Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con Destino 3

Tertulia con Destino 3 es la continuación de “Tertulia con Destino 2”, surgida tras Comunicación de Destino 2″.

De alucinaciones, apariciones, imaginaciones y mociones

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

.

.

        Sigamos con la parte final, última pero fundamental, sobre las alucinaciones y la denominada “Iluminación”. Y digo denominada porque se conoce siempre de oídas, como algo que tal vez exista, pero que nunca es experiencia propia.

        Habíamos dejado el hilo en lo que denominé mociones o inspiraciones. Desde ahora adelanto que hay una diferencia esencial entre hablar de esto de oídas, como de la hipotética “Iluminación“, o haber pasado un día al lado de una moción. Lo que sucede con las mociones es lo mismo que sucede cuando uno se enamora. La experiencia de haberse enamorado no es para ser descrita, es para pasar por ella.

        No es tan difícil enamorarse, aunque pueda ser tomado a chifla entre una cuadrilla de amigos. Sin embargo, estaremos de acuerdo en que es una posibilidad plenamente humana y natural. Es tan inútil ponderar las excelencias de las mociones como elogiar el hecho de enamorarse. E incluso podría parecer absurdo que alguien se convirtiera en portavoz del amor indeterminado y lo predicara sobre la tierra. Lo mismo sucede con cierta capacidad, completamente natural, que se esconde en todos los humanos, aunque no todos la ponen en marcha. Suelo decir que es una capacidad de percepción, creo que es la manera más precisa de definirlo.

        Lo poco divulgada que está esa capacidad se debe al hecho de nuestro analfabetismo ideológico. Han sido demasiadas generaciones ocultándose de manera total que exista esa capacidad para conectar con toda la verdad ascendida a lo que alguien llamó el Subconsciente colectivo. Porque de algo así se trata, de realizar una llamada telefónica con el móvil propio y marcar el número adecuado. Que tenemos móvil y que el número existe es lo que se han encargado de que ignoremos los hijos de Constantino. ¿Qué harían ellos, de qué vivirían, si cada cual usara su móvil?

        De forma que, cuando alguien habla ahora del móvil y del desconocido Abonado, todos los educados en la ignorancia se vuelven y le dicen, con voz de reproche, como si le llamaran chalado: “¿Pero qué dices?” Esta es una de las consecuencias de la desertización practicada con encono durante 1.700 años y de la pertinaz sequía que en ellos se dio. Muchos creen haberse librado de las influencias ideológicas porque no frecuentan los centros de mentalización, pero no perciben que, en sus negativas a considerar la posibilidad del móvil, están siendo presa todavía de la red que creen haber dejado atrás.

        De nada serviría decir mil veces que vivimos en la ignorancia si no se brindara simultáneamente la posibilidad de recuperar el móvil interior, explicar cómo se usa y dar el número del Abonado principal, al que, luego, cada cual llama cuando le place y le pregunta lo que precisa. Por eso existe esta Web. ¿Qué preferimos seguir riéndonos de la posibilidad de que exista la telefonía móvil? Bueno, en las cuevas de Altamira también vivió la gente muchos años …

        Una exacta descripción de nuestro estado como sociedad lo vi un día en el cine y me quedé petrificado. Estaba viendo Matrix, la primera entrega. Es tan acertada la descripción que pensé: El guionista sabe. Claro está, las necesidades del guión le hacen decir cosas extrañas, como lo del “elegido”, pero se les puede perdonar, tienen que vender.

.

Tertulia con Destino 3

  Abriéndose a la Naturaleza …

.

        Para terminar, usar ese móvil es algo completamente natural, tan natural como enamorarse. Cuando se usa, ni uno sufre alucinaciones, ni tiene apariciones, ni emplea para ello la imaginación. Lo más parecido al hecho normal de lo que he llamado moción es el acto de enamorarse.

        Uno no deja de ser uno mismo por haberse prendado emocionalmente de alguien. Tampoco deja de ser uno mismo por poner en marcha esa Capacidad interna, por usar el propio móvil. No hace falta inflarse de cerveza para declararse. Lo mismo con el asunto éste de las mociones.

        Cierto que no se puede explicar a alguien lo qué es caer en los brazos de Cupido, como se decía antes. Tampoco se puede guiar a nadie al mundo de las mociones. Pero se puede comprender que quien nunca se ha enamorado, se ría del que lo hizo. Lo que no quiere decir que sea mejor no hacerlo. Pero que no se diga que hace falta alterar la mente, ni ponerse como una cuba para lograrlo.

        Tal vez, incluso, los que acuden a los alucinógenos o se emborrachan abiertamente, como medios para acceder al asunto, sean los que no tienen el móvil operativo y la única forma de lograrlo sea con ayuda, artificialmente. Por sí solos nunca lo lograrían. Pero mucho gente lo logra de modo natural, cada día, cuando quiere, sin estupefacientes, por las buenas. Claro que no lo van diciendo por ahí, sobre todo con la mala prensa que el asunto tiene. Lo hacen, se lo callan y ellos disfrutan de los efectos. Y por fuera ni se les nota. Parecen normales, simulan ser ignorantes y así nadie se mete con ellos. Hacen bien. “El que sabe no habla, el que habla no sabe”. Demontres … y yo, ¿qué estoy haciendo ahora …?

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3Tertulia con Destino 3

Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3  Tertulia con Destino 3Tertulia con Destino 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *