Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Poner en marcha

……….Los nuevos aspectos averiguados permiten comprender mejor el proceso de avance que se da en los tramos finales de lo que aquí llamamos rampa, la que da acceso a la Meseta, lugar en que quien ha llegado tiene implantado el Fondo por defecto, además de la Mente Superior de igual modo. Por eso lo llamamos «Poner en marcha», porque, al igual que el coche, puede estar en marcha y andando, o parado en el garaje, cuando no lo usamos. Y si no lo usamos, es como si no lo tuviéramos. Ésa es la diferencia, que estas cosas Superiores hay que «ponerlas en marcha», o o nos enteramos ni de que las tenemos. Muchas gente, la mayoría, vive sin haberse enterado aún … Y es una lástima.

……….

……….Lo que solemos llamar un Hermano mayorMaestro si el tal ha muerto – es sencillamente una persona que ha ascendido por la rampa y ha puesto en marcha la Mente Superior, primero de forma voluntaria y temporal y, al tiempo, como mente por defecto. Trabajando con ella ha puesto en marcha el Fondo, primero ocasionalmente, luego a voluntad y, finalmente, como Corazón por defecto. Por eso nunca se equivoca, porque siempre usa la Mente Superior. Desde siempre me ha maravillado leer libros de Maestros de Sabiduría y comprobar que jamás meten la pata, ni tienen ni un solo desliz. Ahora ya sabemos la causa.


……….Un inciso para afirmar que el hambre de Saber es asignatura obligada para el buscador. Es la Mente Superior la que da ese Saber, relativo a nuestro proceso de avance, o de Evolución. Porque para eso está puesta a nuestro alcance.

……….

Poner en marcha

        Poner en marcha


……….De la mente inferior ya hemos dicho que es una mente dual, que a veces acierta y a veces no. Ahora diremos que es la mente individual; por eso es dual, y, como el individuo inferior, es visible, material y temporal. Por el contrario, la Mente  Superior (a la que antes llamábamos Fondo, aglutinando dos en uno), dijimos que era de lo Único, no dual, no sometida a error. Ahora decimos que es la Mente Colectiva, Universal, o de lo Uno. Cuando se va Allá, sólo se conserva la Mente Superior; por eso todos los que están Allá piensa del mismo modo, todos están de acuerdo con la Mente de lo Uno.


……….También nuestro corazón individual, dual, temporal, es capaz de albergar sentimientos nobles y otros basura, negativos, dañinos. Es la manifestación de cómo nos hemos puesto en ese momento. Porque somos capaces de fastidiar la situación, tenemos la opción de cambiar y volver a ser positivos y felices. Ni que decir tiene que el Corazón Superior, Fondo o Esencia, es emocionalmente estable, con sentimientos siempre perfectos, inmejorables, los de lo Uno. Está más o menos desarrollado, crecido, en nosotros y es la parte trascendente que va también Allá.


……….Y del mismo modo que nuestro cuerpo físico es el soporte de la mente (pensamientos) y del corazón (sentimientos), también el Cuerpo Superior es el aglutinante de las dos Dimensiones citadas, Mente Superior y Corazón Superior, y también se va Allí. Porque es el distintivo, el vehículo de nuestra individualidad.


……….Conocer cómo somos nos permite comprender mejor qué es lo que hemos venido llamando el Contacto con el Fondo, experiencia reina, meta volante obligada de todo  buscador


……….Cuando, porque cumplimos las condiciones citadas en otro artículo anterior, vamos desarrollando la Mente Superior, ella nos indica qué debemos hacer para superar las asignaturas pendientes o patrones no acertados – que trajimos o nos contagiaron quienes los tenían. Además, da la Fuerza para hacer lo que ella dice que hay que hacer, de modo que no hay escapatoria. Es el único remedio seguro, obligado, para superar esos pequeños defectos que nadie sino Ella sabe.


……….Conforme vamos puliendo esos pequeños fallos, exageraciones, ideas erróneas, clichés indebidos, comportamientos no plenos, que nos pasan inadvertidos como defectos, el  Corazón Superior va ganando cabida en nosotros. No es fácil, ni cosa de cuatro días, sentir a lo Divino, como lo Uno. Eche cuentas el lector … Por eso su desarrollo pleno requiere tiempo de estar con “cero defectos”. Y eso …


……….P
ero no hace falta esperar tanto. Antes se da el Contacto con el Fondo, para animar al buscador. ¿Qué es el Contacto con el Fondo? El Contacto con el Fondo es un momento en que el Fondo se hace tan potente, tan grande, que es percibido por el corazón inferior, que por un tiempo relativamente corto, conoce lo qué es “sentir a lo Divino”. Por eso le llamamos experiencia reina, porque no hay nada con la que se la pueda comparar. Viene a ser probar otra Dimensión, la de la Plenitud.


……….H
ay personas que un día se colocaron en esa “postura” [su Corazón Superior palpitó por un instante hasta el tamaño debido y sus componentes inferiores se pusieron en tal momento en modo conexión] y tienen la experiencia. Pero, ignorando el método sistemático para alcanzar “la postura”, no saben cómo volver a ese estado.


……….R
epetir el Contacto con el Fondo a voluntad requiere un “estado inercial de Plenitud”. Es decir, el comportamiento pleno debe hacerse habitual en nosotros, debemos estar casi siempre así. Y llamamos “comportamiento pleno” a no estar obedeciendo a patrones no acertados. La Mente Superior – su Saber y su Fuerza – nos deben haber limpiado de tales taras. Tener un comportamiento pleno viene precedido de una intensa paz, armonía,
satisfacción por la propia forma de ser, por lo que uno ha logrado. Si al  Contacto le hemos llamado el Gozo sin causa, a este estado previo lo llamaríamos el contento sin causa, innato. Por eso decimos que se requiere un estado inercial, que se tenga por inercia, de modo habitual, cotidiano. No es un rayo momentáneo, sino una larga tormenta de paz interior intensa. No es una heroicidad puntual, sino una larga labor de constancia.  


……….U
Contacto esporádico, involuntario, puede darse de chiripa, un día de inspiración muy especial. El Contacto a voluntad, requiere ese estado pleno inercial, habitual. Dentro de él es relativamente fácil analizar qué hicimos de especial el día del primer Contacto. Y repetir esas circunstancias. En muy breve lapso se llega al Contacto a voluntad. Y en él hay que permanecer – dominando y gustando del Contacto a voluntad – otro tiempo, el necesario, para darse cuenta de que uno ya es Fondo en el fondo, que eso es ver el monumento que da acceso a la Meseta.


……….D
e todas formas, para quien está empleando la Mente Superior [que es la  Mente de lo Único, la que funciona Allá, donde el tiempo no existe] el tiempo, tal y como aquí lo entendemos, debe empezar a no contar. No caben impaciencias cuando estamos empleando las Facultades Superiores, que pertenecen a lo Uno, no sometido al tiempo. Tenerla sería Posesión del tiempo y eso sería un patrón no acertado a superar aún. Pero eso no es un mandato de obligado cumplimiento, sino una consecuencia de la increíble aventura que uno está viviendo, desconocida para el común de los mortales. Y simplemente vivirla es toda una meta. 


……….D
e modo que todas estas etapas, tan gratas de vivir, no son sino ir desarrollando, o poniendo en marcha, nuestras Facultades Colectivas, Unitarias, Universales, de lo Uno. En esta vida cohabitarán con nuestras componentes inferiores. Ponerlas en marcha es bajar el Más Allá a la tierra, o degustarlo por anticipado.

Poner en marcha

Como se puede comprender, la Unión con la Plenitud va a requerir no sólo ponerlas en marcha, sino ser únicamente ellas. Pero eso es ya harina de otro costal …

……….. Poner en marcha

Foto
http://www.freejpg.com.ar           Siguiente articulo: Facultades superiores unitivas

……….. Poner en marcha

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….. Poner en marcha
© Copyright  Fernando Conde Torrens   116

 ………. Poner en marcha

………. Poner en marcha

………. Poner en marcha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *