Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con Eudaimón 5

Tertulia con Eudaimón 5 y Fernando Conde Torrens, hacia el 29-12-2.007

.

.

.

…….Como siempre, conveniencia de que el lector haya leído la carta de nuestro invitado, que está aquí.

.

……….……….Hola, Eudaimón.

……….Mañana me voy de viaje, cuando esta líneas escribo, de modo que prefiero responder a tu mail 3º que comenzar mi cuasi-Tesis, porque incluso la exposición primera que de la misma quiero hacer, debe hacerse con tiempo, espacio y reposo. De modo que debo optar por responder a tu mail.

……….Alguien preguntó: ¿Cuáles son sus pruebas? Y yo respondí: Dos libros puestos en el mercado. En El Grupo proponía tres pruebas a realizar por el lector … etc. Y ahora me preguntas ¿Son pruebas los libros?

……….Cielos, cuando digo dos libros, quiero significar el contenido en esos dos libros. Aporto dos libros con las pruebas y descripciones del proceso del hallazgo. Y cuando me dices que hay miles de libros que nada indican de lo mío, de nuevo te diré que la cantidad no implica la calidad. Tampoco nadie habló nunca antes de la relatividad de Einstein, y pongo un ejemplo fácil para que se vea, no para comparar nada. He dicho varias veces que los primeros hallazgos van en “El Grupo” y los segundos en “Simón”. Que son dos etapas consecutivas. Precisamente tú, Eudaimón, me has clarificado en este mail al que respondo cuáles son los fallos de mis libros: No explican el método con suficiente amplitud. Ya te comenté en una respuesta rápida que te doy la razón.

……….Vale, no te remito más libros, ahora bien, no tendré más remedio que remitirme a lo explicado en “El Grupo” cuando hable del método lingüístico, porque es allí donde expliqué, bien que insuficientemente, los instrumentos con más detalle y los progresivos hallazgos. ¿Que no lo quieres leer? Aceptado, pero no me privas con eso de detallar lo que en “El Grupo” expliqué y complementar lo allí dicho, y, claro está, no voy a repetir todo lo que en ese libro dije, en sus 320 páginas. En el segundo libro, “Simón”, resumo hasta extremos insospechados lo ya explicado en el primero. Y tú encuentras que mi método (atisbado sólo a través de un resumen apresurado de una exposición incompleta) está expuesto de manera incompleta. Vuelvo a estar de acuerdo contigo.

……….No obstante, procuraré responder a lo que me indicas en tu mail, mail que más claridad me ha aportado, porque, bendito sea Dios, hemos entrado en materia y me has dicho con toda claridad de qué adolezco. Amigo Eudaimón, quisiera que me conozcas en al menos un par de detalles: Charlar contigo es un placer para mí. Tener un interlocutor que se interesa en estos temas es una bendición, sencillamente. No puedo pretender que me elogies y que te parezca bien lo que he hecho, cómo he expuesto el hallazgo. Pero eso no me inquieta, porque eso se puede corregir. Y siempre tendré que agradecerte que me hayas abierto los ojos.

……….Segundo detalle, cuando bromeo al escribir es que estoy contento por dentro. Si suelto alguna broma, no pienses que me burlo de mi interlocutor, eso no lo hago nunca. A veces quiero expresar energía y puede parecer que me enfado. Ya he dicho que seré comedido.

……….Verás, los dos libros se escribieron para un público general, no para expertos. Narran el descubrimiento de las, para mí, pruebas. Pero no olvides que son para el gran público, no para estudiosos. No están desligados, ni superado el primero con lo que afirmo en el segundo. Narran la génesis de un hallazgo escandaloso, simplemente. El protagonista de ambos es el proceso del descubrimiento. Ese fue la elección que me pareció más acertada cuando aún no te conocía.

……….Ya he dicho que no tenía destino para una Tesis, al no ser Doctor en Letras. Quise dar a conocer algo, para el gran público. Y éste no capta lo mismo que captas tú y los demás miembros del Foro de Filología. Pero es a respetar que tú quieras dedicar al tema el esfuerzo que estás dedicando. Con él cuento y te lo agradezco muy profundamente.

……….Cuando acabé El Grupo y había llegado a las conclusiones que se exponen en estos periódicos, pensé que no podía afirmar públicamente que Jesús de Nazareth era tan real como Don Quijote de la Mancha sin tener pruebas documentales de ello. Por eso seguí buscándolas, siguiendo la huella de “epi tes gues” del que hablaremos otro día.

……….En este mail te sigo y voy a lo que has leído en Simón, pero en mi siguiente artículo argumentaré con los dos libros y lo que en ellos he expuesto, no puedo renunciar a la mitad del método.

……….Dices “Puede decirse que de las aproximadamente 160 páginas de este libro (Simón), hasta la página 67 no se aporta ni una sola prueba.”

……….Te has saltado las páginas 28, 29, 30, 31, 32, 33 y 34. En la 28, 4 firmas de Simón en Mateo 8, todas del mismo tipo, e indico que hay 12 seguidas y que enseño las 4 primeras. En la página 30 y 31 muestro un pasaje de Marcos 5 con dos firmas y enseño la etapa roja, con las firmas limpias y su traducción, y las cuñas azules, añadidas luego, en traducción. Y en la página 32 remito expresamente al lector al Anexo, punto 2, donde le espera un pasaje del Magnificat de Lucas y en el punto 3 el pasaje de la pesca milagrosa de Juan final. En Lucas hay 4 firmas y en Juan una. Y luego amplío en un cuadro las firmas totales que he hallado en los 4 Evangelios, que nunca podrá mostrar todas, porque son unas 2.000 las que hay. 

……….El apartado de la página 33 se titula “Mitos que caen por tierra” y en él indico al lector en qué apartado del Anexo las firmas continuas de Simón demuestran que el Jesús evangélico no fundó ninguna Iglesia, no era el Hijo de Dios, no hizo milagros, no profetizó, no tuvo 12 apóstoles, no instituyó la Eucaristía, no resucitó, no ascendió a los cielos y, como guinda, que el infierno es otro invento más y no existe. Y remito al lector a los apartados 4, 5, 6, 7, 8, 9 10, 11 y 12 respectivamente. El que las firmas no se pusieran en el texto principal es un motivo estratégico, facilitar la lectura seguida al lector de la calle. Pero los Profesionales espero que acudan al Anexo. 

……….Es decir, cuando he expuesto el árbol genealógico de los Evangelios, Capítulo II.1, he descrito sucintamente la labor de Simón, II,2, he dejado escrito las reglas de las firmas, II,3 (con un cuadro en Excel y un ejemplo de las bodas de Caná), muestro 4 firmas en Mateo, II,4,  2 en Marcos,  II,5, y comienzo a remitir al Anexo para que vea el lector un pasaje de Lucas con firmas, otro de Juan y uno o dos pasajes de cada uno de los 9 temas indicados.

……….Lo que implica que al final del primer tercio del texto principal (100 páginas) están expuestas las conclusiones a las que se llega como consecuencia del hallazgo de las firmas, con un total de 42 firmas mostradas al lector. Lo de que “hasta la página 67, la imaginación suelta”, lo siento pero ahí está el libro. Puse todos esos pasajes en el Anexo porque uno de mis correctores me decía que había puesto demasiadas firmas seguidas para un público que se puede cansar pronto. ¿Qué hago, entonces? Pregunta retórica, porque ya lo tengo claro, dejar el libro para el mercado general y exponer el método y los instrumentos en plan Tesis.

.

Tertulia con Eudaimón 5

.

……….Me parece, no obstante, que una lectura neutra del libro permite captar las ideas de su autor y que de no ser así, reproduciremos aquí el penoso espectáculo que viene repitiéndose desde casi dos siglos atrás entre dos bandos que no se ponen de acuerdo en lo que sucedió realmente porque dialogan, si lo hacen, sus bocas, pero sus corazones y sus mentes siguen adheridos a sus propias convicciones, inamovibles éstas. 

……….No te bases en lo que he dicho del método, que calificas como “más o menos filológico”, en ese trocito de Simón, porque ese método de manera más completa y las 3 pruebas que me inventé, sin saber nada de la carrera de Filológicas, están expuestas en “El Grupo”, páginas 115/116.

……….Tienes, en cambio, toda la razón del mundo cuando dices que no explico en ese trocito de “Simón” en qué consisten los instrumentos, ni cómo se aplican. Supongo que alguien que haya leído el libro primero, que se dedica a explicar ese método lingüístico, sabrá más sobre los instrumentos, pero tampoco sabrá cómo aplicarlos. Dedico 9 páginas, de la 103 a la 111, a explicarlos casi todos, no los 13. Y eso es poco, nada, para un profesional. Lo remedio a partir de mañana, espero.

……….Me he reído con tu expresión cuando hablas de la clave, que dices está “obtenida a partir de los difusos y subjetivos instrumentos anteriores …” Creo que te comprendo. Estarás tal vez pensando que esbozo unos difusos y supuestos instrumentos lingüísticos y así me doy aire científico. Y con ese camuflaje, a darle rienda a la imaginación, cortando por donde me parece con tal de que me salga la firma que busco y que encuentro, aunque tenga que cortar lo que me parezca por donde me parezca. Si hubiera hecho eso, yo sería una farsante, un mal nacido, porque hay cosas con las que no se puede jugar. No se puede jugar con las conciencias de toda una sociedad. Eso ya se hizo una vez, Constantino y sus secuaces. Yo sería un Constantino a lo moderno, aún más cínico. Estas afirmaciones no son prueba de nada, pero quiero que sepas mi opinión sobre los “mercenarios”, los que escriben con enorme alegría sobre temas trascendentes, basados en su propia forma de ver la vida, es decir, en sus prejuicios. Para ser así, tendría que nacer de nuevo y ser otro.

……….Respecto a la clave alfa-numérica, me ha parecido bueno colgar del blog el que iba a ser capítulo cuarto de Simón. En su redacción inicial, Simón iba a narrar la investigación, como El Grupo. Luego lo cambié, para que fuera más divulgación y no tanto investigación, paradojas de la vida. Está en este enlace. No puedo asegurar que cumpla los requisitos que puede exigir un Profesional, pero posiblemente se aproxime más y permita asomarse a cómo fue la investigación segunda, la que acabaría dando de bruces con Simón.

……….¿Qué es un versículo? Me huelo que la pregunta, inocente ella, tiene trampa, y que la trampa va ligada el caballero teutón, pero voy a caer en la trampa inocentemente. Los versículos del NT, de los Evangelios, por ejemplo, o de las cartas de Ignacio, eran divisiones que venían dados por una cadencia o longitud y que reunían una idea expuesta. Los griegos, los más cultos de cuantas etnias había entonces, dividían sus escritos en versículos, por más que ahora se afirme de modo general lo contrario.

……….Hacer todos los capítulos, o cefalion, del mismo número de versículos era una defensa – concepto desconocido en Occidente y sacado a la palestra por un tal FCT – que hacía una obra poco apta para ser interpolada, por motivos obvios. Si además, se colocaba un acróstico al inicio de cada versículo, la defensa era aún más fuerte. Tanto que permitiría a un grammateos inteligente reconstruir el escrito aunque hubiera sido interpolado salvajemente por mentes aviesas. No se piense que el NT, transmitido a través de la Historia por manos no siempre dignas, ha conservado incólume la división por versículos original. Pero al igual que la fidelidad del texto, transmitida a través de las copias, es encomiable, la conservación de la división original en  versículos de Eusebio es, asimismo, más que notable, yo diría sobresaliente. Unas pocas divisiones de uno largo en dos, y poco más.

……….Me hubiera gustado iniciar hoy mi Introducción a una exposición completa, pero valga como muestra de lo que pudo haber sido “Simón opera magna”, el capítulo que ofrezco. Hay mucho más de lo que ha aparecido, si de rigor e inteligencia hablamos. Lo que sucede es que un libro comercial es, ya se sabe, un libro comercial. Los Profesionales que hayan leído “El Grupo de Jerusalén” deben saber el comentario que me hizo una persona que conoce bien el mercado del libro hispano, “esto no es divulgación, esto es investigación. Debieras haberlo hecho más ligero, más divulgación.” Y eso es lo que quise que fuera “Simón”.

……….El caso es que nunca acierto, a lo que se ve …

……….

Siguiente artículo: Tertulia con Eudaimón 6.

 ……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5

Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5

Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5

Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5  Tertulia con Eudaimón 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *