Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7

En «Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7», un vistazo rápido sobre el Imperio seleúcida.

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el viernes 25-6-2.010

.

     Del mismo modo que hemos visto ya los monarcas de Egipto desde Ptolomeo I, apodado Sóter, Salvador, por los ciudadanos de Rodas, hasta la Cleopatra de las películas estadounidenses de los 70, Cleopatra VII de su dinastía, veamos hoy los monarcas de la dinastía que regirá, con mejor o peor fortuna, los destinos del Imperio Persa, el Imperio Seleúcida, desde Seleuco I hasta la llegada a la región de la «apisonadora» romana, en forma de Pompeyo.

 

Monarcas Seleúcidas, con sus fechas de reinado

Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7

        Elaboracion propia

 

        Egipto fue el último de los reinos helenísticos en caer bajo la sandalia romana. Lo hizo, como hemos dicho, el año 31, tras la batalla de Actium. Los Seleúcidas cayeron un poco antes, el año 63. Pompeyo se cansó del poco papel que hacían lo Seleúcidas y convirtió el territorio en provincia romana y no se hable más.

        De hecho, veremos en su día que los Seleúcidas sólo tenían de Imperio el nombre, pues se consumieron en luchas intestinas, con lo que facilitaron su digestión por parte de Roma, dispuesta siempre a tal tipo de transacciones caritativas. Si el lector observa con detenimiento el gráfico de arriba, verá que los primeros Seleúcidas reinaron cada uno los veinte años de rigor. En cambio, antes incluso de la mitad del período, y sobre todo al final de la dinastía, los reyes coincidían dos o tres al mismo tiempo, o se sucedían a velocidad de vértigo, durando el tiempo que le costaba al pariente conspirador convencer al cocinero real para que le pusiera cianuro en la comida a su primo/hermano/padre. Y eso, prolongado durante el tiempo, da mal ejemplo y conduce a la ruina.

        Y ahora que hemos visto con cierto detalle la manera de actuar de Alejandro para manejar él solo el inmenso territorio conquistado el persa, ya podemos suponer que sus generales, que sabían de batallas pero ninguno fue hijo de rey, ni se crió en una corte y sólo sabían de batallas y de soldados, copiaron absolutamente todo del maestro por antonomasia. Y si Alejandro fundó ciudades con su nombre, ellos fundaron ciudades con el suyo propio.

        Así, ya lo hemos comentado, Antígono fundó Antigonea en las orillas del Orontes. Seleúco I, hijo de Antíoco, fundó Antioquía, también en las orillas del Orontes, allá por el año 302, e hizo de ella una de sus dos capitales. Realmente Seleúco no le anduvo a la zaga a su general en jefe, y fundó nada menos que dieciséis Antioquías, algunas de las cuales están en el mapa del día pasado. Pero la Antioquía más importante, aquélla que Seleúco eligió como su capital, estaba muy al Oeste del Imperio, en Siria, y por eso necesitaba otra capital más en el corazón del mismo, en Mesopotamia.

        No contento con haber honrado a su padre, quiso algo de lustre propio y fundó varias Seleucias, la más famosa de ellas, Seleucia del Tigris, su segunda capital. Por su parte, el bueno de Lisímaco fundo Lisimaqueia, en el centro de sus territorios, en lo más estrecho del istmo del Quersoneso (abajo y a la derecha, en el mapa que sigue), y otra ciudad en honor a su hermana, que se llamaría Tesalónica, y que no sale en el mapa porque la edificó en Macedonia, no en la Tracia. Tesalónica se fundó en el terreno que antes ocupaba una pequeña villa, denominada Therma. Así lo indica Cellarius.

 

Mapa de la antigua Tracia, con Lisimaqueia, en el istmo del Quersoneso

Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7

(Fuente: Colección particular. Geographia Antiqua. Cellarius. London, 1.819.)

.

………. Este mapa tiene su historia. Un día me asomé a ebay (no todos los días me asomaba, para no caer) y vi que se subastaban tres mapas de un viejo Atlas de Cellarius, un conocido editor de mapas antiguos. Pujé  a los tres, alto, y me llevé los tres. Estuve atento y a los pocos días aparecieron otros tres. Repetí la operación y me llevé los tres (para conocer qué hay que hacer para lograr esto, entrar en la serie Comprando en ebay de esta Web). Me las prometía muy felices … Lo que no sabía, pero pronto supe, era que esos 6 mapas eran los últimos de los 33 mapas que tenía el Atlas. El ya ex-Propietario, en señal de empatía y por mis pujas altas, cuando me envió los 6 mapas, me regaló las tapas y la portada del Atlas, que he encuadernado con todo cariño. Pero sólo tengo 6 de los 33 mapas. Llegué tarde …Me agencié un facsímil del Atlas completo, mucho más barato, pero con los mapas partidos, una mitad en cada página.

        El próximo día vamos a conocer en detalle la historia de la ciudad de Antioquía, fundada por Seleúco I Nicator, Vencedor, en honor a su padre, que se llamaba Antíoco, y a su hijo, la que también puso Antíoco de nombre. Con ello podremos hacernos una idea de cómo crecía una ciudad, ciudad que era nada menos que la capital del Imperio Seleúcida. Y cómo pasaba a mejor vida con el devenir de los tiempos. Y más tarde veremos de qué vivían los habitantes de tales ciudades y los de los arrabales del entorno.

.

Enlace con el próximo día.

 

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7  . Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7 

. Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7  . Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7

. Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7  . Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7

. Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7. Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7 

. Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7  . Reyes seleúcidas en Mundo helenístico 7 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *