Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con Manue

……….  Hoy traemos a este espacio una grata charla entre dos amigos. Tertulia con Manue es un rosario de puntualizaciones sobre algunos logros en el Camino.

 

 

        Una charla sentida y entrañable entre dos “buscadores”.

        12-04-07   Tertulia con Manue
…… Hola Fernando:

        – Me agrada mucho dialogar contigo. Tienes aproximadamente el 85-90% de maestro ideal, y eso es más de lo que pudiera decir de cualquier otro que conozca (y mucho más de lo que pudiera tener yo – se me acaba de ocurrir que alguien pudiera leer entrelíneas y deducir como insinuado por mí algo que no pasa por mi cabeza).

        Junto a tu gran descubrimiento -a saber, la posibilidad de la sabiduría, la vía necesariamente interna, de liberación, conocimiento y felicidad- y tu doble lucha –ayuda felicitaria y liberadora de otros; recuperación de la sabiduría, incluso contra sus poderes enemigos: religiosos, represivos y oscurantistas- tal vez “se te cuelen” convicciones innecesarias. Quiero decir, no sólo indemostrables, sino muy posiblemente erróneas (desacertadas, infundadas, marginales respecto al asunto tratado) y opuestas al conocimiento.

        Tal vez tengas razón y exista un Conocimiento cuya adquisición te hace infalible, pero los argumentos que (te) hallo para su defensa no me convencen… ¿Por qué? Porque ni los filósofos que citas como ejemplares me resultan tan “Conocedores” (y destacados sobre el resto: no hallo indicios de tal Sabiduría -superadora de muchos otros y conocedora de los secretos ultramundanos); ni siquiera conocemos a fondo buena parte de ellos (cuya vida y memoria se pierde en la noche de los tiempos, de la que nos llegan fragmentos milagrosamente salvados). Pero, aunque no los conozcamos muy a fondo (me refiero a Pitágoras, a Tales, etc.), sí sabemos de ellos lo suficiente para deducir que no coinciden entre sí más de lo que pudieran hacerlo cualquier –otro- par de filósofos y también para (por mucho que me gusten, pues entre ellos están buena parte de mis favoritos) saber que algunos de ellos mantuvieron claros prejuicios y veleidades dictatoriales (Pitágoras por ejemplo, iba a añadir Platón pero recordé que éste no figura en tu lista) y no precisamente “sabias” en el sentido metafísico y ético por ti defendido (un recordatorio de que el campo de la filosofía tiene otras ramas aquí bastante desconsideradas –cosa que no critico, sólo hago constar).

        Desconozco por qué el gran Epicuro (que a mí me encanta, pero hay que ser francos) es erigido a sabio infalible cuando poco se pronunció sobre metafísica y bastante más sobre amistad y felicidad en un sentido no muy alejado del que pudieran hacerlo sabios tal vez mayores como Russell. Es llamativo el sojuzgamiento rápido (a la ligera) de tantos filósofos que en modo alguno considero inferiores a los citados (ni qué decir que tampoco a mí mismo!, que no oso criticarlos en plan demoledor) de filósofos que no entiendo inferiores a aquellos. Quiero decir que no los hallo menos “buscadores” (en un sentido abierto y dirigidos según su propio “motivo” preferente de búsqueda –también necesariamente abierta y múltiple), ni más fracasados que otros de la lista. La propia lista es muy criticable, como digo…

        ¿Qué hay de fondo en esta aparente leve discordancia? ¿Sólo un ejemplo de preferencias discordantes? Ojalá fuera así… Si tu descubrimiento fuera: “existe una ruta para la felicidad”, un “camino de liberación”, “una ruta interior” iluminadora de la existencia, etc., como al principio entendí y suscribí, de acuerdo. Ello sería experimentable (una promesa alcanzable y verificable) por quienquiera que sienta la frustración vital que algunos relacionamos con un vivir insípido y rutinario, pródigo en seguimientos de normas y papeles repetitivos. Y no importaría que, tras la conquista de la felicidad y el “camino de no retorno” (asuntos y situaciones que no cuestiono), realmente nos espere una explosión superadora de cualquier minúscula (o lo haga)…

        Tal vez esto sea lo esencial (tú me dirás), en cuyo caso, nada he de objetarte, salvo la minucia que sigue. En cualquier caso, pudiera haber (y creo hallar) una diferencia de fondo que atañe a la ruta y a la meta. Mi alcance se queda en una vida… No temo adentrarme en cuestiones de fe, pero llamémoslas por su nombre: decir que hay convicciones metafísicas de índole religiosa (tipo alma espiritual preexistente y eterna, creada y destinada a un fin) que pueden conocerse directamente sin resquicio de duda, es postular como incontestablemente cierto algo de lo que tú estás convencido.

        Como el subterfugio es obvio (no estoy negando tu sinceridad, ni tu profesión -pretensión y convicción- de honestidad), hay que proponer que existía una ruta inequívocamente propuesta por buscadores de todas las culturas y especialmente hallable en Occidente (Grecia). Esa ruta sería una y la misma en diversas escuelas, cuyos sabios fundacionales habrían dado su camino para un mismo y único fin. Sus ideas de la ética, la virtud y la felicidad serían concordantes…

        No negaré que hallo sabios los sistemas estoico, cínico e incluso platónico; ni la propuesta ética puesta en práctica por Epicuro, amigo del buen vivir en libertad y comunidad, liberados de dioses y temores a cualquier cosa que huela a muerte, dioses o ultratumba (¿su metafísica, please?), pero unirlas todas al movimiento gnóstico, imbuirlas de ese misticismo que impregna búsquedas harto alejadas y aun a las (elitistas y cerradas) escuelas mistéricas… no me parece acertado.

        Podemos decir: yo creo esto y punto. O entrar a debatir, a ser posible, sin recurrir al “yo ya sé” y tú no (que me recuerda a demasiada gente que estoy convencido de que “no sabe”). No es que no te considere sabio. Ya te digo… pero hay asuntos metafísicos no posibles de evidenciar sin diálogo. O no comunicables como tales. En cuyo caso, cada cual se queda con su idea (el diálogo era imposible) o tratamos de defender por qué en este caso introducir supuestos indemostrables es lícito y conveniente.

        Despidiéndome sólo por el momento, un abrazo

        Manue.

……….

Tertulia con Manue

Ramas del mismo tronco.

……….

       12-04-07   Tertulia con Manue

        Mi querido Manue, eres la primera persona que desde el Camino me plantea discrepancias sobre lo que digo y eso es interesantísimo para puntualizar, de cara a otras que aún no se lo plantean. Permite hablar de matices que desde el trabajo en el Camino no se plantean.

        Las personas nos comunicamos con el elemento más elevado que tenemos cuando hablamos a tumba abierta, que es lo que últimamente has empezado a hacer. Me felicito y te felicito por ello. No me andaré con rodeos, yo manejo el Fondo y tengo un gran problema, quisiera que todo el mundo manejara el suyo y entonces nos entenderíamos perfectamente.

        Pero eso no es la realidad, de modo que tengo que hablar

                para mentes

                o para buscadores que saben del Fondo

                o para ti.

        Estoy convencido de que hay numerosas personas de este Foro/web que entienden lo que digo, porque han tenido una experiencia gozosa de Fondo y mantienen la esperanza de que todos los frutos del Fondo les permitan llegar a experimentar esas convicciones o conocimientos. A ésos, mis afirmaciones no les sorprenden, ni despiertan recelos o dudas, creo adivinar. Y no pretendo que me crean, sino que saben lo que hay y esperan poder averiguarlo por sí mismos en un futuro no lejano. Todo, Manue, es comprobable, falsable para uno mismo, no para los demás. Porque el día en que uno se hace con el Fondo, sólo puede hablar con propiedad con personas que también lo tienen.

        Vamos a lo que no coincidimos. Lo que sabemos de “mis” Maestros, Manue, como dices, lo sabemos no siempre a través de sus escritos, sino a través de los escritos de sus enemigos ideológicos o a través de aficionados despistados, como Diógenes Laertio, un pedante cursi del siglo II o III, o a través de traducciones hechas por ignorantes del tema sutil. Entonces, hay que entresacar, hay que deducir, y sólo se puede deducir si eres capaz de rastrear la Verdad entre frases que se le asemejan. Por eso elevo a Epicuro y rebajo a Platón, porque en uno no veo fallos y en el otro los veo, no se comporta como uno que sabe. Pero no te puedo convencer de la razón de lo que afirmo, ni puedo convencerte, no me siento frustrado, tiene que ser así.

        Tales no es Maestro, Platón tampoco. Aquí interviene una regla que espero que esté explícita en “El Camino”: Cada Dimensión se explora con el instrumento de esa Dimensión.

        La Dimensión de la Verdad o Realidad se explora … con el Fondo, no con la mente. Por eso no puedo ni pretender convencer a tu mente. O lo ves por “ciencia infusa” o no lo vas a captar. Y espero no parecerme a nadie que tengas in mente, porque enseguida afirmo, “la misma experiencia que tengo yo la puede tener cualquiera”, basta que le dedique el tiempo y el nivel de evolución suficientes. Conozco gente, una, con la que trato, que sabe lo mismo que yo. No soy único.

        Berttrand Russel, no he leído lo suficiente de él para saber si es Maestro o Prokoptes, con mayúscula. El tiempo me da para bastante, pero no para todo lo que se le ocurre a todo el mundo. Por eso ya no hago apenas caso a cuando me recomiendan un libro, sí por … Me dediqué, en cambio, a Henri Berggson, no es Maestro, es prokoptes.

        Hay un problema descomunal de traducciones, Manue, en tu comprensión de los Maestros griegos. Y supongo que lo mismo de Lao Tsé, por ejemplo. Tengo al menos 4 traducciones diferentes del Tao te ching y sólo una de ellas es buena, ésta. Lo traduce Juan Fernández Oviedo. Con tan pésimas traducciones, que aplanan todo lo sutil, hacerse una idea de lo que dijeron es casi imposible, a menos que sepas exactamente qué es Verdad y sepas griego. Para otros idiomas, habrá de conformarte con saber la Verdad y deducirla, a veces por aproximación. Hay un trabajo inmenso por hacer, si queremos volver a tener lo que dijeron los que sabían y ha sido traducido por analfabetos de lo sutil. De forma que no es extraño que no tengas el mismo concepto que tengo de algunos Maestros ni de otros que no lo son para los dos. Y ahora te hago una pregunta, ¿cómo puedo renunciar a lo que capto y decir que ando a oscuras? Mi pena es que no haya más gente con el Foro clavado en la frente …

        Claro que en lo que, primeramente, insisto es en lo que dices, “sé de un Camino interior hacia la Plenitud como seres humanos.” Esa Plenitud incluye todas las cualidades de lo Uno, del que nos convertimos en posada. Diferenciando entre la posada y el Huésped. Y afirmo que eso es científico, “las mismas causas producen siempre los mismos efectos”, experimentable, repetible a voluntad, aunque esa repetición no sea inmediata ni fácil, ya que exige transformarte. Pero como no es fácil convertirse en Médico o en Ingeniero.

        Aclarando, yo no hablo de “camino de no retorno”, sino de “punto de no retorno”, cuando el buscador ha hallado suficientes frutos por sí mismo como para convencerse de que está en un Camino válido y su nivel de evolución le permitirán perseverar hasta llega. Por tanto estamos de acuerdo en la materia fundamental de la escuela de Sabiduría y comprenderás por qué la llamo así, eso eran las antiguas Escuelas de Atenas, hele ahí!

        Vamos a hacer un pacto, Manue. Quédate ahí, no quieras ir más allá, no tienes el calzado adecuado. Necesitarías ir descalzo y así sentirías el frescor de la hierba y llevas botas de montañero, oh cielos! Me dices que siento frío cuando tú sientes calor en todo el pié. No podemos ponernos de acuerdo. Dejemos la cosa en donde nos es posible practicar. Practica, ya lo has hecho, y entonces total sintonía. Es muy grato para mí oír a alguien contar mis “feelings” con palabras diferentes a las mías, te lo aseguro. Para mí y para cualquier buscador.

        Metafísica, alma inmortal, más de una vida, Fondo inter-vidas, … He descubierto recientemente que hay cosas que no conozco, que no he practicado, y lo tengo pendiente. Te podría adelantar algo, adelantándome incluso a mis experiencias, como cuando me decían que en Japón había un tren aéreo de alta velocidad que alcanzaba velocidades inimaginables en la España de Franco, yo me lo creí, me parecían fiables las fuentes y las fotos. Lo que sí puedo decir es que hay muchas cosas que se pueden experimentar y dejarán de ser objeto de elucubración, lo mismo que el Fondo, lo que pasa es que serán una minoría los que podrán explorar la dimensión que hoy cae de lleno en lo no investigable. De manera que debemos dejar de hablar de estos temas …

        De estas cosillas que mencionas, vida posterior, alma que perdura, Dimensión que nos espera, algo de eso sé por vivencia, pero la vivencia debe de ser común. Verás, te ocurre con estas cosas lo que a Heidegger con lo suyo, que la mente es tan osada que se piensa preparada para tratar de todo lo habido y por hacer. Y no es así, simplemente, “las cosas de la Dimensión sutil, con el cacharrillo de la tal Dimensión” … que uno no lo tiene a punto? Pues son lo tiene a punto y no pude hacer ese viaje, qué le vamos a hacer? Pero pretender hacerlo y decirle al otro, convénceme, no hay manera, Manue, dicho con el mayor cariño del mundo. ¿Ves lo bien que nos entendemos en la primera etapa del camino, hasta que topamos con el fondo? Bien, pues no queramos comernos los 50 huevos cocidos de Paul Newman de anoche, tranquilidad, ya llegará.

        Sinceramente, ni es “yo creo esto y punto” ni podemos debatir. Podemos hacerlo, pero sin fruto alguno, porque no es discutiendo como estas cosas se llegan a saber. Se saben, ni se comprenden ni se entienden, lo sabrás un día por ti mismo, sin que conversación alguna intervenga para nada, como bien dices “llega en un momento en que ni lo buscas”. Pues así será de nuevo, Manue, así son las cosas sutiles. Te pones en la debida posición y ni te das cuenta. Yo diría que las cosas son al revés, en los asuntos metafísicos el dialogo es inútil, lo que sirve es la vivencia, que se ha dado o aún no se ha dado, y hay que esperar a que se dé. Así que cada cual nos quedamos con lo que ya tenemos. No es discutiendo amigablemente sobre ello como uno alcanza los 1´75 metros de estatura, llegan cuando es el momento, si lo es, que lo será.

        Quedan cosas aún, posiblemente para otra Tertulia.

        Un fuerte abrazo.

                Fernando

…….. Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue

Siguiente artículo:  Otra Tertulia con el mismo Manue

……..

Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue 

Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  Tertulia con Manue  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *