Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Pintura 17. La moda medieval que venía de Constantinopla.

© Copyright Fernando Conde Torrens, el 2-7-2.007

.

.

.

……….Vimos que en Roma la Pintura se empleaba para decorar interiores, interiores de mansiones más o menos opulentas. Los Emperadores se lo podían permitir todo. Los patricios romanos, posiblemente también. Incluso los comerciantes afortunados y los herederos de familias de alcurnia, como el poeta Catullo. Mediante las pinturas, los romanos pudientes decoraban sus hogares. Si querían legar a la posteridad la imagen de sí mismos, encargaban estatuas, de piedra o de bronce.

……….Aprovechemos para decir que el romano sentía un gran ansia por pasar a la posteridad, del modo que fuera; su mayor anhelo era que las futuras generaciones no se olvidaran de él. Si su familia era antigua, procuraba resaltar ese detalle en las esculturas que encargaba. Si no era así, dejaba huella de sí mismo. Por eso tantos personajes, importantes sólo a nivel local, financiaban la construcción del monumento que fuera, de un costo acorde con sus posibilidades, y dejaba escrito en una lápida, un altar o en el lugar más visible posible que ese monumento se había construido gracias a él, Fulano de Tal, hijo de Cual, si tenía un padre insigne.

……….De modo que los romanos parece que no eligieron la pintura para hacerse cuadros que legar a la posteridad. Eran tiempos violentos y se confiaba más en la piedra como material más idóneo para superar el paso del tiempo. Y tenían mucha razón. Los mosaicos, construidos en piedra, se nos han conservado mucho mejor que las pinturas, en forma de frescos o a la encáustica.

……….Vamos a ver hoy las obras de los pintores romanos de Oriente. Me niego a llamar Bizancio al Imperio romano de Oriente, del mismo modo que jamás se me ocurrirá afirmar que este blog se escribe en español. Se escribe en castellano, que es este idioma. Español es la traducción de spanish, que es como los english – ingleses en nuestro idioma – llaman al castellano. Y me parece demencial que los hispanos llamemos a nuestro idioma con la traducción del vocablo que los ingleses usan para referirse entre ellos a nuestro idioma. El catalán, el gallego y el vasco (o euskera) son tan españoles como el castellano. Dicho esto, veamos cómo pintaban los artistas del Imperio romano de Oriente, que es lo que quedó en pié cuando los godos, ostrogodos, vándalos, suevos, alanos, longobardos y demás piezas peinaron el Imperio romano de Occidente e instalaron sobre él sus tiendas de campaña.

……….Hace poco he comprado un par de libros preciosos sobre ese Imperio romano de Oriente. Con ellos podemos seguir analizando qué fue de la Pintura en ese milenio que discurrió entre la toma de Roma por Alarico en el 415 y la caída de Constantinopla en manos moriscas en 1.453. Y para saber qué fue de la pintura romana, hay que centrarse en el Imperio romano, el de Oriente, el único que quedaba en pie. Y que quedó en bastante buen estado hasta que no lo estropearon más de lo que ya estaba los propios occidentales con su Cuarta Cruzada, que más que Cruzada fue un quitarse de encima la competencia molesta de la odiada Bizancio, que así la llamaban los mercaderes mediterráneos que con ella comerciaban.

……….Pero dejémonos de política y vayamos a nuestra Pintura. La Pintura sobrevive casi únicamente en las iglesias de la época. Recordemos los retratos de tumbas de El-Fayum y veamos la similitud con el retrato de Jesucristo del Monasterio de Santa Catalina que viene a continuación.

……….

Jesucristo. Icono a la encáustica, siglo VI. Monaterio de Santa Catalina. Sinaí.

(Fuente: Constantinopla. La herencia histórica de Estambul. S. Yerasimos. Ullmann & Könemann, 2.007.)

 ……….

……….Voy a adelantar la característica que a mi juicio tienen los cuadros que vamos a ver, los de toda la Edad Media, ya que el Arte por antonomasia en ese período será el Arte del Imperio romano de Oriente, la mal llamado Bizancio. La razón es obvia, el Imperio romano de Oriente era la civilización. Las incipientes monarquías occidentales se miraban en Constantinopla. Sus artistas, los romanos, encontraban buenos empleos en cualquier corte occidental, adonde eran reclamados para decorar las construcciones monumentales con las que sus monarcas querían, a su vez, pasar a la posteridad.

……….La característica que le falta aún a la pintura romana es, siempre a mi juicio, la de reflejar la realidad. Los pintores pintan de memoria, pintar arquetipos, al igual que hacían los egipcios, los griegos, los etruscos y los romanos clásicos. Pintan figuras de tebeo, eso sí, a pleno color, usando a tope las posibilidades de la Pintura. Las cosas están a la espera de que alguien se decida a pintar de la realidad, personas de carne y hueso. No olvide este apunte el lector cuando vea los siguientes cuadros que le ofreceremos a lo largo de este artículo y del próximo.

……….Otra característica que encuentro en los cuadros medievales es la compartimentación. Los pintores pintan las figuras por separado en la mayor parte de los casos. Por ejemplo, en el cuadro que viene. San Jorge y su caballo no se mezclan con los demás personajes. El pintor ejecutó a San Jorge. Y cuando lo hubo terminado, diseñó el dragón, con pinta de lagartija grande. Y terminada la lagartija, dibujó a la princesa, cuidando de que no se superpusiera ni con el caballo, ni con la lagartija. Y hecho esto,  unió la mano de la princesa con el cuello de la lagartija, para más INRI, con una pañoleta española blanca.

 ……….

San Jorge de Staraja Ladoiga, cerca de Novogorod. Segunda mitad del siglo XII.

(Fuente: Bizancio. El esplendor del Arte Monumental. Tania Velmans y otros. Lunwerg Editores, 1.999.)

 ……….

……….Que los personajes de los cuadros son arquetipos, rostros de nadie, se puede apreciar en este otro cuadro, para más señas, de un ángel. Ya sé, me dirá el lector, es que a un ángel no se le puede ver, ni pedirle que pose un ratito. Pero los artistas del Renacimiento resolverán el problema de otra manera. Manera que no vamos a adelantar en este artículo.

 ……….

El Arcángel Miguel, fresco del ábside de Sant´Angelo in Formis, Capua.

(Fuente: Bizancio. El esplendor del Arte Monumental. Tania Velmans y otros. Lunwerg Editores, 1.999.)

 ……….

……….Recuerde el lector sus nociones de Historia. Justiniano conquistó parte de Italia, de África e, incluso, de Hispania, en un noble afán por recomponer el ya periclitado Imperio romano. Sin embargo, su empresa no tuvo buen fin, y tales territorios terminaron por perderse. Pero en el ínterin, y por efecto del prestigio de Constantinopla sobre todo el Occidente semi-bárbaro, las artes occidentales se inspiraron fuertemente en el Arte constantinopolitano y se constatan influencias bizantinas hasta en la lejana Islandia, cuánto más en Italia, Francia, Alemania, Rusia, e incluso la lejana Suecia, do pronto pondré el pié. Una muestra de una de las regiones mencionadas y de mi tesis de la compartimentación.

 ……….

Iglesia del Salvador de la Transfiguración. Pskov (Rusia). Frescos del ábside. Los apóstoles. Siglo XII.

(Fuente: Bizancio. El esplendor del Arte Monumental. Tania Velmans y otros. Lunwerg Editores, 1.999.)

 ……….

……….El perspicaz lector habrá notado una pizca de euforia en quien esto escribe. Ello se debe a ser hoy el día en que, con todos los exámenes puestos y ya corregidos, el escriba otea un horizonte de paz y holganza hasta fechas no ya lejanas, sino incluso remotas. Y ello influye en su ánimo, con perdón.

……….

Siguiente artículo: Pintura 18. Le fe y los cánones.

………………..

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *