Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con Pandora 2

Tertulia con Pandora 2

         Hace mucho tiempo, en Julio de 2.005, y a raíz de un artículo colgado sobre batallas largas, un lector, de pseudónimo Pandora, mandó el Comentario que figura a continuación. Aquí le respondimos, organizando una Tertulia, con su comunicado y nuestra respuesta. Pasaron los años y en Junio pasado un simpático informático nos metió 1.400 Troyanos, uno en cada artículo colgado. La Tertulia con Pandora recibió el suyo y hubo que borrarla. Por no sé qué extraña razón, la copia de la respuesta no aparece. De ahí que vamos a intentar rehacer la Tertulia. Cualquier lector que eso lea está invitado a enviar la “Tertulia con Pandora” original – si obrara en su poder – que sustituirá a la que hoy volvemos a escribir. Espero se me disculpe si la original y la de hoy difieren: Han pasado siete años. Las líneas subrayadas son las que van a ser objeto de respuesta.

 

……….  Comunicación de Pandora.  Tertulia con Pandora 2

 

        Muy belicoso le veo hoy, señor Conde. Y eso es lo más opuesto al mensaje de Jesús (real o ficticio), que es un mensaje de amor y de justicia. ¿No importa quién tenga la razón, dice? Entonces sólo importa ganar, a costa del más débil. Su discurso, donde dice plasmarse hasta la médula, es escasamente cristiano.

        Tan escasamente cristiano (aunque menos lesivo y mejor intencionado, espero) como el de todos los que a lo largo de la historia han prostituido el mensaje de Cristo en favor de sus intereses, para enriquecerse y para mantener sus poltronas. De los que llevaron la cruz a América y la anegaron de sangre, de los que quemaban brujas y pusieron de rodillas a Galileo, de los que resucitaron el hispánico catolicismo matando rojos, de los fascistas bajo palio, de los que permiten que África se muera de hambre y de SIDA mientras beben en cálices de oro y condenan el uso del preservativo… La Iglesia ha resultado un contendiente excelente para las batallas largas, son ya muchos siglos, y probablemente muchos pensarán como usted: que sólo importa ganar, sin importar si llevan razón.

        El mensaje de Cristo contenido en el Nuevo Testamento es bueno o es malo, es aplicable a su vida diaria o no lo es.

        ¿Qué importa entonces si Jesús es un personaje histórico o literario?

        ¿Es peor el mensaje contenido en las palabras de Jesús si fue inventado en el siglo IV?

        ¿Es que sólo le merece la pena ser cristiano si todo lo que rodea a Jesús es históricamente cierto y obtendrá, por tanto, la recompensa de la vida eterna?

        Eso sí, si quiere ser seguidor del mensaje de Cristo, séalo de verdad: deje todo lo que tenga para seguirle, recuerde que antes pasará un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos, y que debe amar al prójimo como a sí mismo, porque al final sólo le examinarán del amor. Y si no le queda más remedio que batallar, que sea por una causa justa.

        Por cierto, todo este tinglado de las firmas… será una larga batalla, imagino. ¿Aquí también sólo vale ganar, sin importar quién tenga razón?

        Publicado por: Pandora | julio 5, 2005 10:59 AM

.

Tertulia con Pandora 2

.

………. Mi respuesta de hoy.  Tertulia con Pandora 2

 

        Estimado Sr. Pandora:

                                          No es la primera vez que algún lector hace lo que Vd. ha hecho: De todo el artículo ha elegido dos frases separadas, referidas a temas distintos y, al juntarlas, pone en mi pluma ideas que ni he escrito, ni son mías. Al leerle, da la impresión de que aquí defendemos que lo que cuenta es ganar, no importa si con razón o sin ella. Y nada más lejos de lo que en el artículo dije, que, resumidamente, es que la vida nos plantea a veces batallas difíciles, largas. Conviene tener paciencia y no rendirse, porque el que se rinde – poco importa si tenía razón o no la tenía – abandona la batalla y pierde. Esto de la investigación de los Evangelios es una batalla larga, como para tener paciencia y no rendirse.

        De ahí dedujo que estaba yo belicoso y que yo quería ganar, aunque no tuviera razón. Y, sentada esa mala base, me califica primeramente de poco cristiano. Entiendo que quiere decir porco ético y eso sí me contraría; no el ser mal cristiano, sino el ser poco ético. Porque pretendo no ser poco ético.

        Luego insinúa que poco importa si Jesucristo fue un ser real o si nuestra religión fue un invento tardío e interesado. El problema no es si el mensaje es mejor mensaje si proviene de un ser de carne y hueso o si proviene de un falsario. El problema es qué se nos está ocultando si el mensaje proviene de un falsario. Porque a lo mejor se nos está ocultando la Realidad, el qué hacemos aquí y para qué vivimos. Y eso, a Vd. no sé, pero a bastante gente le importa.

        A su última objeción: “¿Es que sólo le merece la pena ser cristiano si todo lo que rodea a Jesús es históricamente cierto y obtendrá, por tanto, la recompensa de la vida eterna?  Pandora … ¿con ésas me viene ahora? ¿Conque la recompensa es la vida eterna si uno es cristiano? ¿Es que la única opción es o ser cristiano o no ser cristiano? ¿Quién le dice, por ejemplo, que la vida eterna post-mortem no sea don universal, para los cristianos, los creyentes en el Islam, los judíos, los confucionistas, los budistas, los adoradores de las estatuas de la isla de Pascua, los gnósticos y los ateos?

        Su interpretación literal de las condiciones para ser un buen cristiano, lo de dejarlo todo para seguirle, seguido de la mención al camello y la aguja, me deja estupefacto; le adjudicaba más amplitud de miras. No sé cómo combinar su libertad de costura con el tejido de mi artículo y su seguimiento a pies juntillas del texto evangélico. Lo segundo no me incumbe, pero ese cortar y pegar que alegremente hace, sepa que no es jugar limpio. Claro que peor sería que no hubiera entendido lo que en el artículo se defiende, pero no quiero pensar que sea eso …

        Prefiero pensar que tenía un mal día y se desahogó con mi artículo. Al menos, en su caso, ya ha servido para algo …

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

Tertulia con Pandora 2  Tertulia con Pandora 2

Tertulia con Pandora 2  Tertulia con Pandora 2  Tertulia con Pandora 2  Tertulia con Pandora 2  Tertulia con Pandora 2  Tertulia con Pandora 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *