Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Sentido mágico de la vida

……….Hemos hablado de sentido mágico de la vida en un artículo anterior, (la cruz de los sentimentales), y dijimos que era algo negativo, algo a superar. Definamos hoy tal concepto con todo lujo de detalles. Porque lo primero para poder corregir algo es diagnosticarlo, comprender bien qué es, y aceptar que lo tenemos dentro.      

            El sentido mágico de la vida arranca de la Antigüedad. Y se debe a la ignorancia humana sobre las verdaderas causas de los fenómenos de la Naturaleza. A este tipo de supersticiones las llamaremos de magia civil. Pero hay otra, la magia religiosa. Si la magia civil es espontánea, comprensible y superada conforme la Ciencia se iba abriendo camino entre los hombres, la magia religiosa, defendemos aquí, es inducida, gratuita y defendida hasta en nuestros días.

……….Era normal que el ser humano antiguo se atemorizara antes una tormenta con rayos y truenos, protegido de ella por una débil tienda. Y normal era que el florecer de los árboles y plantas en la primavera lo adjudicara a la voluntad de un dios que mandaba florece a la tierra. Y que los vientos, que soplan aparentemente al azar, se los adjudicara al dios Eolo. Y que los mares, que tantas naves se tragaron, fueran los dominios del dios Neptuno. Y tantos fenómenos naturales más, como el alumbramiento de las mujeres.

……….Pero ésa, que era una creencia popular, fue aprovechada por los sacerdotes de todas las religiones y países en su propio beneficio. Y entonces la magia pasó a ser magia sagrada, magia religiosa. Y fomentada. Los escritores sirvieron al sentir de la población de su entorno y en sus obras reforzaron la idea de que los dioses manipulaban a los humanos conforme a sus deseos. De modo que el antiguo de a pié tenía pocas defensas para sospechar la manipulación de que era objeto cuando sumaban sus fuerzas los escritores, los sacerdotes y la ignorancia generalizada de los fenómenos naturales.

Otra cosa debiera ser hoy, en plena Edad Contemporánea. El sentido mágico de la vida debiera estar ya superado y en el baúl de los recuerdos. Pero no es así.

Veamos algunos ejemplos de sentido mágico de la vida en la Antigüedad. En la Iliada, Homero narra que en la guerra de Troya unos dioses protegían a los griegos, mientras que otros favorecían a los troyanos. Eso explicaba que la guerra hubiera durado tanto.  

Un relato de esa visión mágica – los dioses influían en nuestras vidas continuamente – lo muestra lo sucedido al sacerdote Laocoonte y a sus hijos, protagonistas de esa famosa estatua de un padre y dos hijos que luchan contra unas serpientes gigantescas que se enroscan en sus cuerpos y acabarán con ellos.

Los griegos, como última treta para conquistar la ciudad que no pudieron tomar al asalto, fingen retirarse y dejan un enorme caballo de madera en su campamento. Dentro están escondidos los guerreros que, si los troyanos caen en la trampa y meten el caballo en la ciudad, abrirán las puertas de noche, facilitando la toma de la misma. Laocoonte aconseja a los troyanos que no metan el caballo en Troya. Pero un dios, favorable a los griegos, envía unas serpientes gigantes, que matan a Laocoonte y a sus hijos, para que no puedan seguir oponiéndose a la idea de meter el caballo en la ciudad.

Entre los romanos del siglo I de nuestra era existía la creencia de que las estatuas de las casas, por las noches, cobraban vida y se comportaban como humanos. Y luego, antes del amanecer, volvía a adoptar las posturas rígidas que les dio el escultor. Nos lo cuenta Luciano de Samosata en uno de sus libros. Este autor ya achacaba a superstición este tipo de creencias, de las que se burla en otro de sus libros.

Este amor por la magia era aprovechado por multitud de charlatanes que vendían todo tipo de pócimas curativas, hacían milagros preparados y embaucaban a sus seguidores, también en su propio beneficio. Este tipo de personas ha perdurado durante muchos siglos.

Los sacerdotes de algunos Templos construían artilugios ingeniosos, para que la estatua de un dios emitiera sonidos de ultratumba, lanzado aire con un fuelle que pasaba a través de membranas ocultas dentro de la estatua. O para que las enormes y pesadas puertas del Templo se abrieran solas, gracias a contrapesos disimulados que se ponían en marcha a voluntad. Este “milagro” sucedía el día mayor de las fiestas en honor del dios.

La magia religiosa imbuía en sus fieles la idea de que eran los dioses propios, o el Dios propio, quien manejaba a los humanos, quien decidía por ellos. Los humanos piadosos debían acatar la voluntad de los dioses y ofrecer diezmos y sacrificios a los sacerdotes del dios, que, así, vivían. En las dinastías egipcias más tardías, no mucho antes de la conquista de Egipto por Alejandro Magno, los sacerdotes egipcios de Amón-Ra llegaron a ser más ricos y más poderosos que el mismo Faraón. Y, afirmando que los dioses había retirado su confianza en el Faraón reinante, conseguían que éste se quitara la vida. Esto sucedía 300 años antes del cambio de era.

 . Sentido mágico de la vida

Sentido mágico de la vida

      Sentido mágico de la vida

 . Sentido mágico de la vida

También nuestra religión cristiana está cuajada de visión mágica. La idea de Dios fecundando a una virgen, las apariciones de ángeles, las comunicaciones de Dios con los mortales mediante sueños, todos los milagros, la Redención, la Resurrección, la Ascensión, la Eucaristía (los misterios cristianos), todo ello era del gusto de aquella sociedad y para satisfacer esos gustos se escribieron tale episodios, para que la nueva religión tuviera buena aceptación.

Entre nosotros ha estado presente hasta hace no demasiadas generaciones la creencia de que Dios favorece a los ejércitos de un bando según la moralidad y devoción del rey. De que Dios se lleva a los mejores, como si nuestras enfermedades le tuvieran a Él como remitente. De que Dios premia a los buenos y castiga a los malos; cosa que sólo creen los «buenos», y que deja indiferentes a los «malos», que lo siguen siendo.

Hay residuos de sentido mágico de la vida en nuestros días. Sobre todo del sentido mágico religioso, porque se sigue favoreciendo. Su característica es que resta capacidad al ser humano para decidir sobre su vida y achaca sucesos naturales a fuerzas de lo Alto. Como siempre fue. Y siembra indefensión, minusvalora al individuo, lo empequeñece, le induce a sentirse inerme.

El ser humano tiene capacidades desconocidas, impresionantes. El problema es que muchas de esas capacidades no se conocen, no se practican, y todo parece como si dependiera de fuerzas que están por encima de su naturaleza.

No es así. Y el camino es desarrollar esas capacidades, divulgar su existencia, romper los tabúes ancestrales, y dejar de trabajar con el 10% de nuestras potencialidades. Si es un tópico común esta cifra, que el humano medio trabaja sólo con el 10% de las capacidades de su cerebro, ¿a qué espera la Ciencia para poner al descubierto el 90% restante? Han pasado muchos siglos desde Galileo y hemos avanzado, sí, pero sólo el 10%. Queda aún mucho camino por recorrer.

Analice el buscador y vea si hay creencias a las que da fe que le hagan depender de fuerzas del exterior, de fuerzas desconocidas, que están supuestamente en otros planos. No sea que sean restos de visión mágica religiosa, que tanto éxito tuvo hace 500 y más años. Y no olvide que el Tribunal de la  Santa Inquisición se abolió en España hacia 1.836, unos cien años antes de la guerra civil española, en la que intervinieron nuestros padres, o nuestros abuelos.

………. . Sentido mágico de la vida
Siguiente artículo: Introducción al Cuerpo Superior.

………. . Sentido mágico de la vida

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud», recientemente «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

………. . Sentido mágico de la vida

© Copyright Fernando Conde Torrens, el 15-12-2.014        189

 . Sentido mágico de la vida

. Sentido mágico de la vida

. Sentido mágico de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *