Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Perseguidores

……….Hemos hablado bastante en estos últimos tiempos de mártires cristianos prenicenos. Es hora ya de hablar de los perseguidores, los Emperadores que les persiguieron sañudamente. Para ello debemos basarnos forzosamente en las obra escritas por los perseguidos, a pesar de que los perseguidores eran los que detentaban el poder en aquellos momentos. Dedicaremos un artículo a analizar la razón de esta situación, pero hoy bástenos saber que la única manera de saber lo que pasó en tiempos de las persecuciones es leer los libros que dejaron escritos los mentalizados con la misma ideología que los perseguidos, los escritores cristianos que a partir de Constantino escribieron libros sobre las persecuciones y sobre la Historia de la Iglesia cristiana en general. Y los más antiguos de tales escritores, los contemporáneos más inmediatos, son Lactancio y Eusebio de Cesárea.

………. Sobre la muerte de los perseguidores.

……….

……….Ha sido leyendo el libro de Lactancio que relata la historia de los perseguidores del Cristianismo cuando ha surgido una luz nueva para enfocar la historia de las persecuciones. El libro es éste.

……….

Libro escrito por Lactancio entre 314 y 321

Perseguidores. Obra de Lactancio, propaganda en estado puro.

Perseguidores. Obra de Lactancio, propaganda en estado puro.

Editado en 1.982.

……….

……….Introducción, traducción y notas de Ramón Teja. Esto es lo que figura en el libro. He buscado por la personalidad del traductor, que me ha proporcionado datos interesantes, y hallado que se trata del Dr. D. Ramón Teja Casuso, Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Cantabria, personalidad nada sospechosa de heterodoxia que tiene un larga relación con Editorial Gredos.

………. «Conocer el percal».

……….Siempre ha mantenido que es importante saber quién nos proporciona determinada información y conocer sus preferencias ideológicas. Y esto, no por instalar en nuestra mente ningún prejuicio, sino para entender las bases desde las que se nos facilita la información. Conviene conocer la mentalidad del historiador que te ofrece una información dada. En este caso, se trata de alguien ligado a la versión ancestral de la Historia, incluso en buena armonía con la tradición ortodoxa, por su intervención en actos de propagación de dichos cultos. De ese modo podemos dar un peso ponderado a sus afirmaciones y opiniones sobre cuanto nos expone.

……….Concretando, ello quiere decir que una afirmación que voy a traer a colación de inmediato, me va a merecer gran credibilidad, precisamente por venir de quien viene. Es ésta:

. Mas perseguidores

……….«En cuanto al deseo de Lactancio de apartarse de un número de persecuciones prefijado, creemos que ocurre lo contrario. Como ha puesto de relieve V. Grumel, fue en esta época cuando se estableció un número de persecuciones fijo, no como pretende Moreau, de nueve o diez, cosa que no ocurrirá hasta finales del siglo IV e inicios del V, sino de seis: 1ª. Nerón, 2ª. Domiciano, 3ª. Severo, 4ª. Decio, 5ª, Valerio, 6ª. Diocleciano y Maximiano.» (Obra citada, Introducción, pgs. 29-30. El subrayado es mío.)

……….Esto de que el número de persecuciones fue creciendo, siendo 6, según Lactancio, y 10 casi un siglo más tarde, me dejó perplejo. Porque los escritores posteriores difícilmente podían asegurar que hubo persecución bajo un Emperador determinado si los anteriores no sabían de persecución alguna bajo ese mismo Emperador. Lo que arrojó luz sobre el tema fue otra afirmación del traductor …

………. «El percal».

. Pero perseguidores

……….La tarea de Lactancio se encontraba, pues, condicionada por el hecho de que sólo podían entrar en la categoría de emperadores perseguidores los que, según los cánones de la historiografía pagana, eran emperadores antisenatoriales. El segundo elemento de la tesis condiciona la información histórica de Lactancio, en el sentido de hacer cuadrar la condición de mal emperador con el hecho de haber sufrido muerte horrible. … los cristianos añadieron el aspecto de que esta muerte obedecía a un castigo divino por haber perseguido al cristianismo.» (Obra citada, Introducción, pág. 26 El subrayado es mío.)

……….Como indica el traductor del libro, a finales del siglo III los historiadores se habían encargado de establecer el tópico de que los Emperadores se dividían según su postura ante el Senado. Los que consideraban al Senado y le dejaban parcelas no despreciables de gobierno eran los Emperadores dignos de pasar a la Historia con los mejores elogios. Los opuestos, los que ejercían el poder de manera individual e ignoraban la Senado, eran mal vistos y mal descritos por los historiadores.

Perseguidores. Relaciones entre el Emperador y el Senado.

       Perseguidores. Relaciones entre el Emperador y el Senado.

……….Un libro que ya he citado anteriormente, el dela figura, explica con gran claridad la curiosa relación entre un Emperador que rige el Imperio y un Senado que, durante la República, regía el Imperio. El hecho es que cuando Octavio venció a Marco Antonio y Cleopatra en Actium, volvió a Roma e impuso su voluntad con facilidad a un Senado sumido en el estupor y el agradecimiento por haber terminado la guerra civil habida tras el asesinato de Julio César. Y la voluntad del joven y astuto Octavio fue que él sería llamado César, en honor a Julio César, que había sido su tío abuelo. Se reservó una gran parte del poder, pero mantuvo la ficción de que el poder le seguía correspondiendo al Senado, que regía ciertas provincias, en las que no se asentaban Legiones, mientras las provincias fronterizas eran gobernadas directamente por el nuevo César.

……….No es el momento de hablar de César Augusto y de su habilidad para dominar un Imperio sin nombrarse rey, sino simplemente Augusto, que equivalía a poco menos que «divino». El caso es que Augusto, que así pasó a la Historia, supo tratar al Senado y mantener la «farsa» senatorial. Tiberio, por ejemplo, fue mucho menos diplomático. Calígula incurrió en el extremo opuesto y en sus 4 años como Emperador no hizo sino exasperar al Senado hasta que, al tercer complot, los senadores lograron quitarle la vida.

……….Así pues, hubo Emperadores que, como Augusto, le hicieron el juego a un Senado más reliquia del pasado que gobierno efectivo, y otros que no fueron tan sutiles. Los no diplomáticos serían objeto de las afiladas plumas de los historiadores, hombres todos ellos cultos, de buenas familias, afines al Senado y a las viejas costumbres de Roma. Es como si, más recientemente, los monarcas autoritarios y déspotas llevaran mala fama ante la Historia, mientras que los monarcas parlamentarios y comedidos, la tuvieran buena. Con la diferencia de que el monarca parlamentario no gobierna, mientras que el Emperador era en definitiva quien cortaba el bacalao, de manera ruda, los «malos», o con guante de terciopelo, los más hábiles o, simplificando, los buenos.

……….De modo que ya tenemos definido el escenario en el que va a actuar Lactancio. Lactancio se fija en qué Emperadores han sido «malos» y les endilga una maldad más, la perversa persecución de los cristianos. Y me voy a permitir una corrección, o matización, a lo que afirma el traductor de Lactancio. Ha leído el lector, al final de la cita anterior, que «los cristianos añadieron el aspecto de que esta muerte obedecía a un castigo divino por haber perseguido al cristianismo.» Voy a matizar que el primero que hizo esto fue Lactancio hacia el año 314. Lactancio. No los cristianos in genere, en general, el Lactancio de carne y hueso que estamos conociendo. No es lo mismo.

……….El próximo día, más.

……….Sino perseguidores

Siguiente artículo: Los tres primeros, Nerón, Domiciano y Decio.

………. Aunque perseguidores

© Copyright Fernando Conde Torrens  el  21 Enero 2.007

. perseguidores

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Año 303. Inventan el Cristianismo«, recientemente editado, «Simón, opera magna«, «El Grupo de Jerusalén«,  «La Salud» y una serie de artículos sobre Historia, Pintura, Cerámica, Viajes, Encuadernación de libro antiguo y eso de «Quién soy yo» y «Qué hago aquí«. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

2 comentarios en “Perseguidores”

  1. Julio Nielsen Meneses dice:

    Señor Conde : Lo mismo que ha motivado a Ud. para investigar y sumergirse en la historia de la humanidad, particularmente, la del Imperio Romano, y, como Ud. muy bien ha explicado, ha sido buscar la verdad sobre si el cristianismo, tal como se nos ha presentado y contado por nuestros padres y la iglesia es verdad o falsedad, también es inquietud para millones de personas en el mundo. En mi caso personal, soy libre pensador abierto al conocimiento y a nuevas ideas, y como no tengo su estatura intelectual y su gran conocimiento sobre el tema, nada le puedo refutar sobre su tesis. Sin embargo, como no lo puedo enfrentar y dar argumentos de peso, sí me gustaría ver un díálogo con alguien de su talla en un ambiente universitario que aporte y enriquezca el conocimiento y acercamiento a la verdad de la historia. En una entrevista Ud. citó al filólogo e historiador Antonio Piñero con quien se podría desarrollar un díalogo interesante. Lo felicito sinceramente por el esfuerzo y los estudios que ha realizado y el tiempo empleado para darnos a conocer lo relatado en su libro.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Estimado Julio, te felicito por tu identidad librepensadora. Es una magnífica base, una correcta posición, que denota confianza en uno mismo y en su propio criterio. Loq yu yo he averiguado es precisamente para librepensadores. Que no es preciso creer, ni confiar en la palabra de nadie, sino leer y someter a crítica. De hecho todo debe sea así, para ser presentado y ser juzgado luego por cada uno.

      La persona que citas es Filólogo, no es Licenciado en Historia, es decir, historiador. Creo poder decir que sólo se ha interesado por Jesucristo y aledaños; y para ello se ha documentado, cosa que hacemos todos antes de escribir algo. Ya me gustaría que las cosas fueran como supones. Pero la realidad es muy otra. Queda reflejada en una Tertulia que tuve – por persona interpuesta – con dicho señor. Mejor que opinar yo, le dejo opinar al propio sujeto:

      http://www.sofiaoriginals.com/tertulia-con-el-doctor-d-antonio-pinero/

      Como ves, no hay nada que hacer. Se va a quedar sin ese diálogo, del que al menos ha catado un aperitivo. Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *