Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7, fin de las celebradas entre Fernando Conde Torrens y Eudaimon

.

.

………. Como es habitual, léase la postura de nuestro Invitado en este enlace.

 

………. Amigo Eudaimon,

………. ………. ………. ………. creo que los lectores ya se habrán hecho una idea bastante clara de por dónde vamos cada uno. Hay dos cosas que creo que son positivas: Eres un adversario formidable, nunca he discutido con alguien tan potente como tú. Segunda cosa positiva: No hay ningún temor a que seas flojo con mis fallos, ninguna posibilidad de favoritismo. Por lo que voy a salir de la discusión como un pollo desplumado, es decir el método, la mar de pulido.

………. Mi valoración de tu postura ya habrá quedado clara, aciertas cuando dices que no he explicado bien mi método o métodos. Sabes infinitamente más que yo de métodos filológicos y descubres lagunas frecuentes en mis argumentaciones, defectos de forma sí admito que señalas con acierto. Para mí, en el fondo te puede un deseo de no ver nada positivo en mis aportaciones y en defender el status ancestral. Y ahí no coincidimos, como te puedes imaginar. Te confesaré algo, al inicio, con tus críticas previas, llegaste a sembrarme cierta inquietud, no por lo que me decías, sino por lo que me imaginaba que se avecinaba, dado que estábamos sólo en el aperitivo.

………. A punto de dar cuenta de la ración, me siento gozoso del encuentro habido, porque espero que no haya muchas personas con más agudo celo que el tuyo por desmontar mis presupuestos y no me siento desmontado, sino que el debate está algo así como en tablas en estos momentos, no sé cómo lo evaluarás tú o si dejas la valoración a cada lector. Yo me he arriesgado a dar mi valoración, porque creo que me estabas pidiendo un juicio sobre el valor del debate al inicio de tu mail.

………. Respuesta en página 44, párrafo 30, frase 6 º y ss. Habla Eusebio en su testamento: “Yo redactaría el texto siguiendo fielmente sus indicaciones (las de Osio). Osio podría corregirme determinados pasajes, sin eliminar nada de lo que ya estuviera escrito, para no destrozar las firmas iniciales. Lo que me ordenara añadir, yo lo añadiría escrupulosamente. Y si algo me dejaba de lo que me había indicado, él tendría una tercera oportunidad de dictarme la frase que faltaba.”

.

Tertulia con Eudaimon 7

.

………. Yo redactaría … (firmas rojas primarias). Lo que me ordenara añadir, yo lo añadiría … (tus firmas secundarias, que son mis cuñas azules). Él tendría una 3ª oportunidad de dictarme frases. (Frases en verde, sin firma, dictadas por Osio). Creí que lo dejaba claro. Acepto que el método no está plenamente explicado y claro, pero no que todo esté oscuro, en defensa de mi capacidad de expresar ideas.

………. Sobre tu “vaciado de firmas rojas, azules y verdes” del libro, hay algo fundamental que comprenderás fácil: Sólo puse las letras de las firmas de Simón en las cuñas azules si forman una firma completa o casi una firma completa. ¿De qué me sirve reforzar una letra cualquiera y decir “es que forma parte de una firma, de la que sólo puedo mostrar una letrita”. Para eso no señalo nada ni pido que me crean. Y una firma azul, dado lo esparcido que está lo azul, no es fácil de conseguir. Por eso predominan las frases azules vírgenes, no porque lo sean, sino porque así las dejo. No veas cómo hubieran tomado mis oponentes mi petición tácita de confianza si hubiera señalado en grueso letritas aisladas porque eran parte de una firma azul oculta, ni pensarlo quiero.

………. Así que de nuevo tienes razón, predominan las cuñas sin firmas, ahora ya sabes por qué. Lo malo es que también sería criticable, eventualmente criticable, si hubiera señalado letritas sueltas, me imagino, vamos. Lo de que Osio dicta en su tercera oportunidad había que haberlo leído en la página 44 citada. Si eso se te pasó, comprendo que no te aclararas.

………. Un momento, sí que has leído la página 44, puesto que la mencionas tras la 130, pero entonces no la has interpretado al pie de la letra. La pluma la tiene siempre Eusebio. Osio está con el cuello alargado sobre lo que Eusebio ha escrito sobre el papiro. Y sólo habla,ordena.

………. Escena 1: Un día por la mañana, ambos definen qué ocurrirá en el siguiente capítulo. Osio manda y se acuerda que tres milagros, uno tras otro. Eusebio toma unas notas del argumento.

………. Escena 2: Eusebio por la tarde y a solas prepara su redacción, donde firma con las dos cadenas y escribe en rojo (esto es metafórico).

………. Escena 3: Ambos se reúnen para revisar la etapa primera. Osio ordena insertar ciertos comentarios complementarios (serán las cuñas azules que preparará Eusebio esa tarde, con la excusa de igualar el estilo).

………. Escena 4. Día siguiente. Eusebio presenta a Osio la nueva redacción, con las cuñas azules firmadas (las frases más significativas) de una manera más caótica que su primera redacción. Osio entonces tiene una última oportunidad de dictar la frase que le parezca no está incluida en la cuña azul de Eusebio, como debiera. Esta frase no puede ir firmada porque es literal y ya no hay juego posible. Se acaba el pasaje y se pasa al siguiente capítulo. Atención, esto es una simplificación, podían acometerse varios capítulos al mismo tiempo e ir solapándose una escena dada para un capítulo con otra distinta para otro capítulo más desarrollado o más en embrión.

………. No, Eudaimón, no digo que seas tendencioso, sólo que si no leíste con atención esas frases de la página 44 que he repetido, te pasaste por la página 44 sin comprender mi mensaje allá detallado de las 3 fases de la escritura. Y a partir de ahí, considerar frasecillas sueltas y querer sacar de ellas el jugo de cómo se escribe bien puede inducir a error. Pero para eso está esta conversación. En clase suelo advertir que se lean los enunciados de los problemas con detenimiento varias veces, porque suelo ser conciso, no repito las cosas dos veces. Tal vez eso sea parte de mi deformación como técnico.

………. Que Eusebio no puede firmar las aisladas frases verdes está en ese “dictarle Osio la frase que falta” de la página 44 referida. Si le dicta … no hay firma posible, no hecha por Osio, un absurdo, ni hecha por Eusebio, que escribe al dictado. Espero que aclarado, sin mala fe por parte de nadie.

………. Vamos con la identificación, tal vez sea que somos de Letras y de Ciencias. Porque me preguntas, te respondo y me sigues preguntando, algo pasa aquí … Ten en cuenta que como autor no puedo adivinar todas las dudas de todos mis lectores. Alguno habrá al que no le resulto claro. Directo al gano:

………. 1. Eusebio de Cesárea, amigo de Constantino, es el autor indiscutible de la Historia eclesiástica.

………. 2. En numerosos libros cristianos antiguos estoy descubriendo firmas seguidas de Simón.

………. 3. En la Historia ecles. obra de un autor conocido, afamado, bien situado respecto a Constantino, descubro las mismas firmas de Simón. Luego, deduzco, Eusebio es Simón.

………. Así, numerado, resumido, no lo puse en el libro. Pero escribí en IV.5:

………. “… con la Historia eclesiástica sí que iba (Eusebio) a comprometerse, pues iba a legar (Eusebio) a la posteridad un tratado repleto de falsedades e iba afirmarlo como obra suya.”

………. “… embustes y falacias son cuanto se contiene en esta obra. Es el mismo tinglado vista desde la perspectiva de un supuesto historiador, del propio Eusebio. Con ella la farsa queda ratificada por medio de un libro de historia, donde se da cita toda la ficción.”

………. “La Historia eclesiástica es la prueba que nos permite aclarar no sólo la personalidad de Simón, Eusebio de Cesárea, sino la época en que tuvo lugar la inmensa falsificación …”

………. ” ser (esto) cuando el Imperio se había desmembrado … no era posible, ya que loa historia y la arqueología atestiguan que Constantino fue el primer Emperador que se convirtió al Cristianismo.”

………. Y acto seguido vienen dos largos párrafos con las firmas y las chapucerías que hace Eusebio en la obra que más fama le ha dado.

………. En mi defensa diré que no tengo que poner las cosas en plan silogismo, que la información en un libro que no es una Tesis ni un ensayo, se da, pero no forzosamente en forma de lista de premisa menor y premisa mayor. De manera inteligible, amena, agradable de leer. Y nadie me ha dicho hasta ahora que el libro sea arduo de leer, ni que no se aclare con mi tesis …

………. Eudaimón, yo no trato de demostrar que tienes errores, simplemente que lo que yo escribo y describo no lo tomas en el sentido que yo le he dado. Por ejemplo, las tres etapas de la redacción, definidas, según mi opinión, en la página 44. O la identificación de Eusebio, autor real de la Hist. ecles. con Simón. Para mí lo he dejado más claro que el agua. Cuando nos acercamos a Constantino entonces empiezan a aparecer personajes con una historia, con un currículum, con arqueología que demuestra que se hicieron ciertas obras duraderas y amplias, no una lápida partida, con un Eusebio autor de cantidad de libros que se nos han conservado. Y a este autor real e histórico le vemos poner firmas en su propia obra, la Historia. ¿Podía haber sido interpolado por otros después? No, porque hay constancia de que Constantino hizo lo que hizo y construyó basílicas. No pudo ser después, luego tuvo que ser él. Esto está dicho o se deduce con toda facilidad de lo escrito. Si para ti las cosas hay que decirlas de otro modo, será en un estudio o tratado de investigación, a lo que tal vez estés acostumbrado, no lo sé, pero no le pidas eso a un libro de los que se venden en las Librerías. Ese es el tema que nos separa Eudaimón, no es otro. Y que se quede cada cual con su visión de lo que es divulgación, investigación, ensayo o libro comercial, sin más. Podemos no coincidir nunca jamás. Pues estamos de acuerdo en que no podemos estar de acuerdo … Algo es algo.

………. Lo de hacerme desaparecer a mí, era evidentemente un argumentación al absurdo, una exageración.

………. “…en transmisión textual las cosas son así, sobradamente demostrado que son así.” Si no hubiera habido la donación de Constantino, la recensión larga de las Cartas de Ignacio, la carta de Jesucristo encontrada en Edesa por Eusebio de Cesárea, las interpolación con metástasis hecha en Flavio Josefo, que migró ella sola al resto de libros de Flavio Josefo, sin todo eso y sin lo que yo he descubierto, estaría de acuerdo contigo y brindaríamos eufóricos por lo bien que se han transmitido los textos cristianos. Pero con lo que hay, me río de los peces de colores, que decíamos los dinosaurios en el Pleistoceno. La transmisión textual de textos ideológicos en Occidente está llena de triquiñuelas, argucias, jugadas y malabarismos, Eudaimón.

.

Tertulia con Eudaimon 7

   Murallas antiguas en Italia

.

………. Me explico: Los copistas han sido fabulosos, cuidadosos, meticulosos, profesionales, nada que objetar y mucho que elogiar. Pero ¿los políticos? Penosos, Eudaimón. Porque han jugado con toda una sociedad, mi estimado amigo. Claro que, ¿a quiénes llamo políticos? A quienes desde lugares encumbrados, en muy pequeño comité, han mantenido el engaño y han movido las piezas necesarias para que todo siga encubierto. A quienes han inventado excusas para todos los gazapos aflorados, a quienes han laborado para que todos los que van contra sus intereses sean desoídos y rechazados, y estoy hablando del pasado, no de este siglo. A quienes se han opuesto a la Ciencia y han procurado, mientras han podido, mantenerla lejos de la sociedad y, ya más recientemente, lejos de su cortijo ideológico. Esto son juicios de valor, como el tuyo de la transmisión textual. Si te referías a los textos de Julio Cesar y de Virgilio, posiblemente coincidiré contigo, claro, pero ¿sobre el NT?, vamos anda. Eso ya es harina de otro costal. Y no tiene nada que ver.

………. Fíjate en tu afirmación: “No hay ninguna probabilidad de que, sin demostración textual, nadie crea que una persona sola ha podido falsificar toda la literatura preniceana donde se menciona o se trata el cristianismo.

………. Estás diciendo algo que tú sin duda piensas que se refiere a mi aportación. De hecho juraría que de ella hablas. Analizaré tus palabras a trozos. No hay ninguna posibilidad. Es decir, hay algo que es imposible. ¿Qué será imposible? Veamos. Que sin demostración textual. Esto es toda una condición, que sin que medie demostración textual alguna. Esto es, no debe haber prueba textual alguna. Entonces se cumplirá tu afirmación, de que algo será imposible. Sigamos, veamos que será imposible sin pruebas documentales. Nadie creerá que uno sólo se falsifique toda la literatura prenicena. Bueno, ya sabemos que será imposible que se dé sin pruebas textuales. ¿Me quieres creer, Eudaimón, que estoy completamente de acuerdo contigo? ¡¡Ya coincidimos en algo!! Sin que haya prueba alguna nadie se va a creer que todo lo cristiano preniceno sea obra de un solo tío. Desde luego que no, ¿cómo podría alguien en su sano juicio pensar porque sí, sin más ni más, que todo lo anterior a Nicea lo escribió una sola persona? ¿Sin prueba alguna? Tendría que estar loco. No hace falta que sigas, con lo de la imaginación, los conocimientos, los estilos, … ¿sin pruebas textuales? Ni que estuviera loco ese alguien … Claro que si hubiera pruebas … ¿qué pasaría si hubiera pruebas?

………. Tu afirmación y mis desgloses son un perfecto arquetipo de toda nuestra discusión. Das a tu opinión el valor de la Ciencia en su más pura esencia. Y concluyes que no tengo nada entre las manos. Y convertido en nada todo lo que haya hallado, no merece la pena ni mirar ese nada. Hemos terminado, señores. Y no estoy enfadado ni disgustado, sino todo lo contrario, en paz. Porque con tus premisas son ciertas tus conclusiones. Per éstas valen lo que sirven aquéllas.

………. Dices “es lo que tenemos, especulaciones, no pruebas contundentes e inapelables.” Bueno, el librito de Simón interpretado por tu visión sí que es una especulación. No el libro en sí, sino interpretado a través de tu querer.

………. Y añades “ … si se añaden los otros métodos históricos, entre todos hacen inviable la realidad de esa falsificación que tú propones“. Es otro juicio, no sé si convicción o deseo, pero es una visión. En estas cosas de las ideas al final va a resultar que ellas son más fuertes que los hechos, que las pruebas y que la realidad. La ficción se habrá impuesto a la realidad. Pero sólo en quienes quieran que eso suceda, en quienes den a las ideas más valor que a la Historia. Al final lo importante no será que yo proponga que ha habido una falsificación ni que tú propongas que lo mío es una propuesta sin base, al final lo importante es lo que haya sucedido a lo largo de la Historia y sobre eso ninguno de los dos tenemos capacidad alguna para alterarlo. ¿Ves?, al final estamos filosofando sobre nuestras respectivas posturas y personalidades. Eso era lo propio cuando se debate sobre el mundo de las Ideas.

………. Yo también sé que crees firmemente en lo que dices. Nadie puede defender una idea como tú lo has hecho si no creyera absolutamente en ella. Tú dirás si algo de lo de este mail aporta nuevas ideas. Sobre el mail de la Sabiduría ya comenté que poco íbamos a sacar en claro o común. Sólo haré un comentario que tiene que ver con razonamientos de Eusebio y Simón:

………. Das mucha importancia a la razón, a la mente; para cosas de métodos filológicos, históricos, bien está. Pero el Conocimiento está en una Dimensión por encima de la mente, no opuesta a la mente, por encima. Es experimental, repetible, contrastable, pero en plan individual. No se la acepta hasta que no se la demanda.

………. Es como la fe en Dios. Primero no se cree ni se acepta su existencia. Otros creen sin pensar, otros creen convencidos. Otros saben que la Divinidad en una realidad. Son niveles de un mismo sendero, alturas. Sin orgullos, ni tonterías, ni oscurantismos, ni secreteos. Debatir sobre Sabiduría es inútil, como debatir sobre Dios o sobre el Amor. Esas son Entidades para experimentarlas, no para discutir sobre si existen o no, sobre si son reales o no. Los argumentos no valen para hablar de ellas, o se experimentan o no. Ahí está el “argumento”, en la vivencia.

 

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7 Tertulia con Eudaimon 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *