Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio

.

.

.

       La segunda parte de la comunicación de nuestro lector:   Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio

.

        Son inevitables los siguientes interrogantes:

.

        Con los Evangelios y el resto del NT, Constantino ya tenía más que suficiente para fundar su nueva religión. ¿Qué necesidad había de escribir centenares de obras adicionales, cada una con un estilo distinto y característico, con puntos de vista y planteamientos diferentes? ¿No tenía otra cosa que hacer Eusebio que pasarse la vida escribiendo libros de autores ficticios? Sin duda estaríamos ante el autor más prolífico y polifacético de la historia, que producía libros sin parar lo mismo en griego que en copto, en siríaco o en latín.

.

        Además, si lo que buscaba Constantino era unificar su Imperio, ¿qué sentido tenía escribir obras falsas apoyando diversos puntos de vista contradictorios? ¿No sería más lógico publicar obras con planteamientos uniformes, que hicieran ver el Cristianismo como un bloque sólido indiscutible?

.

        El llamado Evangelio de Judas fue datado por Carbono 14 en el año 280, con un margen de cincuenta años arriba o abajo. Es decir, que o bien había gnósticos que hablaban de Jesús un siglo antes de Nicea, o, apurando el margen al extremo, este opúsculo se escribió a más tardar recién terminado el concilio, y eso asumiendo que el documento que tenemos es el original y no una copia de un texto muy anterior, pese a que todo indica que se trata de una traducción al copto de un texto griego. ¿Qué sentido tenía escribir este tipo de Evangelios, con desvaríos místicos totalmente apartados de la ortodoxia? Incluso si fuera obra de un autor rival, descontento por el fraude de Nicea, los hechos no cuadran: Ireneo ataca este Evangelio de Judas en su obra Contra las herejías, escrita hacia el año 180. Pero, si en realidad Ireneo no existió, sino que su obra la redactó Eusebio simulando ser del siglo II, ¿por qué mencionar ese falso Evangelio, legitimándolo como si fuera antiguo?

.

        Es más, para ser una religión hecha a medida, Eusebio podía haber afinado bastante más sus doctrinas. ¿Qué utilidad tenía para Constantino una fe que rechazaba el culto al Emperador, promovía el pacifismo y el amor a los enemigos, y defendía la obediencia a las leyes divinas por encima de las humanas? ¿No hubiera sido una herramienta mucho más útil una religión más afín a la política imperial?

.

        Por último, los Evangelios y el libro de Hechos contienen gran cantidad de detalles geográficos, topográficos, históricos, etc., que son perfectamente normales en el relato de un testigo presencial, pero que Eusebio no tenía manera de conocer, ya que vivió más de tres siglos después de que Jerusalén fuera totalmente arrasada por los ejércitos de Tito. Para no extenderme en exceso menciono dos ejemplos de pasada, aunque el tema da para mucho: Juan describe el estanque de Betesda (o Betzatá) que se encontraba junto a la Puerta de las Ovejas y tenía cinco columnatas. Estos detalles han sido confirmados por la arqueología, pero en el tiempo de Eusebio los restos del estanque y sus columnatas estaban cubiertos por una capa de cenizas, polvo y escombros.

.

        Por otra parte, Lucas identifica a numerosos gobernantes por sus títulos (tetrarcas, politarcas, asiarcas, procónsules, pretores, líctores…), algunos de los cuales no aparecen en ningún otro texto literario griego que se conserve, y en todos los casos la Arqueología ha confirmado que son correctos. Si todo lo que narran los Evangelios es invención de Eusebio, ¿de dónde obtuvo él todos esos detalles exactos?

.

.

.

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio

  Papiro P66. Colección Bodmer. Juan 1-1. Con signos de puntuación, comparar con los actuales

.

.

        Con la siguiente respuesta:

.

        Dice “Con los evangelios y el resto del NT, Constantino ya tenía más que suficiente para fundar su nueva religión.” No lo entendieron así, les pareció más ajustado a la realidad histórica inventarse detractores … ¿qué le voy a hacer yo? Tratemos de reflexionar un poco … ¿Qué ha pasado con los sabios que han predicado alguna nueva doctrina, sea la que sea? Tengo noticias de que a Empedocles lo mataron malamente por predicador inoportuno. De que Sócrates fue juzgado y condenado – ay, por escaso margen – por sus conciudadanos, por predicador heterodoxo. De que a Platón el tirano de Siracusa lo encerró en un calabozo, por considerarlo un predicador pesado. En tiempos de Eusebio, Mani sufrió persecución por el rey de su país, por heterodoxo, y murió en la cárcel. El que se mete a redentor, sale mal parado. Esto lo sabían, y actuaron en consecuencia. Pero es que además está la prueba histórica, a mi favor, de que lo hicieron bien y les salió bien …  Pues ya está.

.

        Dice “¿Qué necesidad había de escribir centenares de obras adicionales, cada una con un estilo distinto y característico, con puntos de vista y planteamientos diferentes?” Primero: Tenían que rellenar un espacio de más de 200 años con un Cristianismo operativo, del año 50 al 250 o así. Luego tenían que escribir una pila de obras. ¿Cómo se iba a hacer creer que había habido Cristianismo durante 200 años y no se escribiera ni un mísero panfleto en todo ese tiempo? Y segundo, por el párrafo anterior, decidieron que hubiera enfrentamientos y discusiones ideológicas.

.

        Dice “¿No tenía otra cosa que hacer Eusebio que pasarse la vida escribiendo libros de autores ficticios?Eusebio obedecía órdenes de su Emperador y amigo, Constantino. Y éste no era hombre al que se le pudiera decir que no. Ejemplo dio luego con su primogénito Crispo y su esposa Fausta, a los que mandó matar. Eusebio no podía negarse. Además, tampoco se pasó la vida, diría que para el 325, Nicea, ya estaba todo escrito, y Eusebio vivió hasta el 336-340, según los historiadores.

.

        Dice “Sin duda estaríamos ante el autor más prolífico y polifacético de la historia, …”  No. D. Carlos, un libro de entonces era lo que cabía en una piel de cordero, unas 50 páginas de un libro moderno. De memoria le digo que de los Maestros de las Escuelas de Atenas, como Cleantes, Crisipo o Epicuro, alguno de ellos escribió del orden de 300 libros, al decir de sus biógrafos o contemporáneos. Y Egdgar Wallace, de nuestro tiempo, escribió más de cien libros, de los modernos. No es para tanto. Además, eran dos a inventar.

.

        Dice “… que producía libros sin parar lo mismo en griego que en copto, en siríaco o en latín. ” Alto, alto. Que yo no defiendo que todos los escribiera Eusebio de su puño y letra. Para algo era el director de la biblioteca de Cesarea, fundada por Orígenes, o por quien sea, y había allí obedientes escribas y traductores …

.

        Sobre sus preguntas siguientes, “¿qué sentido tenía escribir obras falsas apoyando diversos puntos de vista contradictorios? ¿No sería más lógico publicar obras con planteamientos uniformes, que hicieran ver el cristianismo como un bloque sólido indiscutible?” Hubiera sido menos creíble si hubiera habido una uniformidad y una respuesta amable por parte de todo el Imperio. Hubiera sido un cuento rosa, de hadas. Otro prueba, Roma le volvió la espalda a Constantino en el 316 y, mantengo, fue porque tenía ya noticias de su apoyo a un nuevo Dios y su rechazo a los dioses de la Roma eterna. Así que … acertaron. Y, en efecto, al que divulga o apoya una religión nueva le vuelven la espalda, aun siendo el Augusto.

.

        Sobre el Evangelio de Judas, datado por Carbono 14 entre el 230 y el 330: Mire Vd., D. Carlos, desde el momento en que aparece citado por Ireneo de Lyon, otro supuesto autor cristiano anterior a Nicea, yo ya sabía que el Evangelio de Judas podía existir. Porque unos escritos apoyan a otros, nombrándolos. Se crea así una tupida red de escritores y obras falsificadas que aparenta ser real. Tal obra podía ser un nombre inventado, sólo un título, o podía ser una obra falsificada. Resultó ser una obra real. Bueno …

 .

        Y su pregunta: “¿por qué mencionar ese falso evangelio, legitimándolo como si fuera antiguo?” Por lo ya dicho, porque tenía que haber discusión, diatribas, follones, como en la vida misma.

.

        Un inciso sobre el verdadero sentido del análisis con Carbono 14 del Evangelios de Judas: Tal análisis no implica que el texto que está en ese papiro fuera escrito como tope de tarde del año 315 al 330. Significa que en esas fechas se cortó la planta de la ribera del Nilo. Es desde que el vegetal muere que se empieza a “descarbonatar”. Se elaboró el papiro y pudo estar guardado un número indeterminado de años y luego, por ejemplo, San Jerónimo, el año 390, haberlo escrito. De haber sido así las cosas, y no podemos afirmarlo ni tampoco negarlo, humo para ambos, para Eusebio, autor de toda la obra de Ireneo, “El Evangelio de Judas” hubiera sido sólo un nombre. Un “Padre de la Iglesia” posterior había apuntalado la obra de Eusebio creando lo que el anterior no tuvo tiempo de hacer. Un análisis de la tinta hubiera sido diferente, creo. Las cosas son como son, D. Carlos. En la radioactividad no mandamos.

.

        Sobre las preguntas del párrafo siguiente, le diré lo mismo. La realidad fue la que había sido, predicadores perseguidos. Por eso mataron a Jesucristo y no le dejaron morir en su lecho de carpintero … No me quiera echar a mí la culpa de lo que hicieron sus correligionarios, digo yo.

 .

        Sobre los detalles topográficos y su afirmación de que la piscina de Betesda citada en Juan 5,2 “fuera totalmente arrasada por los ejércitos de Tito”. ¿Cómo sabe en detalle hasta dónde llegó al destrucción del viejo Jerusalén? Para aclararme sobre la piscina de Betesda he tenido que darle vueltas a mucha información y llego a la conclusión siguiente: Los restos de piscina encontrados recientemente, año 2.005, son de la piscina de Siloé, no de la de la Puerta de las Ovejas, de Juan 5,2. Ésta diría que está cerca de la iglesia de Santa Ana, (http://www.palestina.int.ar/Turismo/guiajerusalen.pdf = enlace perdido) aunque durante tiempo se creyó que estaba extramuros de la Puerta de St. Etienne, o de las Ovejas. Que esté dentro o fuera de las murallas depende de la época de que hablemos. Pero me atrevo a decir que, conquistada la ciudad por Tito, y entonces ya estaría dentro de las murallas, no tiene sentido que se destruyeran los depósitos de agua, de los que tenían que beber los soldados romanos y la población de la ciudad. Por tanto, su afirmación de que sólo había allá “capa de cenizas, polvo y escombros” me da la impresión de que es otra especulación. Una localización de esta piscina, coincidente con la de Santa Ana, se dio en un artículo anterior de este blog, colgado el 4 de Mayo de 2.011.

 

        Sobre las jerarquías de algunos personajes históricos: Eusebio actuaba mandado por Constantino, luego tenía acceso a los archivos imperiales. De ahí su conocimiento de todos los personajes reales y las dignidades que tenían. Si se coloca en mi tesis, D. Carlos, tiene que aceptar, siquiera eventualmente, las circunstancias que defiendo. Por tanto, obtuvo los datos de la realidad que pisaba y de los archivos a los que tenía libre acceso. ¿No dice Eusebio en su Historia Eclesiástica 1,13 que, en los archivos de Edesa, se encontró una carta de Abagaro a Jesucristo y otra de Jesucristo a Abgaro? ¿No muestra montón de rescriptos de varios Emperadores, de su tiempo y anteriores, supuestamente hablando de cristianos? Pues del mismo sitio. Eusebio mezcló dosis generosas de invención y unos pocos detalles auténticos, como en toda novela histórica.

.

        Hasta aquí, D. Carlos, he respondido a sus preguntas y objeciones. Queda la tercera parte de su misiva, en la que me plantea argumentos de Dura-Europos, Oxirrinco y unas tumbas frigias. Le responderé el próximo día, pero hoy deseo terminar con una queja.

.

        No hemos terminado de argumentar sobre las preguntas de su primera misiva, D. Carlos. Como ha visto, yo analizo todos sus argumentos y le respondo casi frase por frase. Porque le doy importancia a Vd., y porque deseo encontrar la realidad. Le dije en mi respuesta (párrafo 4, que inicia por “No son las firmas” en este enlace) cómo comprender la forma en que se construyeron los Evangelios, comparando los originales con lo añadido, los originales colgados de mi Web. Nada responde de ello, D. Carlos. ¿No lo ha hecho? ¿O no le conviene reconocer lo que haya comprobado? Si de lo que le argumento y ofrezco pruebas concretas, comparaciones textuales, sencillitas, plenamente a su alcance, hace caso omiso … así nunca llegaremos a aclarar nada. Le animo a ello, si le parece …  

.

Enlace con el próximo día.   Tertulia con CV 5.

 

ju111

Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio 

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio 

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio 

Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio  Tertulia con CV 4 Segunda parte de Tras el estudio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *