En cambio, Eumenes II, tomó un papel más activo – no sería extraño que su prestigio fuera debido en parte a la labor de su padre en favor de Roma – e incluso se permitió el lujo de viajar a Roma y aconsejar al Senado romano que se implicara en la lucha contra los gálatas, a lo que el Senado se brindó gustoso.

        Pero al ascender al trono a la primera contingencia que Eumenes II tuvo que hacer frente fue a la invasión por parte del monarca Seleúcida del momento. Ésta era la situación de la zona por la fecha del ascenso al poder de Eumenes II, año 197 AEC. En Asia Menor habían surgido varios reinos menores, como suma de la ambición de algún personaje local y la debilidad del Imperio Seleúcida, demasiado amplio para dominarlo una sola persona.

        El pequeño reino de Bitinia era vecino de Pérgamo. En la Galacia estaban asentados los restos de la invasión gala, ahora llamados gálatas, vencidos por los anteriores monarcas de Pérgamo, como ya vimos. Los nuevos reinos de Ponto, Capadocia y Armenia estaban más al Este. Y, bajo ellos, el extremo norte del enorme Imperio Seleúcida. Al mando del mismo, desde el año 223 AEC estaba Antíoco III Megas, el Grande, para desgracia de Eumenes II.

.

Situación aproximada del Medio Oriente el año 190 AEC.

Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

(Fuente: La República Romana. Isaac Asimov. Alianza Editorial, 1.985.)

.

        ¿Y Egipto? Los tres primeros Ptolomeos fueron monarcas enérgicos que no se dejaron quitar el pan del morral, pero con el cuarto … la cosa ya fue a menos. Y no sólo Ptolomeo IV fue un monarca, o Faraón, débil, sino que a su muerte, en 222 AEC. dejó el trono a un niño de 5 años. Y ello coincidiendo con el inicio del reinado de Antíoco III Megas. Éste vio venido el momento de atacar Egipto y hacerse con todo o parte del territorio. Y ello a pesar de que Egipto se había inclinado del lado romano y pasaba por ser reino aliado de Roma.

        Pero Antíoco confiaba en su buena estrella y atacó. También atacó Asia Menor, queriendo recuperar los territorios que habían sido de sus antecesores, y sitió a Eumenes II en su capital, pero tampoco pudo tomarla. Roma, por su parte, peleaba ya con Filipo V de Macedonia y no podía hacer demasiado por sus aliados.

        No pudo hasta que el año 197 derrotó a Filipo V en Cinoscéfalos, como vimos el día pasado, y algo más tarde, en 190 se unió a Eumenes II y otros reinos y Ligas y plantó batalla a Antíoco III Megas cerca de la ciudad de Magnesia, dándose allí la batalla que se describe a continuación.

.

………. Batalla de Magnesia   P.érgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

.

        Las tropas seleúcidas estaban al mando de Antíoco III. Consistían en 16.000 hombres en las falanges y

                                                                                                                42.000 de infantería ligera, pestaltas, honderos, arqueros, etc.

                                                                                                                12.000 jinetes y

                                                                                                                54 elefantes, además de abundantes carros escitas.

        Sumados, 70.000 hombres, aunque la mayoría de ellos de inferior capacidad guerrera a la de las legiones romanas.

.

        Al frente de los romanos estaba Lucio Cornelio Escipión, el hermano de Escipión el Africano, que hacía en esta ocasión de segundo de su hermano. Pero estuvo enfermo durante la batalla, que, sin él, se ganó. Formaban el contingente romano:

.

                                                                                                                18.000 legionarios,

                                                                                                                  8.000 guerreros de Pérgamo, Rodas y Macedonia y

                                                                                                                  2.000 jinetes. Un total de 28.000 hombres.

.

        La disposición de ambos estrategas fue la clásica, la infantería en el centro y la caballería cubriendo las alas. Antíoco era consciente de qué sólo sus falanges eran enemigos dignos de las legiones romanas. Por eso procuró desgastar a las legiones con la infantería ligera, colocándola delante. Para desgastar a la caballería del ala derecha romana dispuso que atacaran por ese lado sus carros escitas. Él dirigiría el ala derecha y más potente de su caballería contra la débil caballería romana que le había tocado en suerte. Confiaba en que su caballería, muy superior a la romana, dirimiera la batalla pronto y rodeara a las legiones por atrás.

        Escipión quedaba al mando de las legiones, en el centro. Eumenes II mandaba la caballería del ala derecha, normalmente la más fuerte de las dos alas. Y un legado quedaba al mando de la caballería del ala izquierda.

.

………. Primera fase de la batalla   Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

.

Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

(Fuente: La Guerra en el Mundo Antiguo. Víctor Barreirso Rubín. Almena Ediciones, 2.004.)

.

        Las cosas le fueron bien a Antíoco en su bando, donde al mando de la caballería propia puso en fuga a la oponente. Y – tremendo error – se perdió de vista tras los caballeros romanos, persiguiéndoles. Este error lo veremos en varias batallas antiguas; posiblemente, un problema de adrenalina descontrolada.

        Las cosas se le torcieron a Antíoco III, en cambio, en el ala contraria, porque los carros escitas saltaron al campo de batalla con gran furia y velocidad. Pero los romanos ordenaron a sus arqueros que dispararan sus flechas contra los caballos. Heridos muchos de éstos, enloquecieron y siguieron rutas caóticas, volviendo sobre sus pasos para huir de las flechas y destrozando a la propia caballería, que se dio a la fuga. La caballería de Eumenes pudo hacer entonces lo que Antíoco pensaba haber hecho a las legiones romanas, rodear por detrás la falange de Antíoco.

        Pero las falanges, en cuanto vieron que eran flanqueadas, para evitar el desastre de Cinoscéfalos, formaron en cuadrado, dejando en su centro a los elefantes. Tal vez esta decisión era la correcta, pero sin elefantes. Véase al figura siguiente.

.

………. Segunda fase de la batalla     Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

.

Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

(Fuente: La Guerra en el Mundo Antiguo. Víctor Barreirso Rubín. Almena Ediciones, 2.004.)

.

        Los romanos, que sabían que no podían con sus legiones ni con la caballería aliada, penetrar en la selva de lanzas defendiendo la posición seleúcida, lanzaron sus flechas contra los elefantes. Hirieron a la mayoría de ellos y los animales, enloquecidos de dolor, se revolvieron en su encierro y destrozaron la formación de las falanges, permitiendo a los legionarios llegar al cuerpo a cuerpo y hacer una verdadera masacre entre las filas seleúcidas deshechas.

        Cuando Antíoco III, el Megas sólo para los amigos, volvió, eufórico, al campo de batalla sólo pudo constatar que se había quedado sin ejército y se retiró con los únicos hombres que salvó de la batalla, la mitad larga de su caballería.

        Las bajas en las filas seleúcidas fueron del orden de 50.000 hombres, mientras los romanos y aliados perdían sólo unos 1.000. El héroe del día fue Eumenes II, que había posibilitado el aplastante triunfo romano. Tras la paz de Apamea, a la que tuvo que acceder Antíoco III Megas, Eumenes II obtuvo la casi totalidad del Asia Menor occidental,  llegando al momento de máximo esplendor del reino de Filotero. Nótese cómo se usaban los ríos para delimitar fronteras.

.

El reino de Pérgamo a la muerte de Eumenes II

Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31

(Fuente:  http://es.wikipedia.org/wiki/Paz_de_Apamea )

.

Enlace con el próximo día:  Eumenes II y la campaña gálata  Mundo helenístico 32.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31  . Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31  

. Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31  . Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31  

. Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31  . Pérgamo en el 170 Batalla de Magnesia Mundo helenístico 31  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *