Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con CV 5 sobre Dura Europos

Tertulia con CV 5 sobre Dura Europos


 

 

         EVIDENCIAS MATERIALES

 

        1. DURA-EUROPOS

 

        La ciudad romana de Dura-Europos (situada en la actual Siria) fue asediada y destruida por los sasánidas en 256 E.C. En las excavaciones de esta ciudad durante los años 30 del siglo pasado se encontraron los restos de una casa particular habilitada como lugar de reunión. En sus paredes se conservan varios frescos, entre ellos las siguientes escenas: preside la sala, junto a lo que parece una pila bautismal, una pintura de un pastor cuidando de sus ovejas. En una pared lateral, una pareja junto a un árbol del que cuelga una serpiente; dos hombres caminando sobre el agua mientras otro grupo los mira desde una barca; una figura de pie habla a un hombre en una camilla, y este se levanta y se va con la camilla a cuestas; varias mujeres caminan hacia un sepulcro con frascos de ungüentos en las manos; un hombre habla con una mujer que saca agua de un pozo… Se pueden ver imágenes de estas pinturas (que actualmente se encuentran en el museo de la Universidad de Yale, en Estados Unidos), en el siguiente enlace:

http://en.wikipedia.org/wiki/Dura-Europos_church

 

        Me he puesto en contacto con el museo de la Universidad de Yale y han tenido la amabilidad de enviarme algunas fotografías de mejor calidad de estos frescos, pero por razones de copyright no puedo colocarlas públicamente en una página web. Estaré encantado de hacérselas llegar a usted o a cualquier lector del blog que lo solicite a cvillarrubia@gmail.com

 

        Como se puede observar, no se trata de una sola escena ambigua que se haya podido malinterpretar, sino de toda una serie de escenas obviamente procedentes del NT, con un mensaje claro: el Buen Pastor, Adán y Eva, Jesús y Pedro caminan sobre el agua, la curación del paralítico, las mujeres que van al sepulcro y la samaritana junto al pozo. Además, en las paredes de la sala, entre las capas de yeso y pintura, existen varias inscripciones, algunas de las cuales hacen referencia expresamente a Jesucristo, y una de las cuales incluye una fecha del año 232.

 

        Todo esto concuerda perfectamente con los pasajes del NT en los que se indica que los cristianos primitivos se reunían para el culto en casas particulares (por ejemplo Hechos 2:1,2 y Colosenses 4:15).

 

        En esta misma ciudad, a poca distancia de la casa cristiana, se encontró un fragmento de una armonía de los Evangelios en griego. Podemos encontrar en Internet un análisis detallado llevado a cabo por el arqueólogo que lo desenterró, incluyendo una imagen facsímil y la transcripción del texto griego, así como la transliteración del griego y su traducción (al inglés), que podemos comparar fácilmente con los pasajes correspondientes de los evangelios.

 

        Es indiscutible que tanto ese documento como los frescos hacen referencia a pasajes de los Evangelios, y que las inscripciones son obra de cristianos. Dura-Europos fue arrasada y abandonada en el año 256 E.C. Tanto la casa cristiana como la armonía se encontraron enterradas entre los escombros que amontonaron los soldados romanos durante el asedio para formar barricadas al pie del muro antes de la caída de la ciudad.

 

        Tenemos tres posibles explicaciones para estos hechos:

 

        A. Había cristianos en Dura en el siglo III.

 

        B. Eusebio se toma unas vacaciones de escribir libros falsos para viajar por el desierto hasta las ruinas de Dura, limpiar una casa de escombros, hacer grafitis en las paredes mencionando a Jesucristo, cubrir los grafitis con yeso, pintar unos frescos con escenas bíblicas y finalmente volver a cubrir la casa de escombros confiando en que la encuentren las generaciones venideras. Antes de marcharse no olvida excavar otro agujero entre los escombros a un par de manzanas de allí para dejar una página arrugada de una armonía de los evangelios, y vuelve a cubrirla con escombros no sea que se la lleve el viento.

 

        C. Todo es falso. El equipo de arqueólogos que excavó la ciudad, los expertos que estudiaron las evidencias y las publicaron, y el personal del museo de la Universidad de Yale donde las piezas están expuestas al público están todos implicados en la conspiración y solo se trata de un gran montaje.

 

        ¿Cuál es la explicación más razonable?

 

        2. PAPIROS CRISTIANOS DE OXIRRINCO

 

        Entre los miles de papiros encontrados en un basurero de la ciudad de Oxirrinco, en Egipto, pertenecientes a los siglos I al VI E.C., hay centenares de documentos que utilizan lenguaje cristiano o hacen referencias a actividades cristianas. Si tenemos papiros reconocidamente cristianos de los siglos IV al VI, y tenemos papiros de los siglos II ó III que utilizan expresiones y términos similares, hay que hacer muchos malabarismos con la lógica para eludir la conclusión obvia de que también son cristianos. Con todo, voy a mencionar un caso en el que no cabe ambigüedad alguna:

 

        – El papiro P.Oxy XLII 3035 es una orden de arresto de un tal Petosarapin, a quien se describe como «un cristiano». La orden está fechada el día 3 del mes de Phamenoth del año 3º del emperador Valeriano y su hijo Galieno, lo que equivale al 28 de febrero del año 256. (Casualmente [o no], los autores cristianos indican que durante el reinado de Valeriano tuvo lugar una intensa persecución del cristianismo.)

 

        Aquí tenemos una fotografía del papiro, su transcripción y su traducción (al inglés).

 

        Ahora que tenemos claro que a mediados del siglo III había cristianos en Oxirrinco, no nos extraña encontrar un himno en alabanza al «Padre, Hijo y Espíritu Santo» (P.Oxy. XV 1786), ni la carta en la que un atleta indica a su familia que les enviaba algún dinero desde Antioquía por medio de Sotas «el cristiano» (PSI XIV 1412). Tampoco nos extraña encontrar dos cartas de recomendación escritas por este mismo Sotas, solicitando hospitalidad para varios catecúmenos que viajaban a otras ciudades (PSI III 208; PSI IX 1041), ni una tercera carta similar dirigida a él por los presbíteros de Heracleópolis (P.Oxy. XXXVI 2785). El estilo de escritura y el lenguaje utilizado en todos estos documentos coincide con el que se utilizaba durante el siglo III.

 

        3. INSCRIPCIONES FRIGIAS

 

        En la antigua provincia romana de Frigia, la actual Turquía, se han desenterrado numerosas lápidas funerarias del siglo III de personas que se identifican como cristianas. Se puede encontrar un inventario de muchas de estas piezas, con imágenes, transcripciones, traducciones y análisis detallado, en la obra Montanist Inscriptions and Testimonia, de William Tabbernee, que se puede consultar (aunque no todas las páginas) en este enlace de Google Books. He escogido los siguientes ejemplos porque están fechados con claridad (utilizando la era frigia, que comienza en el 84 a.E.C.) y utilizan expresamente la palabra «cristiano»:

        – Inscripción #27, Tabbernee p. 241 y ss.

        Un tal Eutiches encargó esta inscripción «en memoria de sus padres, cristianos.»

        La pieza, que actualmente se encuentra en el museo de Basmahane, en Esmirna, tiene la fecha 363 de la era frigia, que equivale al 279 E.C.

        – Inscripción #17, Tabbernee p. 154 y ss.

        Aurelius Satorneinos, quien se identifica como «un cristiano», prohíbe que se entierre en su tumba a nadie más, a excepción de su esposa. La fecha corresponde al año 243 E.C.

        – Inscripción #21 Tabbernee p. 170 y ss.

        Aurelia Julia encargó esta lápida en memoria de sus padres, un hijo y una nuera, «cristianos».

        La fecha corresponde al año 297 E.C.

        Hasta aquí la parte correspondiente de la comunicación del lector.

        Viene a continuación la respuesta a estos temas

        Mi postura, D. Carlos, es que no podemos pretender encontrar la respuesta definitiva a si los Evangelios son genuinos o son falsificación, mirando pinturas de Dura-Europos, papiros de Oxirrinco,  ni lápidas sepulcrales frigias. El tema es demasiado vital, importante y crucial, como para jugárnoslo a los dados en torno a una meseta siria, una llanura egipcia o unas tumbas frigias; testigos, todos ellos, de segunda mano. Testigos que precisan hipótesis, asunciones, conocimientos pormenorizados de la Historia, conocimientos que es evidente que no tenemos. Este hecho de tener que asumir hipótesis que desbrocen el camino es lo que les reata credibilidad, porque ninguna de las aparecidas son de peso.

        De ahí que le respondo, pero me atengo a los estudios de los textos cristianos como vía principal para dilucidar si estamos siendo engañados o no desde muchos siglos atrás. Llámese a tal teoría, caso de confirmarse, conspiración, complot, accidente o broma.

        En el blog que ha visitado, éste, está dicho que “sabe más uno que sabe que mil que no saben” y que “el saber no es democrático”. De forma que me trae sin cuidado la opinión actual de los científicos, como grupo, en temas punteros, insisto, en temas punteros, porque los científicos han errado en cada siglo, en temas punteros, que no podían conocer, porque les faltaban los instrumentos para medir esos fenómenos. En tiempos de Luis XIV, el Rey Sol, los médicos, historiadores, físicos, químicos – científicos de su época todos ellos – tendrían sus opiniones sobre ciertos temas “modernos”, para ellos, y serían respetadas y asumidas por el pueblo llano. Pero hoy sabemos que muchas de ellas estaban equivocados.

        Sí acepto los temas consolidados de Ciencias auténticas, como las Matemáticas, la Física, la Química y otras Ciencias derivadas de ellas, como la Mecánica o la Electricidad, por ejemplo. Hay más de éstas. Pero hay otras «ciencias», con minúscula, demasiado influidas por el personalismo, como la Paleografía, y pongo en duda sus conclusiones, de tipo personalista. Porque soy del parecer que esos «conocimientos» son simples opiniones de «estudiosos». Y una opinión, como la de quienes condenaron a Galileo, es algo muy distinto a una ley universal.

        Y la Arqueología es otra de ellas. Y no las pongo en duda porque me puedan contrariar en un tema puntual , sino porque he sido testigo, por ejemplo, del affaire de Veleia, yacimiento romano, ubicado en Álava, donde apareció un fragmento de cerámica del siglo II con un Calvario grabado. Y luego se demostró que todo era una falsificación. Una “ciencia” en la que el director del equipo investigador pueda arrimar el ascua a su sardina tan descaradamente, tiene demasiados personalismos y poco de Ciencia. Por eso, en tales asuntos, suspendo el juicio hasta que haya confirmaciones de otros campos, éstos irrefutables. No desprecio la disciplina en concreto, pero soy precavido respecto a sus descubrimientos.

        No defiendo que todos sean como él, pero que la “ciencia” esa lo hace posible. Y he visto también arqueólogos, o divulgadores de hallazgos arqueológicos que, cuando de Cristianismo primitivo se trata, ven en todo pruebas evidentes de testimonios cristianos primitivos. En este blog hemos hablado de ello. Por eso, sin decir que sean conspiradores, mantengo una prudente reserva, o compás de espera, de tales “hallazgos cristianos”.

        Desde tiempo atrás me he interesado por DuraEuropos, porque de ser ciertos los hallazgos a ella atribuidos, mi teoría sufriría un duro revés. He estado atento, con mis medios, a cualquier descubrimiento de pruebas cristianas anteriores a Nicea (año 325). Y leí en tiempos que la ciudad había sido ocupada por la expedición de Juliano – al que no motejaré, como hacen otros. No decía el artículo durante cuanto tiempo, pero tengamos en cuenta que era todo un ejército imperial el que tenía que alojarse por aquellos lugares. Y he encontrado aquí, que posteriormente, un ermitaño cristiano fijó allí su residencia.

        Suponer que DuraEuropos es prueba irrefutable de que el año 256 había allí cristianos implica la hipótesis de que NADIE CRISTIANO ha puesto su pie allí con posterioridad. Y en tal caso, claro está, lo que haya allí ha de ser forzosamente anterior al año 256, en que fue tomada por los Persas Sasánidas y destruida, habiendo quedado enterrada por las arenas del desierto y conservada tal cual para nosotros. Esta hipótesis, similar a la de las piscinas ierosolimitanas, hace que dicha “prueba” pierda valor a mis ojos y no sustituya posibles hallazgos en los textos cristianos anteriores a Nicea; hallazgos que aún no se han logrados, eso también lo reconozco.

        De forma que me sitúo en un compás de espera. No rechazo los hallazgos de Dura-Europos, pero los someto a una reserva cautelar, a la espera de que otras pruebas de primera mano, no precisadas de hipótesis, aclaren la solución de nuestro problema. Espero que las mismas lleguen antes de que ambos nos vayamos al otro barrio …

        La ironía, D. Carlos, de su punto B es notable, lo que me alegra. Ese humor es el que debiéramos tener todos cuando hablamos de nuestras ideologías, diferentes. Mientras sigamos así, podremos discrepar, pero no nos atacaremos. A fin de cuentas, pretender uniformidad de creencias es algo de tiempos de Constantino, y sobre todo de Teodosio (año 391), y eso no está mal que lo dejemos atrás. Y tampoco es un mérito excesivo.

        En el tema de Oxirrinco y sus papiros puedo entrar un poco más, porque están en griego y, al menos, sé traducir, malamente, griego antiguo. Nos ofrece un papiro de época de Valeriano y su hijo Graciano, fechado el año 256, con una palabra que dicen que es “Cristiano”. Y acto seguido salen a relucir otros muchos papiros con conceptos cristianos, pero sin datar.

        Cualquiera, escribiendo Oxirrinco en Gogle se entera de que fue una ciudad importante, tal vez la tercera de Egipto, que duró desde época ptolemaica, la romana, la bizantina hasta la árabe.  Luego papiro que no esté datado puede ser de cualquiera de estas etapas. Pero el de Valeriano está datado, vamos a él.

        Debiera decir Xristianon. Según el editor, dice Xrhstianon. Pero la letra ro, “r”, que debiera estar en segundo lugar, no aparece por ningún lado.

 

 (Fuente: http://papyri.info/ddbdp/p.oxy;42;3035/ )

        Todas las letras ro “r” que aparecen en el texto tienen un inconfundible trazo vertical hacia abajo. Por ejemplo, en la palabra central de la primera línea, Petosorapin. Fíjese el lector en el RAPIN final, que se lee bien. La letra «ro» griega, nuestra «r», está justo antes de la mancha blanca, con el rabo hacia abajo.

Fragmento del papiro 42 3035  (reproducido en base al derecho de cita) 

(Fuente: http://papyri.info/ddbdp/p.oxy;42;3035/ )

        Entonces estamos en las mismas: Aparentemente la gran decisión de si todo el Nuevo Testamento es genuino o es una falsificación depende de una letra o dos letras de un escrito profano y anodino, de cómo interpretemos una palabra. Y esto es absurdo, D. Carlos. Es absurdo el tener que apelar a estos argumentos para demostrar la veracidad de las propias ideas.

        Máxime cuando ya en el lejano 107, según sus círculos ortodoxos, el obispo de Antioquia San Ignacio, camino del martirio que sufrió en Roma devorado por las fieras, escribió, entre otras, dos cartas, a los Romanos (Romanos III,2) y a los Magnesios (Magnesios X, 1 y 3) nombrando correctamente, en los párrafos indicados, las palabras “Cristianos” y “Cristianismo”. Con la ro “r” y con la “i”.

        Igual que le digo a una cosa que no, le diré que, en efecto, me ha agradado poder traducir el Himno que refiere y donde leo con cierta claridad y esfuerzo:

 Patera (quizás abreviado Pra) kai Uion kai Agion Pneuma,

 pasa dinamhs epifwnountwn Amén, Amén.

 Al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,

 todas las jerarquías unánimes dicen Amén, Amén.

        (Evito la letra “eta” en el Amén, para hacerlo conocido)

        Pero no sabemos de qué fecha es este Himno, y apostaría a que es posterior a Nicea, D. Carlos.

        Sobre su aportación de tumbas frigias no voy a entrar en discusión. Sé muy poco o nada de epitafios en tumbas, sólo tengo la documentación que Vd. refiere, gracias a Google, y no me parece suficiente. Me llama la atención que en ocasiones la palabra “Cristiano” está sobre-inscrita, es decir, que puede ser de tiempo después al primer uso de la tumba. He leído en una entrevista, buscando en Google con “Oxirrinco cristianos” a una Arqueóloga de Barcelona que los cristianos reutilizaban sin problemas de conciencia tumbas paganas, «incluso aprovechan las cámaras antiguas para enterrara sus muertos» dice la arqueóloga textualmente, porque lo ha comprobado en sus descubrimientos. Pero esto son ideas muy superficiales.

        Esto se está alargando y temo aburrir al lector si respondo a su apoteosis final. Apoteosis que requiere un tratamiento separado. De forma que habrá una Tertulia más con, como en los juicios, las Conclusiones de ambos litigantes. A ella me remito, lector.

Continuará.

Enlace con el próximo día.

Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com/  hay comentarios y más información sobre este libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *